Monday, February 14, 2011

EL AÑO DE LOS SUEÑOS Y DE LAS REALIDADES-1957

Algunas cosas estaban cambiando en Hollywood aquel año de 1957. ¿Qué ocurría con los grandes directores, aquellos que habían llenado las arcas de los ejecutivos con grandes películas?....Hawks medraba en el hotel Raphael de París amontonando facturas, Preston Sturges andaba medio arruinado y sin nada que llevarse a la boca, literalmente. A Erich von Stroheim tuvieron que pagarle una lápida en el cementerio por medio de una colecta.....Billy Wilder sabía todo eso y también sabía que en el distrito cinematográfico de LA sólo apostaban por los triunfadores seguros. ¿Lo era aún el autor de "Sunset Boulevart"?.....En realidad sí que lo era, y lo estaba demostrando.

Aquel año, Billy Wilder, rodó una de sus particulares obras maestras: "Testigo de cargo". El director había visto la obra de teatro de Agatha Christie y cuando el proyecto llegó a sus manos le comunicó su toque mágico. Dió un soplo de vida a los personajes y sin alterar la trama ideada por la escritora, hizo algo muy distinto a la pieza de teatro de doña Agatha. Esta, cuando vió la pelicula dijo que era la mejor adaptación de una de sus obras que jamás había visto. Y no le sobraba razón a la exitosa escritora

Pero antes de seguir hablando de mi elección cinematográfica personal para 1957 hablemos, como siempre de pequeñas y grandes historias de aquel año.
¿Saben ustedes donde me hubiera gustado estar el día 16 de Enero?.....Pues en ese local, entonces desconocido fuera de los límites de aquel barrio de Liverpool, llamado THE CAVERN. Ninguno de los tipos que frecuentaban el bareto podrían imaginar que en años subsiguientes sería tan popular como un lugar de peregrinaje religioso. Los mitos que allí triunfarían pocas fechas después serían, al fin y al cabo, más populares que Jesucristo.
Hablando de asesinatos, viene al pelo por aquello de mi película elegida y dado también que estamos en los aledaños del Reino Unido, hablar de John Bodkin Adams. Por increíble que pudiera parecer este honorable doctor fue declarado "not guilty" en el juicio del asesinato de una anciana llamada Edith Alice Morrel....lo grave del caso es que John Bodkin Adams era sospechoso de haber mandado al otro mundo a nada más y nada menos que 160 personas.
El caso puso en revuelo a todo Fleet Street. Los titulares , en grandes caracteres ,citaban la frase de Bodkin: "Todo el mundo tiene que morir alguna vez, así que deberíamos hacer lo posible para "facilitar el paso". En todas las redacciones se insinuaba que todos los bienes del doctor se habían conseguido por testamentos "in extremis". Este caso sigue estando muy turbio, y aun no está desclasificado. Se rumoreó la implicación en el mismo de algun personaje importante de la política inglesa. Cuando el buen doctor hincó el pico en 1983 dejó en su testamento un legado de 1.000 libras esterlinas al único periodista que le defendió, Percy Hoskin, quien a su vez ldonó esa cantidad a una organización benéfica.

Todo el mundo soñaba con la Luna....¿Sería posible esta fantasía ancestral? Los rusos parecía que sí querían tocar la luna y el 4 de octubre nos enterábamos del primer vuelo orbital del Sputnik. Solo un mes más tarde el Sputnik 2 se llevaba a la perrita Laika al espacio. El pobre animal que vagaba por las calles de Moscú, toda ella despreocupada, fue capturada por los siniestro doctores del programa espacial y envuelta en arneses y otros elementos de tortura fue enviada al "infinito y más allá". El estrés y probablemente algún fallo técnico acabó con esta pionera espacial. Al menos a esta perrita le quedó la fama póstuma, otras perritas como Albina y Mushka no tuvieron siquiera esa suerte. Todos estos pobres animales nos estarán mirando desde las estrellas diciéndose "¡Qué toletes y cazurros son estos humanos!..¿Para qué diablos querían ir a la Luna?".

