Monday, April 25, 2011

UN HOMBRE EN LA CUERDA FLOJA - KAZAN VI

Nada más oportuno para los intereses políticos, comerciales o religiosos, que una propaganda tendenciosa. Y si nó comparen ustedes el póster que se lanzó en España para el estreno de "Man on a Tightrope" y el cártel del estreno estadounidense.
La diferencia es de una brutalidad notable. La cicatera y castrante censura franquista no sólo decidió borrar de un plumazo a esa juvenil pareja sino que añadió todo un desfile, propio de un auto de fe medieval.

Pero vayamos al grano y empecemos por el verdadero principio, porque antes de "Man on a Tightrope" el "director marcado" había rodado un biopic sobre el héroe de la Revolución Mexicana Emiliano Zapata.

A Kazan le rondaba la idea de hacer una película sobre la Revolución Mexicana desde hacía varios años. Le habían impresionado las crónicas de John Reed y quería dar su propia visión de los héroes de aquellos sucesos tan próximos en el espacio y el tiempo de EEUU.
A tal fin viajó tres veces a la provincia de Morelos reuniendo material y tomando notas pero no estaba del todo seguro de si valía la pena emprender aquel proyecto.
Sin embargo la ocasión se presentó en 1950.
Darryl Zanuck convocó a varios personajes del gremio. También a Kazan y a Jonh Steinbeck, el cual, había escrito un guión, sugerido por el ejecutivo de la Century, sobre la figura de Emiliano Zapata.
Aquella reunión parecía no llegar a ninguna parte y para colmo el magnate trataba al escritor como si fuera un empleado del estudio. Kazan comenzó a preocuparse, sabía que Steinbeck no era un hombre de paciencia precisamente.
Por otra parte, Zanuck era un hombre rectangular, no se preocupaba mucho de los matices. Para él llevar a la pantalla el periplo revolucionario de Zapata era como realizar un western situado en el pais vecino en el año 1910, y hasta ahí llegaba. Kazan, ya cauteloso por los acontecimientos que se avecinaban, y a pesar de su interés por hacerse con el proyecto trató de decirle al productor que aquella película iba a resultar difícil.

John Steinbeck también andaba un poco revuelto y no dejaba de preguntarle a Kazan si Zanuck estaba interesado en producir la vida de un revolucionario. El anatolio le tranquilizaba diciéndole que ese mismo hombre había dado su venia para realizar "Las uvas de la ira". También le advirtió que no tuviera en cuenta todas las contrariedades que pusiera el magnate, él, Kazan, le diría a todo que sí y luego haría mangas y capirotes porque Zanuck leía tantos guiones que pronto se olvidaba de las sugerencias que había dado para su modificación.

En un momento de aquella reunión en la que Steinbeck se ausentó para ir al baño, Darryl le dijo a Kazan: "Este tipo es un gran novelista, pero no sabe cómo construir un guión de cine. Será mejor que tú le ayudes."
En los títulos de crédito de la película sólo aparece como autor del guión el propio Steinbeck, pero curiosamente aparece como coautor no acreditado un misterioso escritor llamado Edgecumb Pinchon, del que solo he podido averiguar que escribió dos novelas: "Viva Villa" y "Daniel Boone". Como guionista cinematográfico sólo figura en "Viva Zapata", y como ya dije no está acreditado en los títulos. Tampoco Kazan habla de éste personaje.

Llevar a la pantalla un héroe revolucionario era más que peliagudo. Zapata era un personaje histórico que podría levantar más de una ampolla en el ambiente políticamente cargado de la sociedad estadounidense. Por otra parte los mexicanos, a los que se le pidió ayuda técnica y permiso para rodar en los lugares donde se movió el héroe no estaban muy conformes con los gringos y sobretodo querían que el guión y los intérpretes fueran modificados.
Gabriel Figueroa, que trabajó en varios films de Buñuel habló con Kazan y Steinbeck y les soltó un argumento definitivo: "Emiliano es el héroe de cualquier patriota mexicano que tenga las ideas claras. Por ejemplo, imagínate que fuéramos a tu estado de Illinois con un actor mexicano y un director también mexicano y rodáramos la historia de Abraham Lincoll, ¿qué te parecería?.

