Monday, December 7, 2009

EL ABURRIMIENTO DE UN BAILE

No es mi costumbre detenerme en comentar películas de ultimísima actualidad. Hay teclados mucho más expertos que el mío, y cuando mis compañeros publican el post correspondiente, puedo expresar mi opinión en los consabidos comentarios. Pero con esta película de Fernando Trueba (que dice tener como dios a Billy Wilder) he decidido adelantarme ya que ayer, festividad de nuestra "sagrada constitución", decidimos la Lola y yo dirigirnos al querido cine Monopol en el corazón de la Triana grancanaria , y sin invocar ni a dios ni al diablo (desconociendo las críticas escritas y desobedeciendo los consejos de mi hija madrileña) nos metimos en el baile de Trueba.

Me ocurre con los libros, las películas y las series una cosa muy curiosa; si pasadas las primera cincuenta páginas del libro, éste no me cuela lo suelo dejar dormir y repetir en otra ocasión para ver si ando equivocado; con las pelis suele ocurrir que si a los diez minutos no logra que mis retinas lleguen a captar el sueño del director, entonces es que se avecina desastre.

"El Baile de la Victoria", basado en el libro del mismo título de Antonio Skármeta (que no he leído) ha conseguido que mi ánimo haya ido pasando progresivamente desde la atención contenida, a la desconfianza confusa, a la verguenza ajena y al más soberano de los aburrimientos. ¿Cómo es posible que un actor, actorazo diría, como Ricardo Darin, que me ha conmovido recientemente en "El secreto de sus ojos" o en "Nueve Reinas", me deje tan frío e indiferente en este bailongo?.

Trueba, que precisamente este domingo ha tenido el privilegio de ver publicada una extensa entrevista en El Pais semanal, se ha lucido, y bien. Su película es farragosa, pedante, aburrida, falta de ritmo y de coherencia y los actores están pésimamente dirigidos.

El guión no se si es que el tío estaba soplado o se creyó que su particular dios le iba a soplar lo que tenía que hacer, porque a pesar de todo yo creo que la historia original no era mala en su origen (insisto en que no he leído la novela).
La historia pretende llegar al corazón de los espectadores a través de los sentimientos de dos presos que acaban de ser amnistiados en el Chile postpinochetista(no sabemos exactamente en qué fecha , ya que Trueba mezcla móviles con maquínas de escribir antiguas y videojuegos(?)) Uno de ellos es un conocido delincuente, ahora un tipo desdibujado cuya forma de actuar no se la cree ni la madre que lo parió. El otro , un chiquejo simplón que en los dos años que ha pasado en la carcel, con experiencias traumáticas, no le han enseñado absolutamente nada de la vida y sigue siendo un ingenuo compulsivo. En medio de ambos se mueve una bailarina vagubunda, con hábitos extraños en cines porno. El maestro gangsteril y el ladronzuelo de poca monta se embarcan en un robo complicadísimo que se resuelve en un plis plas de pena chapucera. En medio de esta absurda trama se mueven personajes tan siniestros como los villanos de Mortadelo y Filemón y una Ariadna Gil tan sosa y desdibujada que resulta patética.

Despues de ver esta película creo que el cine español tiene lo que se merece. Las autoalabanzas y los incensarios mutuos son la forma más estúpida de ocultar lo que verdaderamente esconde la industria cinematográfica española: falta de ideas, oportunismo, endiosamiento y falta de olfato para hacer un cine que interese a los españoles, a los europeos y a los americanos.
Es de verdadera pena, que lleguemos a la conclusión, tal como demostró nuestro amigo Josep comentando "Calle Mayor", que cualquier tiempo pasado del cine español fue infinitamente mejor que el actual.

Estoy de acuerdo con una crítica que he leído de "El baile de lla Victoria" en la que dice que el Ministerio de Cultura con la inefable Sinde al frente ha sobrepasado todos los límites del ridículo eligiendo a esta peli para los oscar. El mismo que hicieron cuando escogieron al Chiquilicuatre para Eurovisión. ¡De pena!

17 comments:

Gloria said...

Comentario sin haber visto la película:

Una cosa que, a mí personalmente, no me acaba de gustar del Almodovar Post-Mujeres es que a veces me da la sensación de que intenta abarcar muchos temas en una sóla película y no los acaba de ligar todos... Que, bueno es cierto que en otras pelis mezclaba Monjas y LSD o Actrices de doblaje en trance de vender un piso con terroristas chiitas y gazpacho casero, pero por aquel entonces el tono gamberro de esas películas hacía de pegamento Imedio entre elementos dispersos con cierta eficacia... Pero en cuanto Almodovar intentó hacer lo mismo poniéndose serio, pues... Bueno, salen cosas como "la Mala Educación" que no sabes muy bien de donde vienen ni a donde van.