Los "padrinos" de la Mafia campaban por sus respetos en el gran Nueva York, la ciudad no era tan turística como hoy y la Gran Manzana se la repartían a mordiscos muchos interesados. Por eso el "boss" Albert Anastasia fue asesinado en una barbería del hotel Park Sheraton. Hoy, ese hotel se llama "Park Central" y está al alcance de cualquiera de nosotros que pueda gastarse un poquito más de cien euros diarios.

La nota deportiva de aquel año en la liga española fue que el equipo de mi tierra, el Real Jaén , se fue a pique. Quedó el último de la clasificación. Naturalmente los primeros eran El Real Madrid, El Atletico y el Barcelona. Sin embargo , aqui servidor, pudo contentarse con ir un domingo sí y otro no al campo del Iliturgi en Andújar. No era un equipo de primera, ni siquiera de segunda. Era de tercera, pero lo pasábamos pipa con los iliturgenses. Muchas veces un equipo modesto puede dar muchas más satisfacciones que el equipo estrella.....bueno, menos el Barça, aunque empate.

Mi pequeña historia transcurría un tanto apaciblemente. Al final pude volver a mi querido colegio y a mis amigos. En aquel viejo edificio de principios de siglo me sentía muy, pero que muy bien a pesar de la triste nueva de la muerte de mi padre que me fue comunicada de forma delicada y cariñosa. Los rectores decidieron que era mejor que no fuera a mi casa. Durante semanas todos respetaron mi dolor, y digo dolor por decir algo, porque en el fondo lo que sentía era un extraño vacío, un cierto miedo porque veia desaparecer a todas las personas que podían darme un apoyo para seguir o tal vez para guiarme. Sí estaba mi madre, pero creo que un chico necesita una figura paterna o fraternal cuando entra en la adolescencia. Mis dos hermanastros mayores no contaban porque habían tomado las de Villadiego, y mi querido hermano Paco también había sido abducido.
Hubo un curita, bastante progre para la época, que me ayudó mucho a salir del marasmo de angustia vital en el que me encontraba. Se llamaba Padre Pascual y recien se había incorporado al colegio despues de haber pasado su último año en Londres.

Por aquellos días se había convocado un concurso de recitación entre el alumnado. A dicha competición se habían presentado los chicos de cursos más avanzados. Yo ni había pensado en ello. El Padre Pascual, que era un maravilloso profesor de Literatura me dijo un día al finalizar la clase.
- Anro, ¿te has apuntado al concurso?
- ¡Qué va, Padre, ni pensarlo!
- Pues ya puedes hacerlo, porque he apostado por tí.
- No Padre, por favor. Ninguno de nuestra clase se ha apuntado. Sólo los mayores. Qué pinto yo con ellos.
- Pues ya te apañarás. Además te he elegido la poesía que vas a recitar.
Maldije al pobre hombre por activa y por pasiva, pero me resigné a participar en el dichoso concurso convencido del ridículo que iba a hacer. Comencé a aprenderme el poema, que para colmo era una ristra de versos. Lo encontré cachondo y al final hasta le tomé cariño. Se titulaba "Una cena" y era de Baltasar de Alcázar un poeta del siglo XVI.
Comenzaba de la siguiente forma:

En Jaén, donde resido
vive Don Lope de Sosa,
y direte, Inés, la cosa
más brava de él que has oído

En resumen, el poeta describía con pelos y señales y de forma chusca todos los avatares de una copiosísima y pantagruélica cena regada con abundante vino. Una estrofa decía.

Si es o no invención moderna,
vive Dios que no lo sé,
pero delicada fue la invención de la taberna.
Porque allí llego sediento,
pido vino de lo nuevo,
midenlo, dánmelo, bebo,
págolo y voyme contento.

Para no cansaros, el dichoso concurso se celebró un domingo de Pascua. Cuando me tocó el turno subí un tanto nervioso al estrado. Miré a los jueces y despues al público. Comencé de declamar. La voz casi no me respondía al principio, miré angustiado al P. Pascual, que no movió un músculo de su cara, pero cuando llegué a:

Franco fue, Inés, este toque,
pero arrójame la bota;
vale un florín cada gota
de aqueste vinillo aloque.

Quedé sorprendido porque oí risas y ví caras de satisfacción.

