Tuesday, January 4, 2011

EL TURCO QUE RECALO EN BROADWAY-PRIMERO

Despues de los fogonazos y resacas del año recien terminado es bueno que nos centremos y comencemos nuestra andadura por estos doce meses que se nos presentan tan blancos e inmaculados como un folio recien sacado de un paquete.
Tengo mucho que contaros, o ese espero al menos, y quiero empezar por hablaros de la vida y obra de un cineasta al que admiro por muchas de sus películas, sobretodo porque en algún momento de mi juventud muchas de las imágenes de sus historias calaron muy hondo en mi propio camino vivencial. Elia Kazan, en su vida y en su obra, será el protagonista de muchos de mis blog de este nuevo año.

Hoy podemos gozar al director de "Un tranvía llamado Deseo" gracias a un tal Avraam Elia Kazanjioglou, vulgarmente conocido como Joe, el tío de nuestro hombre y responsable de haber podido trasladar a aquella familia griega desde Turquía al West Side neoyorkino, donde el joven Elia nutrido por las lecturas de su madre desarrolló un deseo, trabado en su imaginación con las peripecias de los protagonistas de "La isla del tesoro" o "Los miserables".

Hay un hecho en la vida de Elia Kazan, que a pesar de su gravedad tuvo su lado positivo ya que supuso el punto de partida para una superación personal. Elia Kazan lo cuenta en su autobiografía.
El autor de "Al Este del Eden" cuenta que a los catorce años observó una hinchazón en su cuello, pero no le dió mayor importancia ya que comenzó a disminuir, pero ahí no acabó la cosa. Una mañana sintió un dolor muy fuerte en sus testículos que también comenzaron a inflamarse. El muchacho estaba terriblemente asustado, pero el pavor a contárselo a su madre era aun mayor. Con el padre ni se lo planteaba por temor al deprecio con el que éste le obsequiaría. El padre lo consideraba un blandengue.
El chico decidió aguantar a ver si la cosa mermaba....pero fue a peor. Lo único que se le ocurrió fue correr tres millas hacia la Biblioteca de la New Rochelle en busca de algun libro que pudiera informarle. Pero en 1924 no era fácil encontrar en un libro la respuesta a una enfermedad infecciosa llamada "Paperas".
El hombre no tuvo más remedio que claudicar cuando el escroto se le puso del tamaño de una enorme naranja. Se bajó los pantalones delante de su madre y con los ojos enrojecidos le pidió que hiciera algo por él.
Como consecuencia de aquella infección Kazan quedó inútil de un testículo. Pasó momentos desesperados y su único consuelo era buscar en las biografías de otros hombres desgracias similares o de otra índole. Así supo que Lord Byron tenía un pie deforme, que Somerset Maugham tartamudeaba o que Homero era ciego....entonces decidió enterrar su autocompasión y tratar de ligar con una tal Jacqueline que le traía loco. "¡Al fin y al cabo mis órganos sexuales, menos unos, siguen sanos!"- dijo y no volvió a lamentarse de su pasada enfermedad.

Elia comenzó a interesarse por el mundo de la interpretación gracias a su amigo Alan Baxter, quien había sido admitido en la Escuela de Arte Dramático de Yale. El futuro director trabajó fregando platos en una máquina y posteriormente como portero de la misma escuela y gracias a ese salario pudo pagarse sus estudios.
Un tal Alexander Dean fue su profesor de dirección. Este le enseñó al futuro director de "Explendor en la Hierba" que la dirección es un arte basado en la postura, la imagen y el movimiento. Segun Dean, la técnica era útil para dirigir a actores amateurs. Las posturas y movimientos realizados en el escenario contaban la historia.

En 1932 Elia Kazan entra en contacto con los componentes del Group Theatre. Quedó inmediatamente impresionado de la personalidad de Cheryl Crawford. Ella le presentó a Lee Strasberg y Harold Clurman, quienes ya tenían una experiencia considerable a sus espaldas. Kazan estaba absolutamente nervioso e inseguro sobre todo por la actitud de aquellos dos "chicos" que parecían querer intimidarle.
Tanto Strasberg como Clurman se cebaron con cierta complacencia en la timidez e inexperiencia del candidato, hasta el punto de que Strasberg le preguntó ya irritado: "Dinos de una jodida vez qué es lo que quieres¡". El futuro director harto de la aparente humillación a la que estaba sometido explotó: "Lo que quiero es tu puesto de trabajo"- e inmediatamente rectificó ante aquella supuesta falta de respeto- "....bueno, lo que quiero decir es que deseo ser director".
Posiblemente aquella respuesta en vez de resultar negativa para él fue el principio de una futura carrera. Pocos días después recibía una carta firmada por Cheryl Crwford en la que se le informaba que era aceptado como principiante en el segundo campamento de verano del Group Theatre.