No, no me he equivocado... Lo que vengo a decir que, en cuanto leo una entrevista de promoción en la que veo que el guión es menú de muchos platos, suelo tener la intuición de que ninguno me será servido en su punto, y las entrevistas a Trueba en los medios me dieron esa impresión ¿tal vez es el propósito de hacer una película "ambiciosa" y "seria" que le garantice otro Oscar? El gran rafael Azcona escribió guiones en los que partiendo de un sólo tema de base (La escasez de vivienda en El Pisoto o El Verdugo) hacía una acerada radiografía de la España en la que vivía.

Hay muchos guiones de películas españolas recientes, en resumen, que se me antojan terríblemente dispersos.

Ya decía Wilder -que de guiones sabía mucho- que había que ir con cuidado de no poner demasiadas cosas en una película (Aunque bueno, esa es la crítica que en su momento hizo de "La Niche del cazador", pero esa es otra historia)

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) said...

Pues sí, la elección de este film para los Oscar deja bien claro el concepto de cultura que tiene la Ministra... Si Ricardo Darín no funcciona en pantalla, la culpa es del director, eso es indudable, que Darín es un magistral actor.
En cuanto a la autoalabanza del cine español y su gusto por las palmaditas en la espalda, ahí tenemos ejemplos como Amenábar, publicitado hasta la saciedad y cuyo cine no vale gran cosa, en cambio tenemos Daniel Monzón y casi no se le ha dado publicidad a su colosal film que, este sí, debería luchar por un Oscar.
Saludos, amigo Anro

Josep said...

¿Ves lo que pasa, querido Antonio, cuando uno va al cine de buena fe?

Así aprenderás a hacer caso de los buenos consejos de tu prole...

En serio: debo agradecerte tu análisis, porque me ahorrará un mal trago; no sé cuando llegará a mi vecindad, pero lo seguro es que la dejaré pasar.

Coincido contigo y con los que me preceden en que en demasiadas ocasiones ya la publicidad encubierta en entrevistas a propósito, las mieles y parabienes del injustificable Ministerio de Cultura, no hacen más que promocionar indebidamente algunos productos que a la larga, vistos, no merecen más que buenas críticas como esta tuya para aviso de navegantes.

Me quedo, pues, agradecido y escarmentado en cabeza ajena: la tuya.

Un abrazo.

Vivian said...

Leyéndote se le quitan a una las ganas de gastarse los cuartos en ver esta película, y como, tampoco es que tuviera antes de leerte mucho interés ni tiempo para verla, me da que al final no la veré.

La verdad es que se me hace difícil imaginar a Darín “mal”, claro que, si la película no da para más, el hombre es un gran actor, pero tampoco es un “hacedor” de milagros ;)

Respecto a Ariadna Gil, es una actriz que nunca me ha gustado, la veo inexpresiva, que creo que es lo peor que se puede decir de una actriz.

A propósito de la elección de la película para los Oscar, al no haberla visto me parece demasiado atrevido opinar a ciegas, aunque por lo que te leo, me da la impresión de que el nombre de Trueba en la dirección ha tenido bastante, bastante que ver.

Un abrazo

mi nombre es alma said...

No tenía muchas ganas de verla, ¿intuición?, pero pensé que iría a verla de todas maneras porque se merecía el beneficio de la duda, pero despues de leerte, y de leer algunas otras opiniones, creo que va a ser que no.

Un abrazo

Joaquin said...

Hola qué tal? estuve viendo algunas cosas en tu blog. Trabajo con posicionamiendo web y tengo una propuesta de publicidad : 50 euros cada mes por incertar pequeños links de nuestros anunciantes. Son 50 euros mensuales para cada blog que se registre con nosotros.Es compatible con publicidad de google-
Saludos -comunicate-

1600 Producciones said...

Gracias Anro, por este plan de ahorro, más claro imposible. Gastaré mi escaso tiempo en otros menesteres.

Saludos

ANRO said...

