Tuesday, August 24, 2010

LA VIDA EN UN TRAGO Y MILES DE FOTOGRAMAS-QUINTO

EL AÑO EN EL CUAL BOGART BUSCABA TESOROS Y SE RENDIA A LA FLACA.

No me pregunteis cómo es posible que pueda acordarme, pero os juro por la "flaca" y por el "duro", que lo que digo es cierto. ¡Por primera vez en mi vida supe lo que era una sala de cine!...no una sala cualquiera, sino una de las más lujosas. Aquellas que tenían palcos con barandales de terciopelo y sillas tapizadas con el mismo material en un maravilloso rojo carmesí. Esta sala , que respondía al extraño nombre de "Cinema Darymelia", tenía una gran pantalla flanqueada por dos columnas dóricas. Unos riquísimo cortinajes, al menos a mí me lo parecían, se abrían majestuosos tal que empezaban a cerrarse las luces. Creo que todo aquello me pareció la antesala del paraíso.

¿Y qué película viste, Antonio?....Seguro que de eso no te acuerdad ¿verdad?.....Pues si que me acuerdo y aun hay más, está clarísimo en mi memoria el camino desde mi casa, de la mano de mi hermano, y en llegando a una esplanada tras subir las escalinatas de la Plaza de Pósito, ví un gran cartelón donde decía "Cinema Darymelia, hoy gran estreno", y el poster de la peli que no era otro que "La Reina de Cobra". No, no se me asusten, camaradas, no voy a hablar de esta infame película, que pocos cinéfilos resistirían. Ya ven, sin embargo estaba dirigida por Robert Siodmak y en el guión figuraba Richard Brooks, pero tanto Maria Montez, "REina del Technicolor", como los inefables SAbú y John Hall estaban cargaditos y simplones. Obviamente por aquel entonces yo no pensaba así y la escena final en la que la hermana mala cae por el volcán, me dejó impresionado.
Lo que son las cosas, este hermano, que me descubrió el cine, moría año y poco más tarde, víctima de una meningitis tuberculosa. El ñajo, que yo era, se vió solo , en lo alto de unas escaleras, viendo un desfile fúnebre con cajón de muerto incluido, sin explicarse claramente por qué había sucedido aquella tragedia, que había tenido nueve meses de prólogo.

En fin, pero vayamos al grano. Aquel año de 1948, el líder pacifista Mahatma Gandhi era abatido a tiros por Nathuran Godse, un personaje tan extraño como su historia (no me puedo detener a contarosla pero si teneis curiosidad la podeis leer en la Wikipedia.
Creo que en alguno de mis posts he hablado del tristemente célebre accidente de aviación en Los Gatos, frontera de México con EEUU, donde morían 28 deportados. El "menos mal que solo eran deportados" le valió al locutor de radio la crítica mundial y para su vergüenza , la célebre canción de Woody Guthrie que denunciaría aquel infame error de apreciación.

Otro hecho de cierta importancia social en los USA fue el nacimiento de las bandas de los Hells Angels, que hacen rodar por primera vez sus Harleys en California. Aquel primer grupo era conocido como "Pissed Off Bastards of Bloomington", precioso título para tales señores.

Un evento universal, brutalmente suspendido por la terrible guerra, volvió a celebrarse. La 14ª Olimpiada que tuvo lugar en Londres. La ceremonia de apertura, presidida por la Familia REal en el Wembley Stadium, estuvo cargada de emociones. Sorpresivamente España acudió al evento y ganó la medalla de plata en la modalidad ecuestre de salto a caballo. Los protagonistas de esta hazaña fueron el equipo formado por Jaime García con "Bizarro", Jose Navarro Moreno con "Quorum" y Marcelino Gavilán con "Forajido".

Me imagino que el general Paquito pensó que la medalla de oro se escapó debido a una conspiración judeo masónica.

Y entramos en nuestro terreno, el Cine. Es curiosísima la anécdota de la película "Oliver Twist" de DAvid Lean, que por fin se estrena en EEUU. ¿Sabeis por qué pesaba una prohibición de tres años sobre ella?....¡Por antisemitismo! ....el célebre y siniestro Fagin, judío por obra y gracia de Dickens, era interpretado por Alec Guinness.

