Friday, March 26, 2010

TODOS LOS CAMINOS CONVERGEN EN ROMA (PARTE SEGUNDA)

Seguimos en Roma, amigos, pero han pasado veinte largo siglos. Ya no existen, o al menos los hombres no los invocan, aquellos dioses festeros y salidos que se ayuntaban con los suyos o con los humanos con una alegría celestial. Su lugar lo han ocupado dioses dolientes y sacrificados o demasiado serios como para jugar con ellos. Pero muchos de los que hoy poblamos este jodido mundo seguimos pensando que por encima de todo está al fin y al cabo "el esplendor en la yerba y el júbilo de las flores", (gracias por el guiño, Alicia)

Bueno, dejémonos de gaitas irlandesas, que luego viene la cerveza y el guisqui y nos olvidamos del asunto. Estoy aquí para hablar del "Satiricón" y de la peli que Fellini parió sobre el texto.

La historia de Petronio, contra lo que pudiera creerse no transcurre en Roma, sino en las provincias del Imperio. Las aventura comienza en lo que es la actual Marsella, donde Encolpio, un joven disconforme y rebelde, ofende al dios Priapo, desencadenando la ira del dios. Para huir del dios cipotudo Encolpio toma un barco, comandado por el mercader Lica y se enfrenta a las aguas turbulentas dominadas por Neptuno. Tras una accidentada travesía Escolpio desembarca en una ciudad de la Campania (hay muchos capítulos mutilados y otros faltan por entero). Ignorando esos capítulos encontramos de nuevo a Encolpio peleando con su socio o tal vez ex-amante Ascilto, que le ha quitado al efebo Gitón. Pero parece que la cosa no llega a mayores porque en el siguiente capítulo los encontramos juntos en el famoso banquete del rico Trimalción. Tras este jugoso episodio el efebo Gitón le dice a Escolpio que se las apañe que él prefiere a Ascilto.
Encolpio se sume en la desesperación por la frustración amorosa, pero se hace amigo del anciano poeta Eumolpo, al que también le va Gitón (el jodido niño era de narices).
No se nos explica la muerte de AScilto, pero Encolpio y Gitón se unen de nuevo y ambos se embarcan de nuevo para Taranto, pero la nave, que también es posesión del mercader Lica, naufraga en Crotona.
Allí Encolpio y Gitón se convierten en un par de pícaros engaña bobos, valiéndose del anciano Eumolpo.
En Crotona, una bella y noble dama, llamada Circe se enamora de Encolpio, pero la venganza de Priapo fue el dejarlo impotente.......Y prácticamente aquí acaba esta peculiar novela titulada "Satyricon".
Hay que reconocer que si hoy cogieran este texto alguno de los numerosos bestselleristas que pueblan el mercado literario harían una sabrosa historia, y la escribirían sin escrúpulo alguno con la ventaja de que no pagarían derechos de autor.

Aun antes de leer este texto Fellini se entuasiasma con el proyecto. El director italiano (nacido posiblemente en Rímini-guiño al amigo David) era muy mediterraneo en este aspecto, y si se trataba de narrar andanzas romanas, lo mismo daba que fueran contemporáneas que ancestrales.
Despues de leer Satiricon Fellini se muestra confuso. En ese fragmentado texto hay demasiado de todo. Para colmo el latinista Luca Canali( asesor de la película) se muestra alerta sobre la caramelización del texto en aras de agradar a los productores y a la censura. Pero hay demasiado crudeza erótica, por no decir pornografía y a todos, incluso a Fellini se le ponen los pelos de punta.
Finalmente Fellini elaboró un guión más que aceptable dándole un giro muy personal. La acción comienza en Roma y termina en las costas lejanas de Africa, donde Encolpio es forzado a entrar en un laberinto donde se enfrenta, fingiendo ser Teseo, con un gladiador Minotauro.

