Wednesday, July 16, 2008

LAS CANCIONES DE LA FLACA



Es muy difícil sustraerse a encabezar los posts de esta serie sin la imagen de esa Flaca Divina que enamora a todo el mundo con su "Mirada". Muy a mi pesar voy a ir poniendo el punto final a esta película, que por derecho propio figura en los anales del mejor cine de Hollywood.

Corre una leyenda, según la cual, la voz con la que canta Lauren Bacall los números de "To Have And Have Not" son una superposición de las voces, de la propia Bacall y la de Andy Williams. Esto no es del todo verdad. Hawks no estaba muy conforme que Bettie cantara, porque el tono de su voz, se le antojaba demasiado grave. El director dudaba si ese tono sería apropiado a la hora de cantar. Entonces decidió doblarla. Barajó los nombres de los cantantes Lillian Randolph, Dolores Hope y el por entonces adolescente Andy Williams. El elegido fué finalmente éste último y su voz era la que sonaba en play back cuando el 1 de Mayo Hawks filmaba el número "How little we know". En un descanso, Crickett tecleaba las notas de esa canción y la Bacall le acompañó cantando. Hawks la oyó e inmediatamente cambió de opinión. La escena se volvió a rodar, esta vez con la auténtica voz de Bettie, y esa toma fué la que se eligió para la versión final. Pueden pues estar seguros de que cuando vean la película oirán a Lauren Bacall y no un híbrido en play back.
Tanto "How little we know", como "Am I Blue?" están compuestas por Hoagland Howard Carmichael (Crickett en la película) autor entre otras famosas melodías de "Stardust", "Lazy River" y la archifamosa "Georgia on my mind". El músico tenía y siguió teniendo una gran amistad con Hawks, quien volvió a utilizar canciones de Hoagland en una de las últimas películas que rodó: "Hatari".

Antes de abordar la última media hora de "To Have and Have Not" no queda más remedio que hablar de los magníficos secundarios que redondean la actuación de los protagonistas. En "Tener y no Tener" hay un insuperable Walter Brennan, que da vida a un insuperable Eddie "The Rummy".
El actor nació en Swampscott-Massachusetts. Hijo de emigrantes irlandeses tuvo una educación esmerada, que iba dirigida a convertirlo en ingeniero, pero él se interesó más por la interpretación. Luchó en la Primera Guerra Mundial, en cuyo escenario cuenta la leyenda que fue seriamente dañado por el "gas mostaza", lo que le provocó un prematuro envejecimiento. Sus actividades industriales en los años 20 le dieron una gran fortuna, pero la perdió, en su mayor parte, con el hundimiento de la bolsa.
Comenzó en el cine como "stunt man", pero pronto se le reconoció el talento en numerosos films de la década de los treinta, que culminó en 1936 recogiendo (por primera vez en la Historia de los Oscars) el premio al mejor actor secundario por "Rivales" (Come and Get It). Dos años después interpreta al borracho Muff Potter en "Las Aventuras de Tom Sawyer". En 1938 y en 1940 vuelve a ganar el oscar al mejor secundario por "Kentucky" y "El Forastero" (The Westerner)
Trabaja por primera vez para Hawks en "Sargento York" , para John Ford en "Pasion de los Fuertes" y otra vez para Hawks en "Rio Rojo" y "Rio Bravo".
En realidad la vida profesional de Brennan no se extinguió hasta su muerte. Pudo intervenir en más de doscientas películas y en numerosas apariciones televisivas. A la edad de 80 años, corriendo el año 1974, el actor muere en Oxnard-California.

En "Tener y no Tener" hay otra mujer muy atractiva, que se ganó alguna jugarreta de la Flaca. Siendo muy hermosa, Dolores Morán (Hèléne de Bursac), no tenía nada que hacer con su rival, pero trató de trabajarse a Harry después de intentar abofetearlo.
Con 16 años gana el premio "Queen of the Butte County Fair", que consiste en un "apasionante viaje" via Greyhound Bus al Parque Nacional de Yosemite. Allí es fotografiada por reporteros de la revista National Geographic. La publicación de estas fotos llama la atención en los estudios de la Warner, por lo que es invitada para una entrevista, de la que sale con una plaza para la Escuela de Actores de la Warner Estudio.
En principio, el personaje de Helen iba a tener tanta o más importancia que el de Marie-Slim e iba a ser interpretado por Ann Sheridan, pero al quedar reducido en el guión definitivo, Hawks pensó inmediatamente en Dolores Morán, cuya voluptuosidad contrastaba con la esbeltez de Bacall.