Podríamos estar hablando de anécdotas de aquel año durante horas, pero eso no es plan y vamos a centrarnos en la peli que elijo como la mejor de aquel año. Hubo una cosecha más que notable: "Hamlet" de Olivier, "Cayo Largo" de Huston, "Las Zapatillas rojas" de Powell, "El Tesoro de Sierra Madre" tambien de Huston y "Duelo al Sol", son algunas de las más impactantes. Confieso que me ha costado bastante decantarme por una. Dado que alguna ya la he comentado y haciéndo ímprobos esfuerzos por dejar en la cuneta una muy querida.......the winner is for (al menos para mí) EL TESORO DE SIERRA MADRE.
Mi descubrimiento de esta joya cinematográfica tuvo lugar en el invierno de 1974. Nuestro amigo Nigel tenía pase privado para la exclusiva sala del Hotel May Fair en la zona londinense de Belgravia. Días antes habíamos hablado de Huston en una reunión de amigos. Yo me deshice en elogios entusiasmados por el "Halcón Maltés" y "Cayo Largo", pero confesé mi ignorancia respecto a "El Tesoro de Sierra Madre". Este gran amigo nos sorprendió con aquellos dos pases que completarían mis conocimientos sobre el gran director. Os aseguro que me sentí un poco cohibido por el ambiente sofisticado del hotel(por aquellas fechas era un gran cinco estrellas) sin embargo mi pareja iba más que fresca.

Lo verdaderamente memorable aquel día fue el visionado de esta peli.

El duro Fred C. Dobbs (Bogart naturalmente) se encuentra en Tampico- México con otro compinche de la misma nacionalidad, Bob Curtin (Tim Holt). A ambos les han limpiado los dólares de su vida y tras darle una monumental paliza al culpable deciden que allí no pueden quedarse mucho tiempo. Nos encontramos en el México de 1925 tras la revolución y los "federales" no están para que les toquen los mostachos unos desgraciados gringos.
Al binomio de socios se une para formar un trío otro personaje marginal, Howard (Walter Huston) quien sugiere la forma de llenar los bolsillos de oro, cosa relativamente fácil, y a la vez que no lo manguen de nuevo, lo cual sí es difícil en aquellos lares.
El nudo de la película se desarrolla en "Sierra Madre", aunque a lo largo del metraje no se habla de ella sino como "la montaña". En ese escenario abrupto y bronco asistimos a las peripecias de estos tres personajes, riquísimos en matices.

Walter Huston, en la que sería su penúltima aparición en cine, hace un papel magistral que le valió el oscar al mejor secundario. Cada gesto, cada movimiento está medido y encauzado a personoficar al viejo buscador de oro.

Bogart, que no era un actor al que le regalaran los papeles por su cara bonita, siguió en la brillante línea que Huston le marcó en "El Halcón Maltés".
Lauren Bacall cuenta en sus memorias los problemas que arrastraba el actor por aquel entonces por su desmedida afición a la bebida. Cuando comenzó el rodaje de la película lucía una calva absoluta y tuvieron que maquillarle la cabeza con peluca postiza. Este problema, contaba la actriz, era debido al vicio de levantar el codo que le privaba de vitamina B.

¿Quien era el autor de la novela "El Tesoro de Sierra Madre"? John Huston declaró en una ocasión que acordaron una cita en territorio mexicano con el representante de B.Traven, supuesto autor del libro, para discutir los términos de los derechos cinematográficos. El tal agente era un tipo muy poco atractivo y de estatura diminuta. Inmediatamente Huston y su agente intuyeron que aquel hombrecillo era el propio B.Traven. Pero la confirmación absoluta nunca se supo. De hecho permanece en el misterio si B.Traven es o era un hombre o una mujer.

En la película hay notables cameos no acreditados en los títulos. El propio Huston aparece como un personaje al que Bogart le pide dinero. Robert Blake aparece como un chico vendiendo lotería. Ann Sheridan aparece como una prostituta de la calle. Este cameo ha sido discutido e incluso negado aunque en el documental que acompaña una de las ediciones de la película en DVD muestra a la actriz en un plano de la calle.

