Monday, October 15, 2007

EL VIRUS QUE VINO DEL ESTE

La imagen final de "Promesas del Este", nos muestra a Nikolai (Viggo Mortensen), sentado en la semipenumbra del restaurante, que ha sido propiedad de Semyon. Su gesto, aparentemente abstraído, refleja su contradicción vital, su nueva y ambigua situación , que se ha visto obligado a asumir.

Esta nueva película de Cronenberg, que muchos críticos la sitúan como una concesión a la comercialidad, me parece uno de los estrenos más estimulantes y una de las obras más redondas de este maestro contemporáneo. Una cinta, que desde su comienzo, nos sumerge en una atmósfera dual y contradictoria a través de imágenes asfixiantes y desazonadoras.

Cronenberg ha seguido una línea coherente. Su obsesiva fijación por los vcuerpos extraños y por las deformidades tiene en "Promesas del Este" su equivalente metafórico. Londres, el frío y desengelado Londres, "donde sólo viven putas y maricones" como dice Semyon, es el cuerpo infestado por el virus de la violencia importada. Un Londres, que apenas se reconoce en estos escenarios, lejos de la atmósfera cosmopolita y moderna de sus rincones más atractivos.

Hay muchos momentos en "Promesas del Este", que impactan, como el golpe de un mazo, sobre el espectador. El director de "El almuerzo desnudo" utiliza estas imágenes para violentar el subconsciente del espectador y meterlo de lleno en ese pozo oscuro donde se mueven estos personajes "extraños" que han venido del hielo porque han desquebrajado su mundo. La maldad en ellos es una suerte de supervivencia de raza. Se protegen y se destruyen entre ellos de forma primitiva y tribal. Al fin y al cabo solo hacen en la oscuridad lo que otros bajo la luz brillante.

¡Qué decir de Viggo Mortensen, a Dios gracias fuera del acartonado Alatriste¡...Su interpretación de Nikolai es perfecta. Su dureza rechina, su gesto congela, pero cuando cruza su mirada con Anna (Naomi Watts) hay una sombra fugaz de su ternura casi perdida.

No creo haber visto a Vincent Cassel en un papel más convincente que el del atormentado Kirill. Su dureza postiza y obligada estalla en mil pedazos en la secuencia del sumidero del Támesis .

"Promesas del Este" es cine contemporáneo magistral. El director de "Spider" lleva su narración con un pulso ejemplar. Cada escena del film está en función de la desesperada y fallida fuga de sus personajes. Maravilloso ese encuadre, en el que vemos la moto en primer plano y los personajes alejándose por el estrecho y oscuro pasaje hasta desaparecer en las tinieblas.

No nos engañemos, Cronenberg no está narrando un "triller" convencional, sino una historia de tensiones insoportables, que agitan a sus personajes alejándolos de su centro. Sus historias tal vez estén ya definitivamente rotas pero tal vez hay algo claro en esa esa niña nacida del horror y la barbarie, y cuya vida ha podido ser salvada dos veces.

4 comments:

Javier Ortega said...

Hice caso a tu sabia recomendación y vi "Promesas del Este". Estoy de acuerdo: es una gran película. No perfecta tal vez, pero grande. A veces una película con lagunas o fallas en su desarrollo nos llena más que otra más redonda pero carente de secuencias o momentos memorables. Para mí éste es el caso.
Sin entrar a despedazar la trama para quienes aún no la hayan visto, hay aspectos en el guión que a mi juicio son escasamente verosímiles. Por ejemplo, los servicios sociales tienen usualmente la tutela de los menores en situación de desamparo. Y no suelen ser "adjudicados" sin más. Hay algún otro matiz como ése que me chirría.
Sin embargo, son detalles menores frente a la potente puesta en escena de Cronenberg, al trabajo del reparto (con mención especial para Mortensen, Vincent Cassel y Armin Mueller-Stahl, los tres soberbios), a la fuerza de secuencias como el ya célebre combate en el baño turco o el desenlace junto al Támesis.
Si estamos ante un trabajo "comercial" de Cronenberg, como algunos apuntan, ojalá firme muchos más como éste.

ANRO said...

Me alegra muchísimo tenerte como interlocutor. Estoy seguro que sería un placer tomarme unas copejas contigo hablando de todo lo habido y por haber de cine, de música y libros.
Me complace que hagas el contrapunto a mi crítica, de ese modo, cualquier posible lector tendrá a mano todos los aspectos de una misma obra.
Un abrazote

DECKARD said...

Estupenda reseña.
Estoy de acuerdo en que está entre lo mejorcito de Cronenberg y eso son palabras mayores. Las inverosimilitudes se pueden tomar como licencias poéticas. El realismo nunca ha sido el fuerte de Cronenberg.

Un saludo!

alicia said...

A mi me gustó mucho Promesas del Este, creo que Cronenberg ha sabido encontrar un estilo comercial pero sin olvidar sus obsesiones de siempre. El trio ruso está soberbio (Viggo, Cassel, Mueller-Stahl). Para mi de lo mejor de este año