Thursday, August 26, 2010

PREGUNTAS A UN MISTERIO

"Homines sunt conmuniter curiosi" decia el latino y en mi caso llevaba más razón que un santo. Si algo comienza a picarme en la cocorota remuevo cielo y tierra para llegar a saber más. Todo esto viene al caso de mi post anterior, en el cual me refería al misterioso autor de la novela "El Tesoro de Sierra Madre", obra en la que se basó Huston para su famosa película.

Hay ejemplos en la historia de la Literatura de escritores cuya identidad es más que discutida. Por ejemplo, el caso de Homero, supuesto autor de dos libros fundamentales del acervo literario mundial. A lo largo de los siglos ha habido "negros" que han llenado las sacas de autores sin talento. Estos esclavos de las letras jamás tendrán un puesto en la literatura y nunca les conoceremos.

El autor de "El Tesoro de Sierra Madre" es también un auténtico misterio y las especulaciones en torno a su figura podrían llegar a ser materia para una buena novela. Los ingredientes son muy sabrosos y las figuras que han querido llegar a Bruno Traven tienen el renombre suficiente como para pensar que el misterioso novelista era algo más que un mero aficionado.

Me ha llamado la atención descubrir que uno de los más conocidos y veteranos periodistas ingleses, Will Wyatt, actualmente retirado de la cadena de televisión estatal BBC y autor de numerosos estudios sobre los últimos cincuenta años del medio televisivo en libros tales como "The Fun Factory- A Life in the BBC", ha sido uno de los que se han ocupado de Traven.

Wyatt escribió un libro titulado "The Man Who Was B. Traven". El autor llevó a cabo una investigación exhaustiva sobre el personaje a fin de realizar un documental para la BBC. Las conclusiones a las que llegó el periodista fueron que Traven era el pseudónimo de Otto Feige, nacido en Schwiebus- Alemania en el año 1882. El tipo era brazo derecho de Rosa de Luxemburgo y uno de los más violentos luchadores espartaquistas. Precisamente a consecuencia de la revolución alemana, promovida por este movimiento ultracomunista en el año 1919, el tal Otto tuvo que salir a escape de la nación germana.
El activista espartaquiano huyó a Inglaterra, pero tambien tuvo que poner pies en polvorosa del Reino Unido. Embarcado como polizón en un barco recaló en Canadá y de allí pasó a México en el año 1924 donde adoptó el nombre de Berik Traven Trovan.

Siempre, segun Wyatt, Traven volvió a cambiar de nombre. Hal Croves es el nombre que figura en su acta de defunción de 1968.

Parece ser que tanto Huston como su agente andaban muy equivocados cuando pensaron que el representante del escritor era el propio escritor. Wyatt asegura que Traven eran robusto y de estatura más que notable, retrato totalmente opuesto al del individuo que trató con el director sobre los derechos de "El Tesoro de Sierra Madre".

He consultado el libro autobiográfico de Huston "An Open Book" y allí Huston (en una versión diferente a lo que respondió en la entrevista que cité) dice lo siguiente sobre Traven-Croves.
"Una mañana, casi una semana despues de mi llegada (a México) me desperté poco después del amanecer y descubrí que había un hombre parado a los pies de mi cama. Me tendió una tarjeta que decía: "Hal Croves. Traductor, Acapulco y San Antonio".
Luego sacó una carta de B.Traven, que leí aun en la cama. Decía que él, Traven, estaba enfermo y no podía venir, pero que Hal Croves era su gran amigo y sabía tanto acerca de la obra de Traven como él mismo, y estaba autorizado a responder a cualquier pregunta que quisiera hacerle.
Croves tenia un ligero acento. No parecía alemán, pero desdeluego europeo. Pensé que muy bien pudiera ser el propio Traven, pero por delicadeza no se lo pregunté. Era un hombre pequeño y delgado de nariz larga. Tenía los ojos muy azules y juntos y el pelo rubio entrecano. Llevaba un sombrero grande, un pañuelo atado al cuello y metido por dentro de la camisa, una especie de cazadora y los pantalones sujetos con unos tirantes anchos. Todo sumado tenía el aspecto de un hombre nacido y criado en el campo, poco familiarizado con las costumbres de la ciudad"

Los ingredientes para el misterio comenzaron en 1925 cuando cierto escritor con el nombre de B.Traven apareció de repente en la escena literaria alemana publicando en Vorwärts, el órgano del partido socialdemócrata, un relato corto. Poco tiempo después, el mismo periódico, publicaba la primera novela del esquivo autor "Die Baumwollpflücker" (Los recolectores de algodón).
Esta novela fue posteriormente publicada por la Buchmeister, una editorial de signo izquierdista afiliada al club Büchergilde Gutenberg. Curiosamente el titulo original de la obra era Der Wobbly, nombre con el que eran conocidos los miembros del sindicato anarcosindicalista "Trabajadores del mundo".