Zanuck cortó por lo sano y decidió que la película se rodaría en el estado de Texas, cerca de la frontera, donde encontraron extras y ambientación similares a los de Morelos.

Marlon Brando, razonablemente caracterizado, dió vida al héroe Zapata y Anthony Quin a su jermano Eufemiano.
La historia cuenta a un joven Zapata encabezando el grupo de hombres que lucharán para derrocar a Diaz en favor de Madero, su posterior lucha por la libertad y la justicia y finalmente su sacrificio para remontarse en la leyenda.
La historia contada por Steinbeck no se ajusta del todo a los cánones reales, pero sí tiene una gran carga emocional.
Lo extraordinario de esta película es sin duda alguna la dirección de Kazan, sobre todo en las escenas finales donde hay una clara influencia de Eisenstein. La sucesión de imágenes hasta la muerte del héroe son expléndidas.El pressagio
El encuentro con el traidor.
El señuelo, su querido caballo blanco.
El aviso de la traición.
El crimen.

Los testigos del crimen, hombres del pueblo.

Y mujeres del pueblo.
"Viva Zapata" se estrenó en un mal momento. Toda la parafernalia del comité y el circo mediático de la "traición" de Kazan contaminaron esta bella película. La taquilla fue deficitaria a pesar de la buena recepción inicial.
Para que los negros nubarrones que se cernían sobre Kazan se disiparan por completo, el astuto Zanuck le propuso una historia real acaecida en la frontera chocoeslovaca con Austria, donde todo un circo quiso pasarse al "mundo libre". El proyecto era una prueba de fuego para el director que debía demostrar su verdadero despego del comunismo.
Darryl le dijo claramente a Kazan que la gente no se chupaba el dedo y no todos, en el mundillo cinematográfico, se convencían de la verdad de su testimonio y que volvería a ser atacado por rojo. " A menos que....."- le dijo sardónico. "A menos que les demuestres, y naturalmente a mí también, que eres de los nuestros".
A Kazan no le quedó más remedio que rodar "Man on a Tightrope".
En Munich, él y el autor del guión Robert Sherwood se entrevistaron con la troupe circense: "Fuimos a ver al Circo Brumbach. ERa tal como lo había visto en los recortes de periódicos: un grupo miserable de humanos, ganándose la vida en una profesión antigua. Su historia era la que Bob había descrito en el guión: habían salvado la frontera, arriesgando sus vidas. No había nada inventado, era un hecho histórico. La única conclusión a la que podía llegar era que tenía que hacer la película, para convencerme a mí mismo- no a los demás- de que no me daba miedo decir verdades sobre los comunistas ni sobre nadie, que seguía teniendo capacidad crítica, que mentalmente no seguía siendo devoto miembro del Partido".
La película se rodó en las colinas de Baviera donde todo el equipo pasó por serias deficultades. Naturalmente todo el circo Brumbach fue contratado, aunque al frente del reparto estaban Fredrich March, Terry Moore, Gloria Grahame y Adolphe Menjou. En el imaginario queda si Zanuck no impuso a Menjou como hombre fuerte del régimen para poner a Kazan en el sitio conveniente.

A mí lo que más me gusta de esta, no tan despreciable película (Zanunck recortó media hora), es la estupenda escena final. Kazan estuvo a la altura de las circunstancias y a partir de "A Man in a Tightrope" tomó el pulso a los estudios y agarró muy bien el control de sus películas, tanto en lo técnico como en lo artístico.

"No soy dado al perdón. No pido que mis enemigos me perdonen, ni yo les perdono a ellos.¡Que se pudran ellos y sus amigos! No he olvidado a esos actores que se agruparon en mi contra y que -en muchos casos- seguían pidiéndome ayuda. No he olvidado a esos periodistas que encontraron en mí una víctima adecuada, que día a día se cebaron en mí.
Al regresar a Nueva York, tras filmar "A Man in a Tightrope" comprendí que me había ocurrido algo extraño. Me dí cuenta de que había adquirido una energía que no tenía antes, ésa que me mantendría trabajando al máximo a lo largo de los siguientes diez años. Realicé nueve películas, todas ellas, de algún modo, por propia iniciativa y puse en escena seis obras de teatro, que fueron bienvenidas por un teatro en decadencia".