"El Tesoro de Sierra Madre" fue recompensada con justicia. John Huston recogió el oscar a la mejor dirección y al mejor guión adaptado. Walter Huston, el padre del director consiguió el oscar al mejor secundario. El oscar a la mejor película le fue arrebatado a favor el Hamlet de Olivier.

Muchos han admirado y homenajeado esta película. Stanley Kubrick la tenía entre sus diez favoritas. y el director P.Thomas Anderson quiso volver a verla antes de escribir su guión de la exitosa "There Will Be Blood"

Pues bien, queridos amigos, hubo muchas más cosas que contar de aquel año de gracia de 1948. A trancas y barrancas mi niñez no era del todo desgraciada, al fin y al cabo me dejaban hacer todo lo que quería dado que era el enano de la familia. En aquellos años los padres tenían demasiadas preocupaciones para andar todo el día detrás de los crios. El cine seguía dando buenas pelis y el mundo se iba transformando y nosotros con él. .....Seguiremos con más historias

Os regalo una fotillo de cuando el ñajo andaba por aquellos años.


15 comments:

abril en paris said...

¡ Qué bueno vivir en 1ª persona ciertas historias no así otras que nos relatas ! Pero lo indiscutible es tu manera de escribir y llevarnos contigo al lugar y al evento.
La ' flaca' sabia mucho de las 'flaquezas' de su marido...un duro de los de antes.

Un abrazo Antonio, un gusto leerte.

Marcos Callau said...

¡Qué fot más chula!. Lo cierot es que me has dado mucha envidia porque yo nunca he conocido un cine de las características que describes al principio. "El tesoro de Sierra madre" es, como el título indica, todo un tesoro cinematográfico y uno de los papeles que más me gustan de la filmografía de Bogart. Has contado cositas que desconocía, como el cameo de Ann Sheridan, la aparición de Huston o la anécdota de Kubrick. Da gusto encontrarse con una película así que ganó el Oscar a la mejor dirección, como realmente merecía. El final de la película es uno de mis favortios. Enhorabuena por tan acertada y bien ambientada reseña. Un abrazote ANRO.

DECKARD said...

Uf, qué duro elegir entre "Las zapatillas rojas" y "El tesoro de Sierra Madre", son dos de mis películas preferidas. Creo que Huston se superó a sí mismo, aunque Cayo Largo y el Halcón Maltés ya eran geniales. Yo también tuve la suerte de verla por primera vez en el cine muchos años después que usted y sin tanto lujo, claro.

El relato de su primera visita al cine ha sido emocionante. La película da igual.

Un saludo!

David said...

Lo de tu hermano me ha cortado la gracia que me estaba haciendo el párrafo anterior de la mala por el volcán de cuajo.
Joder... En fin..
No sabía lo de la calva de Bogart, ni la anécdota de el hombrecillo del que Huston sospechaba que era B. Traven, ni otras cosas que comentas.
Pero eso sí, no voy a decir que es un post estupendo como casi todos los tuyos, porque en esta ocasión el texto pierde ante la última foto por goleada (risas).
Un abrazito.

FATHER_CAPRIO said...

El cine Darymelia: Para la primera vez, un lujazo a envidiar

La reina de Cobra; Una decepción hasta para mi que soy un seguidor de Siodmak

Lo de tu hermano: Como dice David, corta cualquier gracia. Te hiela la sonrisa.

¿Il mondo? Pues como decía Jimmy Fontana, sin parar un momento y metiéndose en nuevos berenjenales y el Paquito viendo conspiraciones j-m.

Y lo mismo que París,siempre nos quedará el cine y joyas como las que has citado.

Tu elección: Difícil pero acertada

La foto final: Parece que fue ayer.

Tu post: Un directo a las sensibilidades de los compañeros de viaje.

Abrazotes

Josep said...

No sé de donde sacas esos carteles, Antonio, pero me deja de pasta de boniato ver, si no lo entiendo mal, que Lionel Hampton amenizará al público EN DIRECTO en la misma sala donde se va a exhibir Sierra Madre, supongo que como un reclamo más para convencer al personal.

Estoy alucinado y demando una respuesta aclaratoria, porque me parece que no voy a pegar ojo hasta que se aclare el enigma... :-)

Un abrazo.