El primer trabajo profesional de Elia fue como ayudante de director en una obra que se representaría en Nueva York titulada "The Pure in Heart". Crawford le informó que recibiría un salario de cincuenta dólares semanales. Según el propio Kazan, esta obra fue un fracaso desde el primer ensayo. La actitud tanto del director como la de los actores profesionales le descorazonó. El fantasma del fracaso fue tan real que la obra murió sin pena ni gloria a mitad del camino y Kazan temía volver al domicilio paterno con una sensación de fracaso a sus espaldas.
Afortunadamente y tras su matrimonio con Molly Day Thatcher, la carrera del futuro director de "La ley del silencio", subió enteros con la representación de la obra "Men in White" de Sidney Kingsley. Fue la primera obra de éxito del Group, y en ella Kazan intervino como director y en un pequeño papel. La obra conseguiría más tarde el premio Pulitzer.
Por esta época el director ya coqueteaba con ideas comunistas influenciado por la obra de Eisenstein él mismo lo dice en su autobiografía: "Algunos elementos de nuestra compañía creían que, aparte de la degradación del teatro de Broadway y del talento de Lee, había otras razones que daban cuenta de nuestro éxito. Después de todo, éramos los pioneros de la izquierda en nuestro campo, y nuestra hora había sonado. Esta obra no era, desdeluego, más que una forma de introducirnos con vistas a la temporada siguiente cuando empezaríamos a hacer obras que "dijeran algo". El Partido Comunista dejaría oír su voz en el Group".

Situémonos en los primeros años de la década de los treinta en la ciudad de Nueva York. Una ciudad asolada por el paro y la pobreza y con una abismal diferencias de clases. La izquierda había calado en una élite intelectual joven y emprendedora que desde los foros populares podía concienciar a los obreros y a las masas desamparadas. Surgieron compañías como el Theatre Colective, el Theatre Union y el Theatre of Action, colectivos que imitaban la ideología que se había cimentado en la idea del teatro ruso. La mayoría de estos locales se situaban al sur de la calle Catorce, línea divisoria de la ciudad entre la burguesía y el pueblo radicalizado. Naturalmente Elia Kazan trabajó y militó en estos grupos, especialmente en el Theatre of Action. Los actores, todos ellos jóvenes en su mayoría judíos, eran aficionados y formaban colectivos en un edificio en el Lower East Side. Kazan se sintió impresionado por aquella unión y entusiasmo. Pensaba que allí estaba la verdadera idea del teatro colectivo llevada a la práctica.

El flamante "romántico comunista" inició un periplo en aquella época que lo llevó desde Nueva York al estado de la Estrella Solitaria: Texas. Naturalmente aquellos 3.ooo kilómetros los hizo a dedo (tal como lo hacía la clase obrera por aquellos días). Se enriqueció con las conversaciones de los camioneros, las camareras de los tugurios de carretera hasta adoptar el acento del pueblo llano. Ofreció su mano para cavar pozos, manejó herramientas que antes jamás había tocado y tiró de cuerdas como un animal. Según él "Estaba viviendo la vida, la "verdadera" vida".

Al regreso de su periplo vital, Kazan se sumerge de lleno en el teatro comprometido. Establece amistad con Melvin Levy y Clifford Odets, cuya obra "Waiting for Lefty" fue la primera del autor que consiguió un éxito clamaroso. Kazan cuenta la emoción que sintió cuando al terminar la función el público vitoreaba y aplaudía con pasión. El que se encontraba entre el público sintió por primera vez que era alguien en el Group Theatre: " Mi aparición supuso una verdadera sorpresa para el público. Mi imagen no era conocida en el mundo del teatro. No se me recordaba por mi participación en ninguna de las producciones del Grop, en las que pasaba desapercibido. Parecía un tipo de la calle, un verdadero taxista. Las personas que ocupaban las localidades baratas del anfiteatro eran las que más aplaudían. Su entusiasmo se precipitaba sobre mí como las cataratas del Niágara. Nunca, ni antes ni despues, he visto nada semejante en un teatro. Aquello hizo historia".