Cuando llega el final del poema y el glotón narrador se propone contarnos de una puñetera vez la historia de Don Lope dice así

Ya que, Ines, hemos cenado
tambien y con tanto gusto,
parece que será justo
volver al cuento pasado.
Pues sabrás, Inés, hermana,
que el portugués cayó enfermo...
las once dan, yo me duermo;
quédese para mañana.

Quedé absolutamente pasmado cuando oí el aluvión de aplausos. A mi parecer los anteriores recitadores no habían cosechado tal cantidad ni sonaron con tanta fuerza. Mentiría si no dijera que me sentí en las nubes y enormemente satisfecho, pero aun lo estuve muchísimo más cuando se anunción el ganador. Y el ganador, obviamente fui yo.
Desde aquel día soñé que mi vida podría ser algo. Había sido capaz de hacer una cosa, sin importancia, lo sé, pero la saqué adelante sólo con mi voluntad y con fuerza. Las realidades que surgieran en mi camino, a partir de entonces, tendría que solventarlas yo mismo, e intuía que podría resolverlas a poco que me lo propusiera. Y realmente así fue.
Una cierta vocación actoral se enganchó de mi cabeza, pero eso ya son otras historias.

Volvamos a "Testigo de cargo" y a Billy Wilder. El austríaco siempre tenía un plato fuerte que a todos los actores atraía. Ava Gardner recorrió cielo y tierra por conseguir el papel de Christine, pero Wilder ya había puesto el ojo en Marlene Dietrich (Ava era muy guapa, pero Marlene no cabe duda de que era la intérprete ideal)
Tyrone Power en el papel de Leonard Vole era al que todos señalaban , sin embargo Wilder tenía sus reservas y su deseo era que el papel fuera para Kirk Douglas. Power luchó a brazo partido porque necesitaba protagonizar una buena película. Ya no era el galán joven de antaño y su carrera declinaba peligrosamente. De hecho "Testigo de Cargo" fue la última película completa que protagonizó. Dos años más tarde moría durante el rodaje de "Solomon and Sheba".
En cuanto a Charles Laughton, que interpreta al abogado Sir Wilfrid, a pesar de no ser la estrella del reparto fue quien se llevó el gato al agua. Cobró muchísimo menos que Power pero Wilder dijo de él: " En nuestra película, Laughton es quien lo sostiene todo. Es mucho más importante que en la obra de teatro. El enigma que narra la obra es bueno, pero no deja de ser un misterio con truco. Laughton es una persona, un hombre".
Si hay un detalle genial en la historia ese es el monóculo de Sir Wilfrid. Parece ser que Laughton se inspiró en un abogado real llamado Florance Guedella, éste tenía un tic nervioso que hacía girar incansablemente su monóculo cuando interrogaba a sus testigos.


Otro cambio genial que Wilder introdujo en la película con respecto a la obra de teatro fue sustituir a un sirviente de apenas relieve por una enfermera chillona y dominadora. Este papel se lo ofreció Wilder a la esposa de Laughton, Elsa Lanchester (La inolvidable Novia de Frankenstein). Esta consumada actriz tenía la manía del exceso, pero la batuta de Wilder moderó su exuberancia interpretativa y el director parió una Mrs. Plimsoll absolutamente memorable.
La siguiente frase en relación a la Popins Dominatrix, Srta. Plimsoll, no podía salir de la pluma de Agatha sino de Wilder: Dice un sirviente dirigiendose a Sir Wilfrid "Lo siento sir Wilfrid, pero la señorita Plimsoll presenta un ultimatum. O se va usted a la cama ahora mismo o se despide". Sir Wilfrid contesta: "Magnífico, dale un mes de paga y échala escaleras abajo".

La película sólo consiguió una nominación para los oscar de aquel año, el de director. Parece ser que el hombre se lo tomó a broma y pronunció una de sus frases memorables. "Conceder un galardón de la Academia a un hombre que dirige una obra de teatro es como darle un premio de escultura a los trabajadores que llevaron La Pietà de Miguel Angel del Vaticano a la Feria Mundial de Nueva York". Yo estoy seguro de que Wilder no hablaba en serio. El había hecho mucho más que dirigir una "obra de teatro".