Con su habitual optimismo y sin pensar mucho en las drásticas coordenadas de los productores, Fellini piensa en un reparto estelar. Terence Stamp (en la cresta de la ola) lo quiere para Encolpio. Pierre Clementi para Ascilto y Gert Froebe y Van Heflin para otros papeles estelares. Pero pronto se impone la cordura y ya que las liras se irán para otros aspectos se decide que los actores deben de ser más baratos. Hiram Keller, es apenas un conocido actor americano que se ha desnudado en la obra teatral "Hair". A él se le adjudica el papel de Ascilto. Martin Potter, era un bien reputado actor teatral londinense y Fellini no dudó en darle el papel protagonista de Encolpio.
Fellini estaba encaprichado en que Boris Karloff hiciera el papel de Trimalción, pero desgraciadamente el actor no andaba muy bien de salud por aquel entonces y el papel recayó en el dueño de una Trattoria, sí efectivamente, Mario Romagnoli, llamado el Moro, que regentaba el Vicolo delle Bollette, muy cerca de la Fontana de Trevi. (En los dos viajes que he realizado a Roma me pasé por allí, donde campea la imagen de Trimalción. Ignoro si a estas alturas sigue existiendo Vicolo delle Bollette, espero que sí, porque la comida es celestial)

El rodaje de "Satiricón" comenzó el 9 de Noviembre de 1968 en Cinecitta. En principio la producción cuenta con un presupuesto de cinco mil millones de liras. Sorpresivamente Fellini logra cumplir los plazos y el presupuesto, concluyendo el rodaje en la isla de Ponza. Se han empleado 89 decorados y se han rodado 80 mil metros de película.

"Fellini Satyricon" tras su exhibición en el festival de Venecia tiene un recorrido triunfal. Lo más curioso es que a pesar de sus premisas aparentemente de "peplum" la película tiene una calado extraordinario entre la juventud de los últimos sesenta, especialmente la anglosajona.
"Satyricon" tuvo una proyección especial en el Madison Square Garden de Nueva York a la que asisten miles de jóvenes tras un previo concierto de rock. Entre espesas nubes de hachís aquellos jóvenes se embarcan en un viaje a la Roma ancestral, que a pesar de los dos mil años de distancia, sus gentes y sus ambientes no son muy diferentes de los del Nueva York del siglo XX.Os dejo con una de las últimas escenas de la peli y si teneis a mano un canutito os doy permiso para encenderlo. Así os sentireis alguno de los jóvenes que asistió a esa función del Madison Square Garden.

v

13 comments:

David said...

Así que un guiño para que no me enfade por el comentario de tu anterior post (ja,ja). Vale. Aceptado.
Lo de Roma y N.Y me ha hecho gracia. Uno de mis héroes (sin idealizaciones, que también veo sus meteduras de pata y errores, aunque tal vez eso hace que por eso lo valore más todavía) dijo: "Si viviéramos en la época imperial de los romanos, nos gustaría vivir en Roma. Estados Unidos es hoy el Imperio y Nueva York es Roma, por eso vivo aquí". Y allí murió, asesinado, desgraciadamente.
Por lo demás... El Fellini que más me gusta es el del principio: La Strada, Los feria.. perdón, Los inútiles, (ja,ja), Los timadores..
Me ha hecho gracia el vídeo. Casi como en Casablanca. El ppio de una gran amistad.. Ja,ja. Y el discursito del luchador: perdona a este pobre estudiante, no soy Teseo (ja,ja), y si me perdonas te amaré (ja,ja). Qué majo el taurogladiador! En fin... A ver si la veo algún día. Un abrazo.

David said...

Ja,ja,ja. Te contaría de dónde viene lo de Brad Pitt, pero es un chiste poco educado y grosero del TMEO con el que me estuve riendo un buen rato.
Venía a decir. ¿Con quién te acostarías? ¿Con Brad Pitt o con "XXX" (no quiero molestar a ninguna lectora)?
Y luego decía el chiste. Si dices que con "XXX", no hay duda de que eres gay, porque el tío bueno de Brad se parece más a una tía buena, que la buena de XXX (ja,ja,ja). Desde entonces, lo tengo clarísimo (ja,ja). Además, que mi mujer (y mis hijos) son los que llevan los pantalones en casa, para qué voy a negarlo.
Por lo demás, yo creo que es una peli maja, pero no una gran peli. Pero para gustos.
Por cierto, que se me ha olvidado decirte en mi anterior comentario. Me pasaron una estupenda cinta: Rota-Fellin cuya carátula era una revisión de las caras que aparecen en este cartel que has colgado con muchos personajes de pelis de Fellini. Igual era esto mismo y no lo recuerdo. En fin.. me encantaba esa carátula. Tengo el mismo disco en cd, pero ahora sale una foto de Rota y Fellini y no he vuelto a encontrar esa imagen. En fin...
Un saludo. (Tú me pones más que Brad, Anro (ja,ja) Dile a Lola que tenga cuidado)

ANRO said...