24 comments:

GCPG said...

Desde luego, no podrás negarle al autor del cartel en España la capacidad de inventiva (o reinventiva, jaja).

Fenomenal entrada, amigo ANRO, para variar...

Saludos

Josep said...

Esa del circo ni la conocía, así que te debo una, Antonio.

Comprendo muy bien a los mexicanos respecto a Viva Zapata. la he visto un par de veces y, aparte de poder discutir el guión o no, lo que menos me gusta es Marlon Brando, que tu dirás lo que quieras, pero le metieron unos ojos achinados que parece salido de Sayonara antes de filmarla.

De hecho, lo que menos suele gustarme de las películas de Elia Kazan, ahora que lo pienso bien, es Marlon Brando, y ésa es una cuestión que deberás apuntar para el día que al fin te pueda invitar a un trago, amigo mío.

Un abrazo.

Marcos Callau said...

Pues seguimos aprendiendo trazos de la historia del cine con tu blog, amigo Antonio. Es muy curioso lo de Edgecumb Pinchon y el guión asignado a Steinbeck. Creo que veré estapeli en corto periodo de tiempo. Los fotogramas que has incluido son estupendos. Un abrazo y feliz semana.

Fernando R. Genovés said...

Excelente combinado, amigo Anro, con el que, aun sin pretenderlo, poner a prueba los espíritus tendenciosos. Sesión doble a propósito del "maldito" Kazan.

Una de revolucionarios ("Viva Zapata") y una de anticomunistas ("Un hombre en la cuerda floja"), por el mismo precio. ¿A que ya sabemos quiénes son los "buenos" y quiénes, los "malos"...? Es curioso, pero si alguien comete errores de un lado, debe expiarlos. Si son del otro, se le perdonan o se justifican sin más. Pero, dejemos de lado los escabrosos ángulos del sectarismo y la propaganda política. Y hablemos de cine.

Las dos pelis de Kazan me gustan bastante. Las dos, ciertamente, vistas hoy, huelen un poco a rancio. Pero, nobleza obliga. O tempora, o mores!
De "Viva Zapata", más que el guión (muy flojo) o las interpretaciones (Brando haciendo de Brando con ojos rasgados), me interesa la puesta en escena y la planificación. Kazan consigue aquí un tono realista muy adecuado a la historia. Y "Man on a Tightrope" logra un aire de documental asimismo muy apropiado para la trama. La escena final, la huida hacia la libertad, es antológica. Además de Kazan, sólo Hitchcock (que yo recuerde ahora) ha sabido aprovechar con tanto genio e ingenio las posibilidades que ofrecen el marco y el ambiente en que se mueven los personajes para resolver situaciones de acción y suspense.

Salucines

David said...

A mí Viva Zapata me encantó de crío. Y la he visto hace cosa de un año o poco más y me sigue pareciendo buenísima y con momentos clásicos (el de "¿cómo te llamas?" y su posterior repetición)... De crío me encantó también lo de "enséñame a leer".
Y no estoy de acuerdo con Josep (sí en lo de los ojos achinados; pero venga, Brando está muy bien ahí)
La otra no la he visto (conocía el título y nada más), pero bueno, la foto que has puesto de la peli, reconocerás que es muy curiosa (ja,ja).
Un saludito.

abril en paris said...

Yo tampoco conocia esa pelicula y me consta que fué un encargo que no podia rehusar , después de todo tenia que seguir demostrando que era un "americano" con todas las de la ley. El recalcó ante el maldito Comité que su obra no era politica y justificó el abandono del partido comunista porque habia convertido su vida en un estado policial!¡¿? y una dictadura del pensamiento...¡ curiosa definición ante un grupo de gente que solo pretendia "limpiar" el pais de malas influencias..!( ironia )¬¬

Pero vamos a dejar todo ésto porque en verdad ya cansa. Cada cual cuenta la historia como le interesa...
Me quedo con su obra que para no ser politica estaba llena de alusiones a las muchas desigualdades sociales de un lado y de otro. Como director y escritor sin duda alguna es admirable.El se definia como un "outsider"...

