Sunday, February 14, 2010

EL SAN VALENTIN DE PERLA Y LEWT


Estoy de acuerdo con nuestra amiga Alicia que el día de San Valentín no deja de ser una fiesta estúpida inventada por los grandes almacenes americanos e importada a España por las ya desaparecidas Galerías Preciados. Pero como la costumbre da lugar a rutinas os muestro una de las escenas de "amor fou" más famosas de la historia del cine. Se trata del trágico final de los amantes Pérla Chávez y Lewy McCanles. Jennifer Jones y Gregory Peck respectivamente. La película es, obviamente, "Duelo al Sol" dirigida por KIng Vidor pero en la que metió baza más de la cuenta el productor Selznick, famoso por hacerle la vida imposible a los directores.
Por lo visto esta última escena, que a continuación os mostraré, fue toda una pesadilla para Vidor porque Selznick se empeñaba en rociar de sangre a mansalva a los moribundos amantes. El director harto de tanto jugo de tomate levantó el dedo corazón al productor al tiempo que le dijo "Fuck you", y se marchó tan pancho hacia Los Angeles.
Pues nada amigos gocen de San Valentin con esta escena.

14 comments:

David said...

Yo había leído otra versión de cómo King Vidor se largó del rodaje.
Me parece que a ti te gusta imprimir leyendas como a Ford, Anro (ja,ja).
Ahora sí que puedes decir que soy un cabroncete con motivo (ja,ja)

Hace cantidad de años que no he vuelto a ver esta peli. Y no sé si se podría considerar una peli de Vidor. La siguiente que hizo con Selznick, la de Ruby Gentry (a pesar de los desacuerdos en esta)es plenamente vidoriana en cambio.
Menudo San Valentín más sangriento te has marcado, Anro! Ja,ja.
Yo he preferido usar algo más irónico con Rodgers y Hart interpretados por Garland y Rooney.
Un abrazo.

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) said...

Pues desconocía esta anécdota, amigo Anro, la de Vidor, no la de Galerías Preciados jejeje.
Nunca había escuchado lo del dedito mágico. Una curiosa celebración de San Valentín, eso sí que es amor fou y lo demás son tonterías jejeje.
Un abrazo y a disfrutar con tu mujer de todos los días.
Un abrazo

mi nombre es alma said...

Una escena inolvidable que a mi no me gustaba demasiado, por lo que es, no por como lo dice. Siempre me han asustado estos amores tan llevados al límite.

Un abrazo, siempre encuentro anécdotas estupendas en esta tu casa.

Scotty said...

Pues esta escena, la dirigiera quien la dirigiera y la acabara quien la acabara, es de antología. La escena de amor salvaje más arrebatadora que haya visto. La pasión pura escenificada. Selznick algo entendería de cómo hacer cine si la escena la acabó él. Pasó tambien con Lo que el viento se llevó, donde metio la mano en todo hasta el punto de que Geeorge Cukor acabó haciendo más o menos lo que cuenta esta anécdota. La acabó Víctor Fleming, como es sabido. Y el cine que producía Selznick tiene un sello muy particular que lo identifica y que a mí, me gusta...

Curioso post, Anro.

alicia said...

Me gusta mucho Duelo al sol (aunque hay quien la llamó Lust in the dust), y sin duda ese final, pese a la salsa de tomate (o gracias a ella) es inolvidable. Selznick quiso hacer otro Lo que el viento se llevó, y sencillamente no es lo mismo.

Josep said...

Jejeje, vaya mala leche que se destila por aquí: mira que celebrar San Valentín con esa escena: vaya regalito para tu Lola el de mandarle unos cuantos balazos.

No sé si podrías sobrevivir....

Supongo que Vidor, acabado el rodaje, se quedaría tan ancho, seguro: y no es para menos: puede ue sea uno de los mejores finales de la historia del cine.

Mira, hasta me has dado una idea... :-)

Un abrazo.

p.d.: tú que estás siempre tan bien documentado, para el año que viene podrías escribir sobre la influencia del día de San Valentín en el cine: deberías incluir el vuelve San Valentín de Jorge Rigaud, que vi en la tele un montón de años por estas fechas... y no encuentro en parte alguna.

ANRO said...

Tú sabes querido David que todo lo que se mueve en torno al antiguo Hollywood es una mezcla de leyenda y realidad. Así pues hay que aceptar todas las versiones concernientes a un tema. Todo puede ocurrir en torno a un rodaje y sobre todo si era un rodaje como "Duelo al Sol".

Si, la verdad quería algo diferente porque los almacenes ya nos ponen demasiado azúcar.Je, je,
Un abrazote.

ANRO said...

Lo del dedito, Crowley, lo escribí tal que lo leí en una biografía de Vidor que acabo de recibir, aunque en el libro lo describía con un poquito de más elegancia. Sí lo de Galerías es más conocido.
Un abrazote.

ANRO said...

Los amores salvajes son tremendos querida Alma, dan demasiados disgustos y no tanto placer como pudiera parecer.
Un abrazote.

ANRO said...

Cierto Scotty. Siempre me impresionó y por eso la traje en esta ocasión. Selznick era un gran "dirigidor" y prácticamente todas las obras de su sello tienen un lugar de honor en la historia del cine.
Un abrazote.

ANRO said...

Es inolvidable esta escena Alicia. El personaje de Perla está increíble en la persona de la Jones. Ella fue uno de los mitos eróticos de mi niñez y esta peli me atraía "peligrosamente"
Un abrazote.

Vivian said...

Ese final es antológico, podrá gustar o no gustar la película, que de todo hay, pero lo que no se puede negar es que el final es de esos que permanecen en la memoria y que merecen un lugar en la historia del cine.

No conocía las tribulaciones que sucedieron durante su rodaje, pero visto el resultado final, mereció la pena.

Que bueno lo de poner precisamente este final en la entrada de “San Valentín”, yo es que también soy de las que piensa que es una fecha comercial, un motivo más para sacarnos los cuartos, prefiero que me demuestren que me quieren en el día a día y con hechos, los regalitos y los corazoncitos al final siempre acaban en el armario de los trastos jajajaja…

Un abrazo muy fuerte

ANRO said...

No me digas eso, querido Josep, no es mala leche. Lo único que pretendía es dar una visión distinta del amor ¿no te parece?.

Je, je, el plazo de un año se me parece algo tremendamente lejano, Josep, ¿estaremos el próximo año aquí celebrando San Valentín? Espero que sí, pero más vale esperar con paciencia.
Un abrazote.

ANRO said...

Así es Vivian, los regalitos a tu pareja no deben ceñirse a una fecha determinada. La sorpresa, de vez en cuando, es lo mejor para mantener el calor entre ambos. De todas formas cada pareja tiene su método.
Me alegra de que te gustara este final de "Duelo al Sol"
Un abrazote