Sunday, February 21, 2010

EL SANTERO DE LA COLUMNA

Pocas, poquísimas veces hemos hablado en las diferentes mesas redondas de los amigos sobre el maestro aragonés, Don Luis Buñuel, y me extraña. La explicación que me viene a la cabeza es que, tal vez, los temas que el maestro de Calanda abordaba no interesan mucho a los espectadores del siglo XXI. En su época más surrealista, Buñuel levantaba oleadas de polémica y determinados sectores de la sociedad se veían vapuleados en aquellos films. Hoy nos sacuden otros problemas mucho más acuciantes y los otrora violentos brochazos a la doble moral, a la burguesía acomodaticia, a la religión impositiva, nos parecen meras referencias de épocas ya superadas. Honestamente creo que no. Sigo creyendo que las bases ideológicas y plásticas del maestro aragonés son tan válidas hoy como en su día. Como prólogo a futuras inmersiones en la filmografia del maestro os dejo con un fragmento de la divertida, sí la divertida, "Simón del Desierto", casi un mediometraje que podeis ver completo en YouTube.

12 comments:

David said...

Y tanto que divertida. Y "rompedora". Lo de la discoteca me sorprendió en su día.
Coincido, Anro. Las cosas que merecían criticarse o atacarse en aquellos años siguen estando presentes ahora (de otras formas, o con otros ropajes tal vez).
Y esto daría para un comentario demasiado largo, que no sabría ni cómo exponer. En fin... no hay más que ver que, tristemente, Los olvidados no ha perdido vigencia alguna a pesar de los años transcurridos.
Un abrazo.

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) said...

Pues tienes toda la razón, amigo Anro. Es curioso que un genio como Buñuel pase tan desapercibido siempre en nuestros posts y tengamos preferencia por otras películas o directores, cuando él es uno de los que tienen una filmografía más interesante.
Tal vez sea, como dices, a que no queramos inmiscuirnos en sus temas y escarbemos en las heridas de nuestra sociedad. Sea como fuere, es una suerte que de cuando en cuando veamos algo de él por la red como es el caso ahora.
Buñuel tenía una obsesión hacia el cristianismo (y hacia el fetichismo, basta con ver Viridiana) tal que era capaz de concebir obras tan maravillosas y sugerentes como esta. Delirio y crítica a toneladas. Y lo de la discoteca que dice David... ¡eso sí que es rompedor!
Un abrazo

Vivian said...

Opino, como tú, que muchas de las reflexiones, de las críticas sociales, de la base ideológica de las películas de Buñuel siguen vigentes hoy en día.
Por poner un ejemplo, sus “Olvidados” siguen siendo los olvidados de nuestra sociedad.
Es curioso he coincido en el ejemplo con David, me ha sorprendido la coincidencia cuando he leído su comentario.

Sobre “Simón en el desierto” no la he visto, pero apunto el título en este mismo momento para verla en cuanto pueda, mientras, esperaré esas entradas que tienes en mente dedicarle al director aragonés, para reflexionar largo y tendido.

Un fuerte abrazo

Josep said...

No resulta tan extraño que la obra de cineastas como Buñuel siga vigente: después de todo, la humanidad poco ha cambiado en esencia.

Un abrazo.

mi nombre es alma said...

Desentreñando a Buñuel, nueva sección para esta tu casa. Creo que es uno de los directores del que casi todos los que han hablado de él encuentran algo nuevo que no se ha dicho, y eso es difícil y eso muestra su actualidad.

Un abrazo

ANRO said...

La escena de la discoteca me dejó flipando, cuando la ví. Yo también lo creo David y sí, la peli de "Los Olvidados" lo demuestra y por supuesto "El Angel Exterminador" del que ultimo un post.
Así que seguiremos hablando de Buñuel.
Un abrazote.

ANRO said...

La liturgia católica y el fetichismo fueron dos constantes de Buñuel, Crowley. Ya desde "El perro andaluz" donde el jesuita arrastra el animal descompuesto y en "La Edad de oro"los esqueletos de los obispos son imagenes que hacían enfurecer a la jerarquía católica.
En su día fue una valentía por parte del maestro mostrar ese rechazo. El no va más y el colapso de todos los corazones "católicos" fue la "santa cena" de Viridiana con el consiguiente levantado de faldas de Doña Lola Gaos.
Un abrazote

ANRO said...

Tienes que ver "Simón del Desierto" Vivian, es una gozada de peli. El maestro da rienda suelta a todas sus filias y fobias. La pena es que no consiguiera terminarla del todo y la peli se queda en apenas una hora de metraje. Si no has vistos Viridiana tienes que hacerlo ya mismo.
Un abrazote.

ANRO said...

Estamos en ello, Alma, y lo que espero, y eso sería un honor, es que alguien lo descubra y sienta su cine.
Un abrazote.

ANRO said...

Es cierto lo que dices, Josep, pero todos tendemos a olvidar a personas que ya no tienen el mismo brillo para las nuevas generaciones. Nuestro deber es poner a esas figuras de nuevo en candelero para que todo el mundo pueda volver a verlas y sentirlas.
Un abrazote.

Manuel Márquez said...

En estos tiempos del imperio de la corrección política, compa Antonio, en los que lo más parecido a un "cineasta crítico" que te puedes encontrar es un Michael Moore (y, llegado a ese punto, ya no sé si hartarme de reír, o hartarme de llorar...), una figura como la de Buñuel no le interesa a nadie con "mando en plaza". Y, en consecuencia, bolilla, la justa, y alguna menos. Bien está que tú lo rescates: ardo en ganas por leer tu reseña sobre El ángel exterminador, una de mis pelis de cabecera, de esas que no me canso de ver, y que creo que contiene más vitriolo y dinamita juntas que toda la filmografía de Wilder junta (que alguna tenía, vaya...).

Un fuerte abrazo y hasta pronto.

P.S. prometo ver pronto El gatopardo, y, en su defecto, escribir doscientas veces "Visconti mola", o frase similar...

ANRO said...

Yo te perdono hijo mío Manolo (en el más puro estilo buñueliano) ya puedes acercarte limpiamente al altar cinematográfico. Afirmar que "El Angel Exterminador" es la peli de tu cabecera te coloca a dos pasos de los santos más santeros del cine y de sus bendiciones.
Prometo esmerarme y te dedicaré el post.
Un abrazote.