************************************************************************************

La herida del refugiado político se ha agravado seriamente. Frenchie acude a Harry para que le ayude, ya que sólo él puede hacerlo. Harry le dice que no es posible porque cualquier movimiento que haga sería detectado por los esbirros de Renard. Frenchie le contesta que no necesita desplazarse a ningún lado ya que De Bursac está en el sótano.

- ¿Por qué no lo has puesto en la pecera y terminamos antes?- le dice a Frechie asombrado de la audacia, y volviéndose a Slim le dice- ¿Ves en lo que te has metido por quedarte aquí?

Ante las dudas que aun embargan a Harry, la propietaria del hotel se acerca y le dice que su deuda con el establecimiento asciendo a 6.356 francos, deuda que se olvidará si accede a ayudar al refugiado.
- ¿Incluída también la de ella?.- Pregunta Harry refiriéndose a Slim.
La dueña asiente; en consecuencia todos se ponen en acción y bajan al sótano. Helene, la mujer de De Bursac se muestra agresiva e intransigente, pero a pesar de ello Harry reconoce al herido y comenta que, pese al mal aspecto de la herida y la fiebre, se puede hacer algo por él. Helene se niega en redondo.
- Ella no sabe lo que dice- dice Frenchie- no es ella misma.
- Entonces ¿quién es?- contesta Harry dispuesto a renunciar a cualquier tipo de ayuda.
Hay un tira y afloja entre Helene y Harry hasta el punto que la mujer intenta abofetearlo, cosa que Harry impide frenando con fuerza la mano de ella. En ese momento Slim está bajando las escaleras y sonrie ante la acción de Harry. Este, sonriendo con ironía, le dice a Madame de Bursac.
- No se meta con la flaca. Es capaz de devolversela.
Helena le pregunta, ya calmada, a Slim
- ¿Y usted quién es?
- Otra voluntaria- contesta Slim y sin más entran en el cuarto donde yace el herido.
Helene trata de ayudar poniendole cloroformo a su marido, pero incapaz de soportar cómo Harry manipula la herida, se desmaya. Slim la mira con cierto desprecio y ocupa el lugar de ayudante de enfermera dándole cloroformo al herido.
La operación se termina con éxito y la bala es extraída con lo cual el peligro mayor ha pasado. Harry toma en brazos a la desmayada esposa y la saca afuera del cuarto. Slim le sigue al tiempo que le dice.
- ¿Qué pretendes hacer , averiguar cuánto pesa?
- Pesa más de lo que crees-dice él- Será mejor que le aflojes la ropa.
- Tú lo has hecho muy bien- dice Slim con ironía. El no se corta un pelo y se dispone a hacerlo. Slim le detiene y le dice- Será mejor que tú cuides al marido.
- El no me va a abandonar.
- Ella tampoco- y con cierta maldad señalando al cloroformo- ¿Pasa algo si le doy de ésto?

Harry suelta una carcajada.

Amanece un nuevo día. Helene se despierta, acurrucada en un rincón de la habitación donde yace su marido. Harry ha velado en el mismo lugar toda la noche. Este le pregunta.
- ¿Por qué hizo con él un viaje como éste?
- Porque lo amo y quiero estar con él.
- Es una razón.- dice Harry con excepticismo.
- Hay otra razón. Me dijeron que viniera. Nuestra gente dice que no se es hombre si se deja a alguien querido en Francia....para que lo encuentren los alemanes
- Eso sí tiene sentido.
- Le dije que serìa un estorbo- continua Helene con tristeza- Que no valdría para nada. Que tendría miedo, pero lo peor de todo ha sido lo duro que ha debido ser para él traerme. Ahora él también tiene miedo.
- No se lo ha inventado.
- ¿Inventarse qué?
- El miedo.
Ella sonríe mucho más relajada y le da las gracias. Harry se levanta y se acerca al enfermo. Le dice a Helena que ya está fuera de peligro. Ella reconoce que ha sido injusta con Harry, y trata de excusarse, aunque en ese intento se nota cierta atracción. El le dice con ironía.
- ¿No irá a desmayarse otra vez?
En ese momento. Oportuno momento. Slim aparece con la bandeja del desayuno en lo alto de la escalera, y oye lo que están hablando Harry y Helene.
- No-contesta Helene- me cuesta mucho decirle algo.
- Adelante, suéltelo. No voy a morderla.
Slim se ha ido acercando al tiempo en que Harry dice
- Si me necesita llámeme.
- Sí -interviene Slim- y espero que tenga aquí todo lo que necesita.
Las dos mujeres se cruzan la mirada como dos leonas.