Otro periodista, en este caso alemán, escritor y de afiliación política anarquista, Erich Mühsam, formuló otra hipótesis sobre B. Traven. Según él, la persona que firma con tal seudónimo era un antiguo actor y periodista llamado Ret Marut. Este individuo del que se desconocia su origen había trabajado en los teatros de Essen, Suhl, Crimmitschau, Berlin, Danzing y Düsseldorf en tiempos anteriores a la primera Gran Guerra.
En 1914 y ante la inminencia de ser reclamado a filas, Marut se declara ciudadano americano, pero se compromete politícamente con las ideas anarquistas a través de sus escritos en el Der Ziegelbrenner.
En 1917, tras proclamarse la República Soviética Bávara en Munich Marut apoya a las nuevas autoridades y es nombrado jefe de la división de prensa del Consejo Central de la República Soviética y miembro del comité de propaganda. Es precisamente en estas circunstancias en las que se produce el encuentro entre Marut y Erich Mühsam, encuentro en el que ambos se convierten en amigos.
Sin embargo, tras la desaparición de Marut de la escena política alemana, en la que estuvo a dos pasos de ser condenado a muerte por los nazis, Mühsam no vuelve a verlo y la única base en la que sustenta la teoría de que Marut y Traven son la misma persona es en la comparación de estilos entre las primeras publicaciones del autor y "El Tesoro de Sierra Madre".
Probablemente esta teoría es la más correcta de cuantas se han formulado pero el misterio permanece ya que para enredar las cosas el 26 de Marzo de 1969 se produce en la ciudad de México la muerte de Hal Croves. Ese mismo día, su esposa Rosa Elena Luján, proclama en un conferencia de prensa que el verdadero nombre de su marido era Traven Torsvan Croves, nacido en Chicago el 3 de Mayo de 1890. Su padre era noruego, Burton Torsvan y su madre, descendiente de anglosajones, Dorothy Croves. De ahí el uso indistinto del pseudónimo B. Traven o Hal Croves.
Esta declaración de la viuda lejos de aclarar las cosas las enreda. En posteriores entrevistas se contradice en cuanto a las cronologías. Estas extrañas contradiciones, en una persona tan íntima a la vida del escritor, da lugar a otra peregrina hipótesis. El tal Hal Croves era la tapadera de la verdadera identidad del escritor que no era otra que la del presidente de México durante los años 1958-64 Adolfo López Mateos. Es cierto que la hermana del presidente, Esperanza López Mateos fue la representante del escritor en sus contactos con las editoriales españolas para la publicación y traducción de los libros de B.Traven, lo que también dió lugar a otro delirio especulativo, que el autor era la propia Esperanza.

En fin amigos, no me he extendido en otras teorías tan surrealistas como que Traven era hijo bastardo del Emperador Guillermo II, pero con lo dicho hay suficiente como para ponerse a leer la novela original donde se basó el gran John Huston para rodar su famosa pelicula "El Tesoro de Sierra Madre".




14 comments:

Cinemagnific said...

Te lo has currado tela. Cojones, no tenía ni idea de todo esto... Muy buena entrada.

PD: Soy el dueño del blog ARCHIVO DE CINE ECLÉCTICO, que he cambiado de formato (creo que mi blog era demasiado escueto y estaba muy vacío de fotos) para empezar de nuevo porque no esaba agusto con lo hecho hasta ahora. Le agrego y le sigo, por supuesto :)

Josep said...

Hay que ver la de vueltas que se dan para no llegar a parte alguna... ;-)

Un abrazo.

Crowley said...

Lo de las identidades verdaderas es muy, muy interesante, ya que realidad y ficción se mezclan por igual para dar un mito.
Sí que podría ser una buena novela de intriga, sí.
No conocía yo a este tal Traven ni del misterio que gira en torno a él.
Un abrazote

alicia said...

Caramba, Antonio, aquí hay material para una película. Para que luego digan que en la literatura hay pocos misterios, como el de la verdadera identidad de Shakespeare.

David said...

Vaya vueltas que da la identidad de Traven. Y en la primera foto parece un Brad Pitt maquillado. Ya tienes historia que venderle.
En fin... vengo del blog de Josep donde decía que venía a ver a nuestro amigo "jamás me disperso"... que supongo que ya sabes quién esn. No tiene muchas identidades, pero sí entradas que empieza y posterga hasta el punto de que sus seguidores las van olvidando. Ala! Muy interesante.
Un abrazito y te digo lo mismo que el del segundo comentario.

abril en paris said...

¡ Total que se pierde en ' la noche de los tiempos'. Si el mismo Shakespeare es cuestionado como autor de su obra ¿ por qué no la de otros menos famosos ?..
Pero Antonio Vd. si que se lo curra..
Leeremos el libro si le encuentro xq la peli ahi está...

Un abrazo.:-)

ANRO said...

Gracias amigo, te devuelvo la visita.
Un saludete.

ANRO said...

Bueno, bueno... Josito ¿qué significado encierra tan sibilino comentario?
Un abrazote.

ANRO said...

En verdad, Crowley yo tampoco conocía todo este enredo. Cuando escribí el primer post lo supe por los comentarios de Huston.
A mí me pareció muy interesante todo este embrollo de personalidades.
Un abrazote

ANRO said...

¿Verdad, Alicia?...Ahora que lo nombras los del Bardo es otra historia literaria apasionante.
Un abrazote.

ANRO said...

Otro que bien baila. Hoy tú, DAvisito, y el Josep se han levantado cachondos....Hablais en claves que se me escapan....deben de ser los años. Se pierden neuronas por un tubo,

Abracito, abracito....¡vamos hombre!. Si un día te mando la foto que me niego a publicar voy a tener cachondeo para rato.
Un abrazote.

ANRO said...

Gracias Abril, tu comentario despues de los cachondos mentales que te han preferido me dan más ánimos-
Como dice mi Lola ¡donde estén las mujeres...!
Un abrazote.

mi nombre es alma said...

Como no iba a escribir guiones, su propia vida lo era. Un guión con misterio, con varias localizaciones, con muchos personajes secundarios. Una pasada de guión.

ANRO said...

Sí, yo también opino que él era todo un guión reescribiendo su vida.
Un abrazote.