Monday, April 19, 2010

DE ESQUIZOFRENIAS Y CONCIERTOS


























Este fin de semana he tomado ración doble de cine. He cunplido, igualmente, de forma doble con mi entorno geográfico. Es decir he visto cine europeo, o dicho de otro modo, francés y español.

Ambas pelis: "El Concierto" y "La Isla interior", me habían sido recomendadas desde distintas esferas culturales, al margen, de las reseñas que había leído de ambas cintas.

¿Cual ha sido mi impresión personal? Diré , que mientras una me emocionaba y divertía a pesar de reconocer los muchos defectos que se le colaban; la otra me aburría soberanamente y me irritaba la pretensión culterana y la supuesta trascendencia de los personajes.

La primera, claro está es "El Concierto". Todos sabeis mi pasión por la música y en esta peli todo gira en torno al maravilloso concierto para violín y orquesta de Tchaikovsky. La trama, advierto que llena de agujeros, narra las vicisitudes de un antiguo y famoso director del Bolchoi de Moscú que en la época de Breznev es degradado a limpiador del propio teatro donde se ha cimentado su fama. Su obsesión por el concierto para violín y orquesta del maestro ruso tiene una historia secreta cuyo climax y solución tienen lugar en el Chatelet de París, donde el antiguo director y la primera violinista, Jean Marie logran emocionar a todo el público con la interpretación gloriosa de la obra
Todos ustedes me podeis dar una paliza por ser tan benévolo con este film o unirse a mi entusiasmo por el mismo. Solo os puedo decir que a punto estuve de levantarme y aplaudir hasta reventar.
Pero quiero ser justo y objetivo y no engañar a nadie. "El Concierto" es una película que como ya he advertido tiene fallos, pero no hay intento de engañar a nadie. Sabes que los últimos veinte minutos van a estar dedicados a escuchar todo el Concierto para violín y orquesta de Tchaikovsky, pero al margen de si te gusta o no la música clásica, estos veinte minutos son todo un prodigio de dirección cinematográfica.

Y vayamos a las esquizofrenias. Lola y yo andábamos dudosos entre "Los gatos Persas" , "Cinco minutos de gloria" y "La Isla interior".....con ciertas reservas nos decantamos por la última. El hecho de que los directores fueran los mismos de la deleznable "Perdona bonita, pero Lucas me quería a mí" nos debiera haber echado para atrás, pero quisimos darle oportunidad al cine español y nos metimos en la sala.

¿Por qué, dios mío, por qué a los actores españoles se les nota tanto que fingen su papel? ¿Puede haber límite en alguna ocasión a la sobreactuación y continuo cabreo de Candela Peña?¿Tenemos culpa los espectadores de que Cristina Marcos sea una inepta integral?¿Tendremos que soportar muchos años a una Gerarda Chaplin cayéndose a trozos sin remedio?

Vuelvo a repetir que quiero ser objetivo, pero ¿es tan difícil contar una historia sin que te salga a flote la ampulosidad almodovariana? (conste que Almodovar no tiene culpa, aunque yo no sea fan suyo)......El personaje de Alberto San Juan es irritable, teatral y risible......¡Basta Antonio, acabas de decir que quieres ser objetivo!

La historia de "La isla interior" tiene un guión que hubiera podido ser bueno y los personajes, mejor dirigidos hubieran sido creíbles y soportables (Dreyer o Bergman hubieran podido filmar una obra de arte), al margen de las esquizofrenia que les afecta, (cosa que no se explica por qué). Por otra parte, elegir Gran Canaria como escenario de esta historia me parece de un sobado traído por los pelos, pero en fin, eso sería lo de menos.
Como todo es opinable, muchos dirán lo contrario de lo que yo estoy diciendo, pero la mayoría de nosotros sabemos que cuando miras el reloj a los diez minutos de haber empezado una peli, y cuando te dan ganas de levantarte y darle de bofetadas a los actores....algo no está funcionando en la pantalla.


19 comments:

David said...

No he visto (ni tenía muchas ganas, la verdad) ninguna de las dos. Ya que paso por aquí, como tú dirías, un abrazote.

Josep said...

Debo felicitarte, Antonio, porque me superas en un largo: dos películas en un finde, una medio fallida y la otra del todo; yo no aguanto tanto: después de un fiasco, tengo que meterme por vía intravenosa ocular alguna buena pieza para reponerme.

La del concierto, pese a los fallos, puede que aun la vea, por la delicia de asistir a un buen concierto bien filmado; pero la otra, de la que leí alguna propaganda, ya tomé la decisión de olvidarme, porque, mientras no lea una reseña fiable, huyo cuanto puedo de esos productos que contienen tan malas actuaciones como ls que acostumbran a ofrecer los ¿intérpretes? españoles de la actualidad más rabiosa.

Un abrazo.

Marcos Callau said...

Me apunto la de "El concierto" porque la otra no la pensaba ver. De todas formas has superado los límites... Eso de ver dos películas europeas en un fin de semana es una pasada como dice Josep. Un abrazote.

abril en paris said...

Ir a un Concierto y si es con música de Chaikovski es un lujo pero lo " otro " es un riesgo que no quiero correr..¡ fijate que caí en la tentación de ver Ex-posados antes que
la susodicha ! Comedia de acción predecible y no tan romántica como la venden...¡ qué fatal ! con lo bien que hubiera sido otra buena sesión continua en casa con las " joyas " del cine clásico..¡ claro que de vez en cuando hay que ir al cine..! Voy contando con los dedos de una mano lo que resite un poco mi retina ´, eso si encima no hay que ponerse gafitas por el dichoso
3D........!!
Abrazos y paciencia amigos :-(

Bruja Truca said...