Como siempre es costumbre en esta serie, la película que elijo no siempre está entre el puñado de obras maestras del año citado y haberlas las hubo. Ingmar Bergman estrenó "El Séptimo sello" y "Fresas Salvajes"; Kurosawa, "Trono de Sangre; Federico Fellini, "Las Noches de Cabiria"; DAvid Lean "El puente sobre el rio Kway"; Sidney Lumet, "Doce hombres sin piedad"; Jules Dassin "El que debe morir"; Rene Clair, "La puerta de las Lilas": Nunnally Johnson, "Las tres caras de Eva"; Stanley Kubrick "Senderos de gloria".......y seguramente me dejo algunas.
Os dejo el poster de la que hubiera sido mi segunda eleccion:






31 comments:

Fernando R. Genovés said...

Yo me quedo, Anro, con la primera elección. Una elección de primera: "Testigo de cargo" de Billy Wilder. ¡Casi nada! La elección de la Dietrich fue soberbia. Como en "Berlín Occidente", también de Wilder, mostró un magnetismo extraordinario y una madura sensualidad. Se nota lo que dices de Tyrone Power: se esforzó sobremanera en el papel, tal vez el mejor de su carrera. Y... Charles Laughton. ¿Qué tendría este actor que fagocitaba toda película en que intervenía, incluso cuando hacía un papel secundario? ¿Recuerdas "Tempestad sobre Washington" de Otto Preminger?

Y, claro, The Cavern y The Beatles... Buena cosecha también, la del 57.

Salucines.

Pepe del Montgó said...

Lo que yo daría por escucharte recitar esos versos. Hubieras contado, sin duda, con mi aplauso. Me quedo con "Paths of glory" Es una de mis películas preferidas de mi director preferido. Manías que tiene uno.

Josep said...

Haces verdaderos equilibrios a la ahora de elegir una película por año, Antonio, pero lo que más me ha gustado hoy ha sido la forma en que has presentado y escrito tu aventura vital; se nota que ese año es especial para tí.

De la película de Wilder podríamos hablar largo y tendido, pero lo que has dicho tú ya lo resume muy bien y únicamente diré que estoy de acuerdo en todo; precisamente hace muy poco veía en youtube la última escena de Laughton con Dietrich y me emocionaba por lo bien que trabajaba aquella gente. Eran de otra galaxia, creo.

Por cierto: ¿Y la cantidad de perritas que luego se llamaron Laika? Una pasada....

Un abrazo.

Marcos Callau said...

Me ha gustado mucho viajar contigo en el pasado hasta 1957 porque es un año muy especial para mí. En 1957 mi cantante favorito, Frank Sinatra, publicó tres magníficos álbumes: "Close to you", "A swigin' affair" y "Where are you?". ¡Vaya productividad!. En fin, que me da casi vergüenza admitirlo pero todavía no he visto "Testigo de cargo". Me tendré que poner a ello. Por cierto, vaya tipo ese el John Bodkin Adams... si ya tiene cara de psicópata el tío!. Me ha gustado mucho también la poesía que recitaste. Te voy a fichar para que me recites algún poema, amigo Antonio, porque a mí se me da fatal y voy a tener que hacerlo próximamente. Un abrazote. Ah, y gracias por la información del Hotel Park Central. Cuando me escape a NY, si me sobran cien euros, paso allí una noche.

David said...

Tu segunda hubiera sido mi primera. Esa película de Kirk Douglas (ja,ja,ja), aunque el tenga el detalle de darle el mérito a Stanley ya sabes que me marcó.
La de Billy Wilder me gusta, pero tampoco hubiera sido mi segunda elección viendo los títulos que has puesto de aquel año. No, no lo hubiera sido, señor ganador de aquel concurso de recitado.
PD: Como comprenderás, Laika y anécdotas aparte, me quedo con esos que fueron más populares que Jesusito ;-)
Un abrazo.

David said...

Y por cierto, coincida o no con la peli escogida, esté más o menos de acuerdo con lo que digas de ella (hoy te apoya Josep, así que no voy a ser yo, que sería demasiado)...
... es una gozada leer esta serie.

abril en paris said...