Sobre Viva Zapata solo puedo decir que la vi hace mucho que me gustó pero tambien creo que esos ojos achinados eran demasiado "postizos". Anthony Quinn le recuerdo muy bien, era un actor muy temperamental asi que le iba el papel como anillo al dedo.
De Brando solo se puede decir que siempre hacia de "Brando" con todo lo bueno y malo que tenia eso.

¡Interesantisimo como siempre Antonio éste "serial"!.

Un abrazo.

ANRO said...

La verdad amigo Gourmet que los sicarios de la censura franquista no desaprovechaban una y aquí les vino la cosa a huevo.
Un abrazote.

ANRO said...

No fue la primera vez que achinaron los ojitos del Marlon, Josep, "En la casa de te de la luna de Agosto" le hicieron pasar por japonés...Hombre!, en "Sayonara" hacía de americano, que era lo suyo.
Se podrá discutir el buen hacer de Brando, pero no llegó a lo que llegó por su bella cara, que también la tenía el tío. En esta peli tiene buenos momentos amigo Josep y la peli es bastante buena.
La del terror rojo es buena, sin más, pero su escena final está cojonuda.
Lo del trago tiene fácil arreglo. ¿
Dónde me pagas las copas?
Un abrazote.

ANRO said...

Amigo Marcos, el tipo con ese nombre tan estrafalario me sorprendió, pero como te digo no he podido saber nada de él, salvo lo que escribo.
Ve la peli, te va a gustar.
Un abrazote.

ANRO said...

Amigo Fernando esas dos pelis marcan la bisagra fílmica de Kazan. Su reflexión final es muy ilustrativa. Sus nueve próximas películas estarán exentas de prejuicios políticos y ahí mostrará el maestro de lo que es capaz.
Tanto "Viva Zapata" como "Fugitivos del terror rojo", tienen dos finales antológicos. A mí me emociona muchísimo más el de Zapata. Esas imágenes son absolutamente poderosas.
La otra peli tiene un final más hitchcockniano.
Llevas razón en que ambas tienen cierto tufillo rancio, pero resisten bastante bien si se ven con la óptica apropiada.
Un abrazote.

ANRO said...

Ja, ja, ja, amigo David, no seas maliciosillo. Aunque tal vez el subconsciente me ha traicionado. Me faltó explicar que esa pose de Gloria Grahame era el ensayo para su posterior película "Los sobornados".
Ya le digo a Josep que lo de los ojos achinados de Brando se repitió.No hay duda de ninguna clase de que fue un magnífico actor con sus luces y sus sombras.
"Viva Zapata" me pareció siempre una gran peli.
Un abrazote.

ANRO said...

Ay, ay...querida Abril que tienes un chinorro tremendo con la denuncia del anatolio.
Te prometo que en los próximos capítulos solo hablaré de aspectos menos controvertidos.
Esos minutos finales de "Viva Zapata" son absolutamente geniales y pueden figurar con honor en antologías secuenciales.
Un abrazote.

abril en paris said...

¡No..no, Antonio.. para nada..! solo es parte de su biografia y eso siempre influye y ayuda a entender muchas cosas en su obra que me parece magnífica.
Y además tú lo cuentas estupendamente.

Otro abrazo. :-)

David Amorós said...

Buf!! Como has trabajado ANRO. Vuelvo de vacaciones y me encuentro con tres entradas tuyas (creo que se me pasó alguna en su momento, que total me he ido solo 5 días :) ).
En fin, esta entrada sobre las dos películas de Kazan es interesantíma. Después de leerte nos convertiremos en expertos en este director. Y lo del cartel, tan triste como fascinante. Un abrazo, ANRO. Es un placer leer tus posts.

Pepe del Montgó said...

Hace tiempo que no he revisado "Viva Zapata" pero la recuerdo como una sucesión de impresionantes fotografías en B/N y a un Marón Brando falsamente carectirizado. Pero quizás sea tiempo de volver a verla cuando recabe toda esa información que nos estás dando sobre el director.