Tras el estallido de la Gran Guerra aquellos dorados años de militancia izquierdista pasaron a la historia de las "aventuras románticas soñadoras" Kazan, aun conservando su ideología liberal y progresista siguió su ascenso en el mundo teatral de Broadway. Era el "wonder boy" de las tablas neoyorkinas, de manera que el soplo de Hollywood era sólo cuestión de tiempo. Y así fue como Elia Kazan dió el salto a la costa oeste y daba su primera vuelta de manivela dando lugar a su epifanía en la gran pantalla.
Intentaremos seguir contando esta historia en capítulos sucesivos, donde daremos cuenta de "A Tree Grows in Brooklyn", titulada en España "Lazos humanos", y las primeras peripecias y aventuras de Eliz Kazan en el Hollywood de 1945.



21 comments:

abril en paris said...

Un buen tema has escogido porque de éste hombre se pude decir muchisimo. Peliculas magnificas, libros interesantes y director de actores, los más carismaticos Marlos Brando, James Dean Monty Clift...larga es la lista y su vida contradictoria como la de cualquier ser humano supongo.
Lástima que siempre resuene aquello de la caza de brujas donde supuestamente se acobardó y delató a sus antiguos compañeros idiológicamente afines.
Tienes " el compromiso" de contarnoslo todo, Antonio.

Un abrazo :-)

abril en paris said...

¡ Ah ! Se me olvidaba decirte..estoy leyendo "Un árbol crece en Brooklyn" de Betty Smith, curiosamente, ya que mencionas la pelicula pero no la he visto. Ahora me interesa ver que tal es.

Otro Abrazo :-)

ANRO said...

Qué casualidad, Abril. Precisamente es la primera peli de Kazan y la que comentaré en la próxima entrega.
Es más que probable que la novela sea mejor que la peli. Pero te puedo decir que de los sesenta minutos que llevo visionados he encontrado unas buenas interpretaciones, pero el guión lo encuentro un pelín dulce. Se nota que todo el metraje está rodado en estudio y hay cierta vacilación en la dirección, no así en lo que respecta a los actores. Aunque el tiempo se ha dejado notar en ella se ve con bastante comodidad.

Tengo muy buen material para seguir hablando de Kazan, ya dejo señalado lo mucho que significó para mí. Trataré de ser lo más objetivo posible.
Un abrazote.

Josep said...

Por favor, Antonio, aleja de tu mente la consecución de la objetividad: lo que interesa es saber lo que tú piensas, lo que opinas, tanto de Kazan como de su obra, porque para tener elegías academicistas y buen rollismo mercadotécnico no hace falta esforzarse mucho.

Dicho en román paladín: ¡mójate, coño!

:-)

un abrazo.

ANRO said...

Ya ves amigo Josep que digo "trataré". Elia Kazan significó mucho para mí y esa va a ser la pauta a seguir, pero no puedo empezar el rollo diciendo que fue un jodido chivato y que por su culpa muchos quedaron arruinados fisica y moralmente. Pero vamos a no adelantar acontecimientos. El mismo nos hablará de todo ello, pero mucho más adelante. Aun quedan unas cuantas pelis suyas rodadas en los cuarenta....Ahora bien, dicho ésto tambien sus pelis nos dirán mucho de Elia Kazan, pero hay que ponerse en la labor y solo voy por el principio.
Un abrazote

mi nombre es alma said...

Leyendo lo que dices en tu comentario constestando a Josep esperaremos tus historias sobre Kazan, que pasara lo que pasara, fue sin duda un cineasta, un enorme cineasta con películas espléndidas y recordadísimas.

ANRO said...

Eso es lo que creo amiga Alma. La desgraciada actuación personal no empaña para nada la trayectoria fílmica de un gran director.
Un abrazote.

David said...

Bueno, como ya te has "mojado" por culpa de Josep no digo nada (bueno, sí...¡pero cómo entras al trapo, Anro!... dile que espere a que vayan viniendo los post y que se aguante, hombre).
Vale, y ahora en serio.
Kazan tiene películas que me gustan bastante. Me faltan muchas por ver de su filmografía (como de muchos otros), pero las más conocidas sí las he visto, y me parecen peliculones, claro...
No he visto las dos primeras que mencionas... y es curioso porque he cogido dos veces la de America, America pero la tuve que devolver sin poder verla. Me has animado para que a la tercera vaya la vencida.
Recuerdo una columna de Vazquéz Montalban donde decía que existía esa estúpida idea que decía que desde que había "delatado" a sus antiguos compañeros, el cine de Kazan había entrado en declive, pero Montalban opinaba (y yo coincido) que eso era confundir las cosas, que el tipo sería un chivato, pero que ganó con los años y que después de delatar tenía auténticos peliculones (estoy de acuerdo también).
Bueno, lo dejo hasta próximas entradas...