ANRO said...

Vivir en primera persona, Abril, te lo da el propio devenir. Somos testigos de la vida y cada uno tiene su propio trocito.
Efectivamente, la Flaca sabía muchísimo de su "duro" que no lo era tanto. Es una delicia leer sus memorias. Te las aconsejo.
Un abrazote.

ANRO said...

Me alegro Marcos que te guste esa fotilla. La verdad es que le tengo mucho cariño.
Es normal que no conozcas ningún cine como el que describo...todos fenecieron en los setenta, y algunos antes.
Coincidimos en que "El Tesoro" es un tesoro de peli.
Un abrazote.

ANRO said...

Sí, Deckard y también entre Cayo Largo, pero ya ves que me fue muy difícil la elección.
Ja, ja, ja ya no hay lujo en ni para los cines...están infectados de palomitas y mucho fotograma barato.
Me alegro de que te haya gustado esa mi primera experiencia cinematográfica...hubo muchas despues, pero esa fue la primera.
Un abrazote.

ANRO said...

Bueno, DAvid, eran cosas que ocurrían frecuentemente en los cuarenta. El relato de aquel calvario, especialmente para mi madre, que era su hijo mayor, fue toda una tragedia.
Ves, querido amigo como nos ilustramos mutuamente?...Es un placer.
Es que la fotillo es entrañable. Creo que fue la primera que me hicieron ya hecho todo un hombrecito. ¿Te das cuenta con qué decisión camina?
Un día puede que te mande una foto que me da verguenza publicar. Esa sí que es adorable.
Un abrazote.

ANRO said...

Ciertamente Father, era un lujazo de cine, estaba en Jaén capital y marcaba la frontera entre el centro y los barrios altos.
La Reina de Cobra era un bodrio total pero se quedó como un gran recuerdo. ¡Increible, milagros del cine!
Sí, era verdaderamente difícil la elección, pero ya veo que no andaba descaminado.
Hombre, tanto como ayer, pues no. Han ocurrido tantas cosas....estos días de cumple me hacedn meditar mucho.
Pues muchas gracias, amigo, intento escribir con el corazón.
Un abrazote.

ANRO said...

Amigo Josep, muchos de los carteles que utilizo están en este mundo llamado Internet, otros son originales míos, como carteles de mano o de revistas antiguas.

Ocurría en Londres, y me imagino tal como aparece en el cartel, tambien en NY, que en determinados cines se programaba una actuación musical seguida de un clásico de cine.
Esta "costumbre" fue dasapareciendo en los setenta. El cine del Hotel Mayfair que cito solía programar esa clase de espectáculos.

¡Aclarado el enigma!...Una anécdota de regalo. Hay en Londres un cine, al que asistí en numerosas ocasiones, llamado Electric Cinema Club, está ubicado en Portobello-Notting Hill. Allí trabajó como proyeccionista el famoso estrangulador de Rillington Place ¿recuerdas la peli?
Este cine sigue abierto, pero no es el mismo, hoy más bien es una atracción ferial.
Un abrazote.

Josep said...

Como ya sé que en ocasiones nos sorprendes con cartelucos pata negra de tu reserva particular es por lo que lo pregunto.

Anda que no: o sea que en London, en los setenta, podrías ir al cine y antes escuchar a Laurie Holloway un ratito; como si ahora te dijeran: mire usted, Don Antonio, siéntese, que Diana Krall y su grupo le entretendrán a la espera que se inicie la exhibición de ... de ..... de ..... (me largo, para no estropear el recuerdo de la música con un bodrio siglo XXI)

La de Rillington Place la vi en la tele y me quedé alucinado y lo cierto es que, después de haber reseñado la del otro estrangulador de Fleischer, pensé dedicar una entrada a ésta, y se me olvidó: gracias por recordármela.... :-)

Un abrazo.

ANRO said...

La señora Diana Krall ha perdido todos mis respetos, Josep, su última parida me ha dejado asqueado...y es que divas como las de antes...en fin
Un abrazote.

mi nombre es alma said...

Excelente película si, y unos actores y director que darían para otra película. Digo algo parecido en el comentario de tu siguiente entrada, pero es que es así. Unas vidas que dan para muchas y variadas historias.