¡Me encanta la elección que has hecho y el origen teatral ! Una película de juicios con un abogado soberbio, imponente diria yo, Mr. Laughton. Su monóculo, el uso que de él hace para confundir a una Marlene Dietrich, el testigo de cargo..¡ genial en su papel ! Y esa enfermera..gran pelicula, sin duda.
Y ¿ vos, poeta ? ¿Por qué no me extraña..? ;-))
De N.York cualquier cosa nos gusta ¡ hasta perderse por esas calles tan concurridas !
En la vieja Europa y de los chicos de Liverpool tenemos casi todos sus discos..¡ ojalá hubieramos vivido un directo en ese "antro"..!
Vivir de sueños y andar "esquivando las realidades". Supongo que como es tu caso de eso sabes un montón..
Siempre está la emoción servida en éste espacio tuyo. Nunca nos deja indiferentes.

Un abrazo :-))

Manuel Márquez Chapresto said...

Merece, y mucho, la pena, compa Antonio, enredarse en los recovecos de estos anales que te vienes marcando: qué bien que "enreas", "joío", la peripecia personal con los hitos de la actualidad de la época y el colofón cinematográfico. Hasta el punto de que resulta complicado quedarse con cualquiera de los tres. Pero, bueno, ¿quién dijo que hubiera que escoger...? Testigo de cargo es una de mis pelis preferidas, una de esas que no me canso de ver, y en la que el trabajo de sir Charles brilla a una altura incomparable: qué composición de personaje, eso es autoría y no lo que hacen algunos que hasta firman pelis con su nombre... Del resto, y por querencia personal, me quedo con los chicos de esa Caverna tan particular: aunque mi pasión se ha templado mucho con el paso de los años, aún sigo considerando que fueron, en lo suyo, los más grandes...

Un fuerte abrazo, felices recitados y hasta pronto.

David said...

Excelente año el 57.
The Beatles encienden por primera vez sus amplificadores en The Cavern, renovarán el mundo del rock y el eco de su música perdurará (afortunadamente) hasta nuestros días).
La cosecha de películas que citas es magnífica. En la genial cinta de Wilder (la cual adoro por motivos íntimos y familiares)
Marlene y Laughton inolvidables. Como comenta Fernando Genovés, Marlene como los buenos vinos mejoraba con el paso de los años. Y el "monstruo" Laughton se come la película, es tremenda la relación con la que era su señora en la vida real. Seguro que su convivencia doméstica no era nada aburrida (ni tranquila).
Sólo una nota triste en el 57. Nos deja uno de los más grandes de la edad dorada: Humphrey Deforest Bogart. Ningún otro volverá a silbar a las nenas como él.

Un saludo y felicidades por el revival.
(ciclos de cine)

ANRO said...

Tempestad sobre Washington era una peli fenomenal y también estaba el Laughton que se salía.
Ya ves que la cosecha del 57 dió para mucho y los muchachos de Liverpool no se imaginaban lo que se les venía encima.
Un abrazote.

ANRO said...

Agradezco tu imaginario aplauso amigo Pepe, aunque aquello queda demasiado largo.
Paths of Glory es una de las pelis memorables de Kubrick. Cuando se pudo ver en España, creo que en el 78 o por ahí fue un impacto tremendo.
Creo que he dejado constancia a lo largo de mi blog mis preferencias por Kubrick y en especial por 2001.
Un abrazote.

ANRO said...

Josep, ¡no me digas que no es difícil hacer estos equilibrios!...Sí fue un año bastante especial para mí, amigo, aunque luego hubo otros mucho más duros.
Sí, eran gente de otra galaxia que hoy no se prodiga en exceso por nuestros cines.
Vino una ristra de perritas laika, ya lo creo, pero Laika solo hubo una, ¡pobre!
Un abrazote.

ANRO said...

Ay, Marcos, qué difícil es resumir todo un año de acontecimientos y vivencias!...La primera regla es no alargarse demasiado para no cansar al personal así que tengo que recortar cosas como las que citas.
Ya me gustaría amigo. En cierta ocasión te dije que pensaba introducir un espacio de recitación en el blog, pero no he dado con la tecla precisa, ya veremos cuando me pueden arreglar eso y entonces ten por seguro que te dedicaré un poema de los tuyos.
Un abrazote.

ANRO said...