David said...

Maravillosa reseña amigo Anro, tal y como acostumbras.

"¡Viva Zapata!" la tengo pendiente, de manera urgente en la lista de obras maestras para revisión.
La vi muy joven en tve (cuando era soportable ver tve) en un ciclo que dedicaron a la figura de Marlon Brando. Sólo recuerdo con claridad el climax final, el tablequeo de la ametralladora y el caballo cayendo en la arena de la plaza.
Uno de esos recuerdos cinematográficos imposibles de olvidar.

Saludos

ANRO said...

Querida Abril, procuraré seguir escribiendo estas pequeñas historias con todo mi empeño. Os debo todo el cariño con que las recibís.
Un abrazote.

ANRO said...

Amigo David Amorós, no creas que me sobra mucho tiempo pero intento trabajar en ésto ahora que tengo más libertad.
Bueno, si puedo aportar algo al conocimiento de éste director doy por bien empleado mi esfuerzo.
Lo del cartel me llamó muchísimo la atención, ésa gente se las sabía todas.
Un abrazote.

ANRO said...

Amigo David, tienes que volver a ver esta peli. Ahora podrás apreciar matices que tal vez en una primera visión te quedaron mál enfocados.
Lo dicho amigo David, es todo un placer teneros como lectores.
Un abrazote.

ANRO said...

Amigo Pepe, esa sucesión de imágenes me parecieron fascinantes. Vale la pena revisitar esta peli.
Un abrazote.

V said...

Estupenda labor labor la tuya poniendo las cosas en su contexto. Me ha sorprendido sobre todo ese recuerdfo del gran Gabriel Figueroa, monstruo de la fotografía que llegó a trabajar con Buñuel. Respecto de "viva zapata" me parece una película robusta pero un tanto irregular. Siempre me ha parecido un film interesante pero con un guión demasiado ferreo, lo que le impide ser una obra maestra. Muy bueno lo de las fachadas de cines. Por aquí tengo uno que ahora es supermercado. Un día me detuve y el guadia de seguridad me dijo que no era el único. Me preguntó ¿tu eres tb de los que venías por aquí cuando esto era un cine no? Un saludo.

Einer said...

Pues fíjate que a mí me gusta más el cartel español. La bota militar, el cuchillo, el color rojo de fondo, el nuevo título que no tiene nada que ver con el título original pero queda guay con la inclusión de terror rojo,... Un genio el que lo ha hecho, y no es ironía.
Las pelis no he visto ninguna de las 2, pero los fotogramas de Viva Zapata son muy bonitos.
Lo de Edgecumb Pinchon, nombre original, de eso no hay duda, por la temática de las novelas tiene pinta más de asesor histórico o algo así, pero supungo que nunca lo sabremos. No creo que fuera un seudónimo de Kazan si es lo que sugieres.
Bueno, otra entrada genial, pero tiene pinta de que lo mejor aún está por llegar.
un abrazote.

Javi said...

Diferencias considerables entre ambos carteles, pero me parece normal. Por otro lado decir que me pareció buenísima la contestación de Gabriel Figueroa a los responsables de la peli Qué viva Zapata! A eso le llamo yo orgullo por lo de uno, sí señor.
Las similitudes con Eisenstein de la peli sobre Zapata son bastante claras, y ese blanco y negro, y ese Espíritu revolucionario las acentúan.
De la otra peli de la que comentas sobre Kazan, que en España creo que se tituló Fugitivos del terror rojo (Pal titulito! ;-) no tenía idea, pero no debe ser de lo mejor del director.
Una entrada buenísima, como es costumbre, ANRO. Un saludo.

mi nombre es alma said...

Tus historias (las que cuentas sobre los cineastas) son siempre sorprendentes, y las más de las veces, desconocidas (al menos para mi).
Me detengo en lo de que un buen novelista no tiene porque ser un buen guionista, ni aún de su propia obra. Cierto, a veces no se dominan dos lenguajes que son en esencia literaririos, pero que son tan distintos.