Estoy tentada de ver la primera. De la segunda ni había oido hablar, pero ahora que te leo me alegro.
Ha sido buenisimo lo de "el continuo cabreo de Candela Peña". Esa mujer no tiene otro registro que el de estar de mala hostia.
Y Geraldine Chaplin me cae muy bien pero me pone nerviosa cuando habla.
Un saludo =)

ANRO said...

Pues nada David, pero la primera está muy bien y tiene buenos momentos.
Un abrazote.

ANRO said...

Josep, nos queda muy bien ir a Las Palmas al cine, porque después es una delicia sentarte en Triana o en la Plaza de las Ranas a tomarte una birrita al fresco de la noche y después marcharte tranquilamente a Ingenio.
Sí hombre, el Concierto se puede ver muy bien....la otra yo creo que harás bien en dejarla de lado.
Un abrazote.

ANRO said...

Sí Marcos, El Concierto se puede ver y más si te gusta la música del maestro ruso, es una verdadera gozada la interpretación final.
Un abrazote.

ANRO said...

Desde luego que sí Abril, es todo un lujazo esa escena final de El Concierto.
Lo de las gafitas me temo que va a ser una costumbre más que normal en el futuro.
Un abrazote.

ANRO said...

Ja, ja, ja,Bruja, es que lo de Candela no tiene remedio desde que se dedicó a eso que suele tener varios registros y se llama interpretación.
Lo de la Gerarda es de juzgado de guardia, ¿tan difícil es aprender castellano como dios manda?
Un abrazote.

Vivian said...

No he visto ninguna de las dos.

La española, no tenía intención de verla antes de leerte, y después de leerte veo que mis prejuicios no son tales, más bien es un “se veía venir el desastre viendo los ingredientes del proyecto, léase director/actores.

Respecto a “El Concierto”, algo había leído y tu manera de “contarla”, en especial el disfrute que supone para los amantes de la música, invita a darle una oportunidad, intentaré verla cuando se tercie la ocasión, eso sí, no sé cuando será ;)

Un abrazo muy fuerte

mi nombre es alma said...

Pues nada, que pasaba por aquí a ver que me recomendabas para ver y parece ser que nada, o mejor dicho, nada de cine, me recomiendas Tchaikovsky y convengo en que es una buena recomendación.

Un abrazo

ANRO said...

El Concierto es una peli que se ve muy bien, Vivian, sobre todo si te gusta la música clásica. Como ya le he dicho a los amigos la última escena es magnífica.
Un abrazote.

ANRO said...

Pues me alegro un montón que pases por aquí, Alma. Ya se que te gusta Tchaykovski, pero el concierto para violín y orquesta suena en esta peli como el himno más maravilloso a la vida. Una verdadera gozada.
Un abrazote.

Crowley said...

Bueno, amigo Anro.
Se me acabaron las vacaciones :(
La de El concierto, a pesar de ser una película fácil, de ser tópica y de tener más agujeros que un queso (como tu apuntas) es una película deliciosa que se apodera de ti y te deja abobado. He disfrutado mucho de ella, la verdad y eso que no esperaba gran cosa.
De la otra que comentas, no la he visto y lo cierto es que tampoco entra entre mis planes. En cuanto a tu pregunta sobre por qué a los actores patrios se les nota tanto que interpretan... respuesta imposible amigo. Aunque no sé cuál de las tres que cita me atrevería a ver, la verdad... Aunque hay que reconocer que La isla interior tiene un nombre muy sugerente.
Un saludo y un abrazo

ANRO said...

Me alegro de tu vuelta, Crowley, dentro de poco me tocará a mí. Yo gocé muchísimo "El Concierto" y de la otra ya me he pronunciado.
Un abrazote.

ANRO said...

Me alegro de tu vuelta, Crowley, dentro de poco me tocará a mí. Yo gocé muchísimo "El Concierto" y de la otra ya me he pronunciado.
Un abrazote.

Manuel Márquez said...

Buenos días, compa Antonio, que ya llevaba días sin pasar por aquí (y nos viene el fin de semana, por fin...); no he visto ninguna de las dos pelis, aunque de las dos tengo alguna referencia, además de las que tú nos ofreces. Como mis querencias ya te son sobradamente conocidas, no te extrañará que, en principio, ya me suponga una alegría que coincidan en pantalla dos pelis europeas (debería ser algo intrascendente, por lo habitual, pero, desgraciadamente, es casi un acontecimiento...). Y en cuanto a contenidos, pues eso, no me puedo pronunciar. De todos modos, y en cuanto a la española, más allá del deficiente trabajo de los intérpretes -y esto que lanzo es sólo una hipótesis-, ¿no puede haber también un problema de falta de dominio del género por parte de la pareja de directores? Sabroso y Ayaso se han movido siempre con bastante soltura (aunque con resultados discretos, también hay que decirlo) en el terreno de la comedia, y ésta, obviamente, no lo es; quizá ahí pueda haber también una explicación para el fiasco. Pero, bueno, eso es una paja mental en toda regla... En todo caso, espero que con la próxima (porque cuento con que haya próxima...), haya más suerte. Y ya nos contarás.

Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

mi nombre es alma said...

No tengo casi tiempo estos días, pero si para decirte que el fin de semana fuí a ver el concierto. Como dices tiene algunos fallos, algunas exageraciones de guión y visuales, pero que violín....

Un abrazo