Entre guiños, enjuagues de jabón, Brat Pitt y encima este Satyricon que está entre las pelis gays de toda la vida, el personal se nos va a alborotar, David, ja, ja, ja, y esa insinuación final ya es la repera. Bueno, pensandolo bien el Pitt en el club está que se sale y eso hay que reconocerlo....Bueno, de qué estamos hablando? dirá el personal....nada, nada cosas nuestras, sigan ustedes comentando esta sabrosa segunda parte de la peli de Fellini y dejadnos a David y a mí con nuestras cosas. Mal arreglo yo la cosa. Je, je, je,

Ahora centrándonos en el asunto estoy de acuerdo en que el Fellini de la primera etapa es si no mejor sí mucho más realista a pesar de su barroquismo formal. A partir de ocho y medio se le va un poco la olla con el barroquisto plúmbeo. Pero a mí me sigue gustando. Hay que deleitarse con sus excesos, que los tiene, y muchos.

Un casto abrazote.

Marcos Callau said...

Lo poco que conozco de Fellini ya me sugiere que cuando hablamos de su cine estamos hablando del cine de un genio. De otra forma no podría haber hecho una adaptación tan grandiosa. Un abrazo... sin besos... por lo que se pueda pensar.

ANRO said...

Gracias Marcos, Je, je, lo digo por lo del abrazo sin beso. Eso arregla bien las cosas.

Si, para mí es un gran director del que seguiré hablando en el futuro.

Un abrazote, como siempre.

Crowley said...

Uy,uy,uy,uy,uy que creo que me he equivocado de blog... que si Brad Pitt por aquí, que si te enjabono por allá, que si Anro te pone... ¿Pero qué pasa aquí?, yo que venía a disfrutar de la segunda parte de este genial post sobre Fellini y me encuentro con esto... Bueno, bueno, que no se diga, a mi me pone más...
Un saludo
P.D..Por cierto, que el Stayricon la vi en el instituto y me agradó. Sin más, pero merece la pena verla.

Josep said...

Pues yo esta la ví en la tele hace tiempo y en malas condiciones: muy de noche y en v.o.s.e. y con las películas italianas en ocasiones tengo problemas, sobre todo si son "dobladas" al italiano, porque meio entiendo lo que dicen y me hago un lío con los subtítulos.

Quiero decir que con los actores italianos no me pasa igual.

Así que mejor la veo cualquier dia bien dobladita al castellano y me entero bien de que va, aunque tu reseña ya me ha dado pistas para entenderla.

Un abrazo.

ANRO said...

Querido Crowley no se preocupe, entre usted sin problemas en esta su casa que aquí se respetan las reglas del juego del club de la lucha.
Hombre, yo he sacado a la luz esta peli porque es de Fellini, y por las curiosidades que la rodearon. Desde el punto de vista cinéfilo, obviamente no es de las mejores del maestro, pero sí interesante, como tú dices.
Un abrazote.

ANRO said...

Si no estoy equivocado, Josep, la primera versión que se sacó fue en indioma anglosajón, es decir inglés, luego se dobló al italiano, que no se como suena. Me imagino que es mucho más en acorde con el tema hablar italiano e incluso latín, si me apuras.
Como le digo a Crowley, Josep, la peli es interesante y vale la pena verla por la reconstrucción de los ambientes romanos de la época. Está lejos de los peplum, naturalmente, y se centra más en el proletariado romano.
En castellano y en buenas condiciones vale la pena verla.
Un abrazote.

Basurero Usurero said...

Gran cineasta Fellini. Suerte.

ANRO said...

Gracias por venir a mi casa, Basurero, eres bienvenido.
Un ab razote.

cleopatra said...

He visto todo Fellini. Magistral tu entrada.

Beso

ANRO said...

Amiga Cleopatra, muchas gracias por tu visita y por tu comentario.
Un abrazote.