Crowley said...

Kazan siempre rodeado de luces y sombras. Siempre apuntado por ese dedo acusador que le marcó de por vida.
Curioso como una enfermedad, como un contratiempo puede hacer que uno se incline por un camino u otro.
Y sí, Josep tiene razón, queremos saber tú opinión.
Espero con interés esas futuras entradas sobre Kazan.
Un abrazote

Marcos Callau said...

No me cansaré nunca de agradecerte lo mucho que estoy aprendiendo en tu blog, Antonio. Desconocía la vida de Elia Kazan, así que seguiré tus post con mucho interés. Me ha parecido estupenda la manera que tuvo de entrar en contacto con "la vida real", en la carretera, hablando con camareras, camioneros y viviendo "de verdad". Seguro que esta vivencia fue una experiencia muy aleccionadora que pudo poner en práctica como influencia sobre su estilo propio. Un abrazote Antonio.

Einer said...

Vale, era un puto chivato, pero también hacía buenas películas, ¿no? ¿O es que acaso una cosa es incompatible con la otra?
Espero que llegado el momento comentes Al este del Edén que es mi favorita.
Un abrazote.

ANRO said...

No David, lo que ocurre es que nuestro amigo Josep se suele impacientar. Vamos a ir poquito a poco y no vamos a crisparnos sin necesidad.
Yo no me canso de urgar en ese periodo negro de la historia de América (especialmente sensible para los cinéfilos) y como en todo asunto relacionado con las emociones y el arte las cosas se suelen desmadrar más de la cuenta.
Coloquemos a cada quien en su lugar, que de todo hubo en aquella vorágine de miedos y tensiones.
Creo David, que vamos a tener que hablar mucho de este hombre.
Un abrazote.

ANRO said...

Mi opinión, amigo Crowley está clara desde ya. Las actitudes cobardes (muchos van a decir que esto es una barbaridad) no son tan despreciables como a primera vista puedieran parecer.
Esta premisa daría lugar a mucha discusión, pero ahí queda.
¿Tendríamos los cinéfilos un puñado de películas fundamentales si Kazan hubiera sido más "honesto"?
Por otra parte aun no hemos oído sus justificaciones y tiempo habrá de hablar de ese periodo para seguir discutiendo.
Un abrazote.

ANRO said...

Soy un mero expositor de lo que he aprendido leyendo, amigo Marcos. He tenido la suerte de contar con tiempo y posibilidades y lo que pueda compartir con vosotros es y será todo un goce.
En próximos posts seguiremos hablando de este genial cineasta.
Un abrazote.

ANRO said...

Joder, Einer, qué susto me has dado con tu nueva imagen, ja, ja.
Eso que expones es lo mismo que me pregunto yo, amigo.
Trataré de seguir esa línea para que todos los amigos puedan discutir.
Un abrazote.

Pepe del Montgó said...

Con tu permiso voy a copiar en un documento todas tus reflexiones sobre "El Turco" para leerlas como una unidad y mientras voy a buscar todas las películas que pueda para verlas según tus comentarios. Es sólo para disfrute personal y si pongo algo en mi blog será haciendo referencia al autor. Ese es uno de los inconvenientes que tienes haciendo entradas tan interesantes.

Jack said...

Cuando llegues a la etapa del Marcathismo habrá que estar muy atento porque ya se ha dicho de todo respecto a sus presuntas delaciones. Saludos.

ANRO said...

As you like it, Mr. Pepe. Todo suyo. Ya sabes que internet es la república más grande del mundo mundial y los que por la red navegamos escribimos por y para todos. ASí si estas notas te parecen interesantes empléalas como gustes. Tienes todo mi permiso.
Un abrazote.

ANRO said...

Siempre hay un resquicio amigo Jack para poder colarnos. Lo bueno, en mi caso, es que tengo unos cuantos miles de páginas para documentarme. Naturalmente he tenido que invertir unas cuantas perras en productos de Amazon y Fnac. Los libros todavía no se dan gratis.
Un abrazote.

1600 Producciones said...

Aprender en tu sitio es muy grato amigo!!!! Lecturas que amplian!!!!!
Saludos

ANRO said...

Tu deambular por esta casa es todo un placer, amigo 1600.
Un abrazote.