Friday, January 22, 2010

HOY QUISIERA SER DIOS, O MEJOR DIRECTOR DE CINE



Pero mejor que ser dios, para lo que vale, podría ser director de cine que hubiera fingido una gran catastrofe, en la que todo hubiesen sido efectos especiales. Pero por desgracia no ha sido así. Hoy miles y miles de personas se mueven como fantasmas en el paisaje despues de una batalla. Para colmo, algunos representantes de dios en la tierra se sueltan con aquello de que hay males mayores que ese tremendo terremoto que ha sacudido Haití en sus pobres entrañas.

La canción con la que encabezo este post sirve de ilustración al trato diferencial que solemos dar los privilegiados del primer mundo a las víctimas de una catástrofe. La mayoría de los europeos o americanos que desgraciadamente han muerto en Haití, tienen nombres y apellidos, sin embargo los miles de haitianos son eso...haitianos.

En la canción, compuesta por Woody Guthrie, e interpretada por muchos artistas, entre ellos Joan Baez, se narra un accidente de aviación ocurrido el dia 28 de Enero de 1948 en el cañón de Los Gatos, en la frontera mexicana. En el avión viajaban inmigrantes deportados y cuatro americanos.
Cuando se conoció la noticia, un comentarista se dejó decir: "Solo eran inmigrantes deportados y desgraciadamente cuatro compatriotas cuyos nombres son.....". Ese comentario fue tan indignante que hubo muchas voces de protesta, pero el daño estaba hecho.
Guthrie les dió su particular homenaje y bautizó simbólicamente a las víctimas: "Goodbye my Juan, goodbye Rosarito, adios mis amigos, Jesus y Maria".

Uno contempla costernado las noticias que nos llegan de aquel desgraciado pais y lo único que podemos hacer es encogernos de tristeza, mirar al cielo, y maldecir porque siempre le toca lo peor a los más pobres, a los más desvalidos, a los que no tienen nombre y apellidos.....y el buen dios, halagado por las alabanzas de los buenos bienaventurados y el batir de alas de sus ángeles sigue dejando caer los balones de sus estùpidos juegos sobre los más humildes....lo único que se le ocurre decir es: "No importa así se ganarán el cielo"



13 comments:

Josep said...

Es tremendo comprobar como los organismos internacionales : la ONU, muy especialmente, no sirven para nada. Para nada que no esté al servicio de los poderosos, claro.

Es en situaciones como esa que se comprueba la inutilidad del aparato político que rige el mundo, permitiendo que por causa de una extrema pobreza, fruto de la más inmisericorde corrupción, el pueblo habite en casuchas carentes de una construcción que pueda paliar desastres naturales imprevistos.

No creo que la culpa la tenga Dios.

Quizás los que permiten el régimen dictatorial de Haití tengan algo que ver con sus intereses por en medio. Resulta increíble que camiones cargados de ayudas permanezcan durante horas detenidos en la frontera con la República Dominicana porque los guardias estén durmiendo tranquilamente en su casa mientras a unos kilómetros haya gente padeciendo.

Una frontera es sólo una línea en un mapa y un mapa es sólo un dibujo en un papel. Tremendo el efecto que produce una frontera.

Un abrazo.

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) said...

Querido Anro,
lo cierto es que lo de ser Dios (o la divinidad que sea) está un poco devaluado hoy día, y visto lo visto, tampoco es que sirvan para mucho. Muchísimo mejor ser director de cine, como bien dices, que al menos sirve para algo. En fin, una canción preciosa pero que nos llena de horror por la tragedia que se ha producido.
Un abrazo

Vivian said...

Hay personas de primera y de segunda, incluso de tercera y personas que siempre serán sólo gente, y nunca conseguirán alcanzar la categoría de persona. Pasan los siglos, y nos creemos más civilizados que nuestros ancestros, pero sigue habiendo clases, aunque en nuestros tiempos bajo un sutil, y a veces no tanto, manto de hipocresía…

Le comentaba a un amigo hace no mucho que en nombre de la información, para sensibilizar, dicen, se muestran imágenes de cadáveres en los informativos, personas tiradas en las calles, bajo los escombros… Sin embargo de ninguno de ellos se ha dicho su nombre, ni se ha hablado de su vida, ni siquiera se han acercado a los familiares supervivientes…

De los europeos sabemos nombres, apellidos, profesión, vida y obra…

Triste, muy triste, triste ver correr a los supervivientes mientras lanzan comida desde un helicóptero, me dio tanta pena ver esas imágenes…
No quiero ser más papista que el Papa, y organizar la ayuda debe ser una tarea complicada de cojones, pero que ésta sea la única manera que encontraron de hacerlo me da tanta pena…

La canción y el suceso no lo conocía, que bueno que haya personas con trascendencia pública que deciden dar voz a los que no la tienen...

Un abrazo muy fuerte

David said...