Ya en el pasillo camino de su cuarto Harry le dice a Slim.
- Voy a dormir un rato, luego te veo.
Ella sonrie por lo bajo y sigue a Harry hasta su cuarto.
- ¿Qué quieres?
- Quiero un fósforo.
El le tira la caja igual que lo hizo en la escena en la que se conocieron.
- Y ahora, un cigarrillo.
Harry le señala una caja encima de una mesita. Ella se aproxima sin dejar de mirar a Harry que se ha sentado para descalzarse. Ella se abalanza hacia sus pies para desatarle los cordones del zapato.
- Cuando quiera desatarme los zapatos lo haré yo mismo- dice con cierto disgusto.
- Está bien- dice melosa- ¿quieres comer algo?
- No.
- ¿Un desayuno ligero?- insiste.
- Lo que quiero es dormir un poco.
- Es una buena idea.
¿Y ahora adonde vas?
- Voy a prepararte un buen baño caliente Te ayudará a dormir mejor- El hace un gesto de impaciencia ante tanta solicitud.
- No quiero que me quites los zapatos. No quiero que me prepares el desayuno. No quiero que me prepares un baño. No quiero....
- ¿No hay nada que pueda hacer, Steve?
- Sí, vete.
- Mire Sr. Morgan- dice imitando la voz y los gestos de Helene- No me enfada cuando dice eso. Ni creo que volveré a enfadarme diga lo que diga.
Harry se ríe de buena gana con la payasada de Slim.
- ¿Qué tal lo hago Steve?¿Funciona la segunda vez?
- Has estado deseando hacer algo por mí ¿verdad?- Se levanta y le dice- anda a mi alrededor.
Ella da una vuelta lentamente en torno a Harry. Cuando vuelve a estar frente a él, éste le dice.
- ¿Has encontrado algo?
- No.- contesta ella. No hay cuerdas que te aten, Steve.
El la coge del brazo, con cierta violencia, para sacarla de la habitación. Ella se vuelve con cálida agilidad y ambos caen en un beso apasionado. Cuando se separan. Ella le dice.
- Me gusta....excepto por la barba (le pasa la mano por la mejilla con inmeso cariño)¿por qué no te afeitas (le da un bofetón cariñoso)...y lo volvemos a intentar.

En ese momento Frenchie golpea la puerta anunciando que Renard está esperándoles abajo.

Es un momento tenso porque el policía de Vichi está tratando de emborrachar a Eddie, quien le cuenta una fantástica historia acerca de un gigantesco pez que han atrapado entre él y Harry en la noche pasada. Harry llega a tiempo de salvar la situación pero Renard, que sabe positivamente que él ha ayudado a los fugitivos le dice.
- ¿Qué hay de los dos pasajeros?...Usted pudo dejarlos en cualquiera de los doce puertos de nuestra costa. ¿Podrían refrescarle la memoria 500 francos?...¿o tal vez su memoria podría mejorar si le devuelvo su dinero y su pasaporte?...Piense en ello y dígame algo.


Harry ya ha pensado escapar con Slim y Eddie esa noche. Está en la barra del bar y aparece una glamurosa Slim vestida con un sugestivo traje de noche. Ella se dispone a besarle tiernamente pero él delicadamente le dice
- Hay mucha gente....No saldremos hasta media noche- y viendo a Cricket que hace señas- Ponte a trabajar.
Ella se acerca al piano.
- ¿Estás preparada flaca?- Le dice Cricket
- Pero no toques con tristeza. No me siento triste.
- No lo pareces.
Un primer plano de Harry nos lo muestra tremendamente feliz, sonríe a Slim que comienza a cantar una canción "How Little We Know", con voz grave. Una canción que habla de lo transitorio, de la incierta y cambiante naturaleza de la vida (refleja el momento que ella está viviendo y los cambios que muy pronto van a afectar a su romántico futuro)

Maybe it happens this way, maybe we really belong together
But after all, how little we know
Mayby it's just for a day, love is as changeable as the weather
And after all, how little we know....
Maybe yo're meant to be mine, maybe I'm only supposed
To stay in your arms awhile as others have done
Is this what I've waited for. Am I the one?
Oh, I hope in my heart that it's so
In spite of how little we know