Esa polémica viene de lejos, amigo David, ja, ja, ja y sigo sin estar convencido de ello. Me lo tienes que demostrar porque yo he leído ya mucho al respecto y no encuentro ninguna referencia.
Sí que hubo pelis por escoger, pero esta de Wilder si la ves en VO te deja alucinado.
Gracias por tu empujoncito amistoso, no sabes cuánto te lo agradezco.
Un abrazote.

ANRO said...

No querida Abril, no me pongas títulos que no merezco. Un recitador de versos es más correcto. Es cierto que lo he hecho en varias ocasiones en público y no parece dárseme del todo mal, pero nada más. Ojala pudiese un día ofrecer un recitado a los amigos.
¡Quien iba a decir que aquel bareto se iba a convertir en un lugar mítico!
Espero que sigan fluyendo los años en esta serie y que los amigos no se aburran demasiado.
Un abrazote.

ANRO said...

Hombre, Manolo, cómo no me voy a "enrrear" si soy andaluz!...Deja que venga el año cordobés en "Lepanto", ahí es ná.
No cabe duda de que los chicos de Liverpool, aunque se hayan repetido hasta la saciedad siguen siendo los puntales del pop.
Cada tiempo tiene sus modos y sus gustos, y evolucionamos de igual forma.
Cuídate, chaval
Un abrazote.

ANRO said...

Sí hubo grandes cosas en el 57 DAvid. Como le he comentado al amigo Josep es muy difícil hacer un equilibrio y escoger, pero lo mejor es la elección que vosotros hagais.
Sí, fue un lamentable descuido no evocar la figura de Bogart. Gracias por esa aportación personal.
Un abrazote.

Einer said...
This comment has been removed by the author.
Einer said...

Como siempre un relato fantástico. En esta ocasión coincido plenamente contigo, mi película de ese año es Testigo de cargo y después Senderos de gloria.
Por cierto, yo no he vuelto a ver ninguna película en la que al final saliera un cartel pidiendo que no contaras nada a los que aún no la habían visto.

En cuanto a los Beatles, es un grupo que nunca me llamó la atención hasta que vi hace unos meses A hard day's night y mi opinión sobre ellos cambió.

No sabía que eras andaluz, pensaba que eras canario.
Un abrazote.

Javi said...

Qué buena entrada y agradable de leer, ANRO. Eso de que te reconozcan encima de un escenario con aplausos debe ser la leche, y más siendo un niño. Seguro que a partir de ahí dijiste: "yo, actor como hay Dios" :)

Wilder debe ser, de los directores con la filmografía más extensa, de los que más joyitas tiene; curiosamente no vi Testigo de cargo y no puedo dar una opinión, pero ese año 57 se estrenaron pelis enormes, las dos de Bergman buenísimas, magistrales, Senderos de gloria lo mismo y a mí también me parece genial El puente sobre el río Kwai, una lucha por el orgullo de todo buen inglés hecho prisionero en la guerra y por su dignidad, una aventura deliciosa.
Reconozco la influencia de Los Beatles en la música popular moderna, y su genio; pero yo soy más de los Rolling, aunque reconozca que son más encasillados y no tan geniales... pero ese rith ´n blues me traspasa.
Un saludo y genial la entrada, ANRO. Chaito.

ANRO said...

Sí amigo Einer, me queda un poquito de andaluz, pero francamente me siento más canario por aquello que más de la mitad de mi vida se ha desarrollado en esta isla,y cuyas gentes me han acogido con todo el cariño del mundo.
Estas dos pelis son francamente grandes.
Los Beatles están ahí y como quiera que sea han representado toda una epoca de música.
Un abrazote

ANRO said...

Ja, ja, ja. amigo Javi, fue como si liberara una fuerza que tenía dentro, pero desgraciadamente la realidad se impuso y no fue precisamente el camino actoral el que recorrí...en fin.
Yo también cambie a los Rolling, el lado salvaje del Jagger me atrajo poderosamente. Pero luego volví por mis fueros.
Sí, las de Bergman fueron grandes pelis, pero como sabes bien, solo puedo elegir una
Un abrazote.

William De Baskerville said...

Hola, Anro.

Yo tambien estoy con tu primera elección de "Testigo de Cargo", está entre mis favoritas de siempre (y con Ch.L. Casualmente como en los posters ultimos de Hitch).
--------------
"Todo el mundo tiene que morir alguna vez, así que deberíamos hacer lo posible para "facilitar el paso".<--- solo esta frase da ya más miedo que todo un film completo de terror.