Almodovar, Gloria, antes de las "mujeres" tenía grandes desaciertos de guión pero filmaba en estado de gracia. El tono gamberro, como tú dices, le daba dibujo a sus pelis y aunque a veces rechinaba solíamos salir del cine bastante felices.
A Trueba también le va mal la trascendencia y sobretodo desde que invocó el nombre de Billy Wilder se desplomó. Nos soltó un Two Much, horripilante, La niña de sus ojos no estaba mal del todo, pudo pasar, pero con Marsé y El Embrujo de Shangai, suspenso.
En esta película que he comentado hay que aplicar lo que dice Wilder de los guiones. Trueba ha querido hacer algo híbrido entre comedia, drama, y qué se yo y le ha salido un florón que no se lo traga nadie.
Por paradoja, cuando el miércoles fuí a ver "Buscando a Erik" la cola para ver el dichoso baile era considerable....(?)
Un abrazote.

ANRO said...

Llevas razón Crowley. Aquí se le da publicidad a los que están arriba y tienen un nombre. Otros que hacen cositas más que buenas, se les ignora.
El cine español tiene que cambiar por fuerza. Así no vamos a llegar a ninguna parte.
Un abrazote.

ANRO said...

Mea culpa, amigo Josep, aunque tengo que decirte que yo tenía mis reservas pero la Lola se empeñó en que el baile debía de estar bien.
Estuve dándole un vistazo, gracias a tu trabajo de "La Calle Mayor", a las décadas cuarenta, cincuenta y sesenta del Cine Español, y aunque hay mucha basurita he seleccionado un ciclo para revisitar que va a ser un buen antídoto contra esta última cosita de Trueba.
Un abrazote.

ANRO said...

Amiga Vivian, yo admiro profundamente a Ricardo Darín, pero el problema es que no me creo el personaje que interpreta en la peli de Trueba. De hecho no me creo ninguno de los personajes.
No he leído la novela de Skarmeta, pero puedo confiar que estén mucho más perfilados
Respecto a Ariadna Gil, cero patatero. Definitivamente ha dejado pasar su hora.
No se qué otras pelis habían seleccionado para los oscar, pero creo que entre ellas estaba "La Celda 211". Si así fuera ésta peli está muy, pero que muy por encima de este desastroso baile.
Un abrazote

ANRO said...

Alma, aunque solo te conozco por tus escritos y por tus comentarios, estoy casi seguro al noventa y nueve por ciento de que haces bien en ahorrarte ese dinerito e invertirlo en otra peli más decente.
Un abrazote.

ANRO said...

Amigo 1600, seguí tu consejo y ya he visto "Once". Eso sí es hacer una buena peli con cuatro perras y encima con una banda sonora fenomenal. Esos personajes sí que son reales. Gracias.
Un abrazote.

J.A. Pérez said...

Tenía pocas ganas de verla y con lo poco que estoy leyendo sobre ella se me están quitando del todo las ganas.
Parece que en cuanto los de la Academia escuchan Trueba, Garci o Almodóvar se ciegan y eligen sin ni tan siquiera ver el producto. Incluso los buenos directores tienen sus fallos y hay que reconocérselos.
Estoy más que de acuerdo con Crowley: teniendo 'Celda 211' a la mano, podrían haberla elegido en lugar de esta. No en vano ha sido un éxito de crítica y público (que rara vez están de acuerdo) y recientemente la han pre-seleccionado para los Globos de Oro junto con esta y la de Almodóvar... ¡POR ALGO SERÁ!

Un abrazo, amiguete!!

ANRO said...

Yo también estoy de acuerdo con los dos J.A. "Celda 211" se merecía haber optado a los oscar. En fin, lo de los premios es muy relativo. El mejor premio para una peli es que esté bien realizada y que el público goce con ella.
Un abrazote y hasta la próxima semana en la que colgaré mi felicitación.

FATHER_CAPRIO said...

Entre puentes, comidas de Navidad y eventos varios, casi ni escribo ni leo ni veo cine. Por eso sigo los consejos de quienes van al cine y desde luego si me pierdo que no me busquen viendo a Trueba.

Esta sería una buena excusa para justificar mi apego a los clásicos. Pero no lo haré. Supongo que el cine actual también tiene buenas cosas, lo que sucede es que mi proverbial mala suerte me ama tantísimo que no me deja ni a sol ni a sombra.

Disculpa mis ironías. Aunque intermitentemente, te sigo leyendo, amigo.

1600 Producciones said...

Me alegro que te haya gustado. Era un desafío recomendarte algo a vos, que viste tanto y con tan buen juicio.

Saludos