Frenchie se acerca a Harry y le dice que Madame de Bursac quiere verle arriba en el propio cuarto de él. Harry se niega, pero ante la insistencia de Frenchie accede. Hélène le pide disculpas a Harry por su desconfianza y le da las joyas de la familia para que no caigan en manos de los alemanes. El le dice tal vez no pueda devolverselas. Ella le contesta que en ese caso serían el pago por todos los favores que él ha hecho por ella y su marido.
En ese momento entra Slim para decirle que Renard y sus sicarios suben. Harry apresura a ambas mujeres para que se escondan en el cuarto de baño. Renard, con sarcasmo huele el perfume. Harry, con sangre fría dice
- Está bien, Flaca, puedes salir.
La situación se pone muy tensa ya que Renard amenaza a Harry con sonsacar la verdad a Eddie, pero en esta ocasión cambiará de táctica no dándole ni una gota de alcohol. Harry le pide a Slim un cigarro y fuego para encenderlo. Ella abre el cajón de la mesa y allí hay una pistola. Harry se acerca con disimulo a la mesa y en un rápido movimiento dispara a través del cajón matando a uno de los sicarios. La situación cambia totalmente. Renard y el otro policía son esposados con sus propios instrumentos y Harry consigue mediante amenazas que Renard de órdenes a través de un teléfono para que liberen a Eddie y le devuelvan el pasaporte y el dinero.

Harry consigue también que REnard firme unos salvoconductos para el matrimonio De Bursac porque ha decidido llevarlos a la Isla del Diablo .
Slim está preparando la maleta cuando Eddie aparece. Este se detiene sorprendido. No acierta a reconocer a Slim.
- Oye, ¿qué es esto?..¿viene con nosotros?...¿quién es usted?
Ella se vuelve resuelta y le dice.
- ¿Le picó alguna vez una abeja muerta?
- ¿Y a usted?- le contesta un Eddie totalmente extrañado y descolocado.
- Sí. Pueden picarle igual que las vivas, sobre todo si estaban cabreadas cuando las mataron.
Eddie con las manos tapándose las orejas y cada vez más sorprendido dice.
- Como si estuviera hablándome a mí mismo.- Ella continua divertida.
- Me han picado cientos de veces así.
- ¿Por qué no les picó a ellas?
- Lo haría pero no tengo aguijón.
Eddie sale de repente de su inopia mental.
- ¡Ya lo recuerdo¡...Es fenomenal. Puede venir con nosotros....Tendré que cuidar de los dos.
Harry y Slim sonríen. Eddie carga con las maletas y les sigue con felicidad.
Cuando bajan por las escaleras Slim le dice a Harry si puede despedirse de Cricket. Ella se acerca al músico. Este le dice.
- Eh, Flaca ¿todavía eres feliz?
- Tú que crees.
La cámara toma un plano general. Ella se acerca expléndida y hermosa hacia Harry contoneándose al ritmo de la música de Cricket. Los dos salen a la niebla seguidos de Eddie. En el Bar Cricket y su banda siguen tocando......


NOTA: CON ESTA EXPLENDIDA PELICULA DEL CICLO DE HOWARD HAWKS CIERRO TEMPORALMENTE ESTE BLOG. ESPERO PODER RETOMARLO A FINALES DEL PROXIMO MES DE SEPTIEMBRE. DOY LAS GRACIAS A TODOS LOS QUE HABEIS TENIDO LA PACIENCIA DE SEGUIRME. ESPERO ME DISCULPEIS TODOS LOS FALLOS Y QUE GOCEIS DE UN LARGO Y (NO DEMASIADO CALIDO) VERANO.

4 comments:

Josep said...

Me ha encantado, como siempre, la introducción sabia y el cómo cuentas la película.

Sabes que te echaré de menos; para mí este verano será especialmente largo si no puedo disfrutar de sitios tan agradables como éste donde reposar y recordar buenas películas.

Para lo que quieras, creo mi email sale por ahí.

Un abrazo y hasta el otoño, pues.

anro said...

Un par de buenos libros y varias pelis, de las que te emocionan, son suficientes para disfrutar el verano. Si añadimos una ración de buena música ya tenemos la receta adecuada para afrontar cualquier conato de aburrimiento.....el paisaje, la compañía...etc, etc se dan por descontado.
Un fuerte abrazote.

alicia said...

Qué susto me habías dado, Anro, ya que la voz que sonaba cantando me parecía tan perfecta para Lauren Bacall que no me podía creer que fuera de otra persona, y menos de un hombre! Supongo que Hawks quedaría mas que satisfecho del resultado, ya que Betty volvió a cantar en Tener y no tener.
Totalmente de acuerdo con tu reivindicación del grandísimo Walter Brennan, que está absolutamente genial
Buenas vacaciones para tí y Lola

anro said...

Yo tampoco podía creerme tal disparate, pero lo contrasté en dos fuentes y ambas coinciden. No sé si conoces el musical "Aplauso", basado en la película "All about Eve", pues bien, allí nuestra Lauren Bacall, ya madurita, ofreció al respetable que pudo verla, una buena ración de canciones. Yo no pude estar presente, pero conseguí el cd en Londres. Es muy bueno.
Creo que, si todo va como debe ir, pasaremos unas buenas vacaciones lejos del mundanal ruido.
Un abrazote.