Se te veía una cierta vocación al cine, y mira, hoy eres El wiki-Anro en memorabilia-cinéfila y personal.


Antes, cuando empezaste a contar sobre "Testigo de Cargo" te pensaba comentar que Ch.L. y su enfermera atraian toda la atención, peso y personalidad de la película.
Y el atractivo papel de Dietrich.

Pero... viene todo al final de esta entrada!.
----------------
"Lo siento sir Wilfrid, pero la señorita Plimsoll presenta un ultimatum. O se va usted a la cama ahora mismo o se despide".
Sir Wilfrid contesta:
"Magnífico, dale un mes de paga y échala escaleras abajo".

jjajajaj, genial, los diálogos eran geniales no recordaba este! se nos viene automáticamente la expresión de pocos amigos del juez con esa mirada y dando esas contestaciones.

Mi segunda elección habria sido sin duda: "Las noches de Cabiria"

"Las tres caras de Eva", aunque trataba de un tema interesante y la actuación de J.Wood. estuvo muy bien, algo le faltó. aunque solo la vi un par de veces, quizás si la vuelvo a ver, le saque más.

Otra vez mi enhorabuena! por tu memory-Grama! y por tus carteles!.


Pd: Me alegro que te gustase ese video, a mi me pareció genial, y muy acorde con la idea que yo tenía de hacer un homenaje a ese papel en especial de Judith A.


Abrazos!.

ANRO said...

Amigo William, tu gratísima visita es doblemente placentera por tus comentarios.
Las noches de Cabiria hubiera sido una magnífica elección para este año, pero estás conmigo en lo de "Testigo de cargo" , era imposible dejar atrás a esos magníficos intérpretes.
Le he cogido cierto cariño a esta sección y espero poder continuarla en los años y en el tiempo.
La frase del doctor es absolutamente terrible, yo me quedé alucinado cuando lo leí.
Un fuerte abrazote.

ethan said...

Buena elección sin duda. Y buen relato, como siempre. De Testigo Cargo se han dicho tantas cosas, me gusta cuando dicen un excelente Hitchcock sin ser de Hitchcock. Y las secuencias de la prueba del monóculo son espléndidas, las dos.
Un abrazo!

Bruja Truca said...

Que susto más tonto me llevé viendo esta pelicula cuando la Dietrich disfrazada dice aquello de "¿te gusta encanto?" o algo asi, enseñándole la cicatriz a Laughton. Una gran pelicula, sin duda. Y muy modesto, Wilder. Se merecía ese premio y todos los que le diesen. Se merecía hasta los que no le dieron.

Un abrazote.

MucipA said...

Hola, ANRO, me ha encantado esta entrada.
¿El poema que nos reproduces todavía lo recuerdas de memoria? Porque a veces hay cosas de este tipo que permanecen en nuestra memoria mucho tiempo.
"Testigo de cargo" no la he visto, pero Billy Wilder es siempre brillante. Anoto la recomendación. ¡Y te deseo unas felices tres o cuatro semanas próximas donde quiera que vayas!
¡Disfruta mucho y a la vuelta nos cuentas con todo detalle!
Un abrazote.

ANRO said...

Amigo Ethan, parece que hoy mucho acuerdo en cuanto a la elección de la peli de Wilder. A mí me fascina cuando veo a ese puñado de actores liderados por un Laughton genial.
UN abrazote.

ANRO said...

Es cierto Bruja. Hay un montón de buenas escenas en esta peli, pero te aseguro que fue muy difícil decidirme por ella, porque el puñado que hubo aquel año se las traía.
Un abrazote.

ANRO said...

Amiga Mucipa, siempre he conservado en la memoria este magnífico poema de Baltasar de Alcázar, pero de todas formas siempre lo tengo a mano en la antología de poemas españoles.
Es una gozada verdaderamente.
No te pierdas esa peli ya verás lo buena que es. Las interpretaciones son antológicas.
Gracias por el buen deseo, ya contaré sobre esta marcha.
Un abrazote.

mi nombre es alma said...

¿Para cuando el señor Anro recitando un poema?.