Antes que el terremoto, Haiti ya fue saqueada, herida y demás por Occidente y luego, desgraciadamente por la serie de caudillos y dictadores que la desgobernaron.
Sí. Muy triste. Como pasa siempre.
Y la canción y la anécdota del avión me ha hecho recordar a Huck Finn (que por lo menos prefería perder su alma y ayudar a su amigo Jim) cuando después del accidente de un barco le preguntan. ¿algún muerto?
- No. Sólo negros.

Para mí Haiti tiene una historia tan especial por ser la primera vez en la que los negros se liberaron por sus propios medios. Te recomiendo encarecidamente el libro Los jacobinos negros. Toussaint L'Ouverture y la Revolución de Haiti de C.L.R.James. Es impresionante.
Y poco más que decir. Que comparto absolutamente el primer comentario de Josep: "inutilidad del aparato político que rige el mundo". Y la culpa no es sólo de la corrupción haitiana. Cuánto de este "primer" mundo (yo creía que sólo había uno) debe su bienestar al expolio y explotación de otros mundos. Y ahora nos quejamos de la inmigración. En fin.. Un abrazo.

ANRO said...

Todo en esta catástrofe, querido Josep, ha sido caótico. Por una vez, y sin que sirva de precedente, creo que quien más reflejos ha tenido para actuar ha sido América.
La ONU es un organismo parapléjico. No actúa con la contundencia necesaria para frenar la corrupción que asola a estos países pobres. Toda Sudamérica, toda Africa y la mayor parte del continente asiático están abandonados a su suerte. Hambre, guerras, calamidades....Todo es un gran horror y una verguenza para todos nosotros.
Las fronteras son esos muros inamovibles con los que los paises ricos pretenden que la miseria no les contamine....En fin, Josep, a esta hora el pellizco te aprieta el corazón y piensas qué solución podemos dar los hombres para solventar nuestros problemas de convivencia y de solidaridad.
Un abrazote.

ANRO said...

Cierto, Crowley, ya dios no vale ni para solventar problemas de conciencia.
Inmediatamente me vino a la memoria esta canción sobre la injusticia hacia los desheredados.
Un abrazote.

ANRO said...

Nada ha cambiado, Vivian, absolutamente nada. Seguimos siendo, salvajes, egoistas, intrasigentes...el poder y el dinero obnubilan nuestras neuronas y nos alejan la perspectiva de los demás.
Las catástrofes venden, amiga, y cuantos más cadáveres, cuanta más ruina hay mayor rentabilidad mediática. Ninguno de los hombres y mujeres que se arriesgan para dar estas noticias tienen la culpa, pero las grandes cadenas televisivas aprovechan todo para publicitarse.
Todo en Haití ha sido caótico. Espero que los marines se limiten a prestar ayuda humanitaria y no tengamos en puertas otra fechoría imperialista.
Me alegro que te hay a gustado la canción, esa era la intención.
Un abrazote.

ANRO said...

Sin duda, David, igual que otros paises donde la potencia colonial implantó su bandera (paradójicamente en nombre de la libertad)
Esa respuesta ha sido muy frecuente entre los americanos y los anglosajones.
Sí, es muy fácil cargar las culpas al que viene de fuera. Ya he oído en muchas ocasiones la frase recurrente: "Yo no soy racista pero...". Estamos formando barreras o fronteras, como dice Josep, dentro de nuestra propia tierra.
Trataré de seguir tu consejo respecto a los dos libros que citas. Ultimamente me estoy decantando por libros de ensayo e investigación histórica, que por ficción.
Un abrazote.

David said...

Anro. Es sólo un libro. Se titula Los jacobinos negros. El añadido que te había puesto es como el subtítulo y eso te habrá despistado. Y es un libro de historia (no ficción).. Pero es un libro buenísimo. De verdad. Mejor que aquellos que te recomendé de Biskind, que una cosa es el cine de los 70 a los 90 y los chascarrillos jugosos y otra la Historia de Haiti, su revuelta y bueno.. impresionante!...
Si no recuerco mal, el historiador es comunista, pero bastante riguroso, documentado y hasta cierto punto "imparcial" (hay cierto "ennoblecimiento" del líder Toussaint.. pero a mí me convence totalmente). Por cierto. El libro es de 1938, y sigue siendo válido como ensayo histórico.
Otro abrazo.

mi nombre es alma said...

Sinceramente hoy no puedo comentarte nada. Solo llorar, apoyar y ayudar en lo que se pueda.

Un abrazo

ANRO said...

Ya me dí cuenta David, gracias por la aclaración. Todo el Caribe tiene una historia apasionante, pero desgraciada, los colonialismos han causado estragos...a la vista está, y lógicamente han fomentado las asquerosas dictaduras protegidas por el imperio americano. Esperemos que ahora la cosa cambie, pero no tengo mayor fe en ello.
Un abrazote.

ANRO said...

Llevas razón, Alma, en casos como éstos lo único es entristecerse, incluso llorar y hacer lo que podamos dentro de nuestros límites.
Un abrazote.

David said...

Pasadlo genial en vuestro viaje. Ya contarás...
Un abrazo.