Friday, October 15, 2010

FROM THE STAGE TO THE SET-BABES IN ARMS


A estas alturas de blog, todos aquellos que me conoceis sabeis de sobra que me gusta muchísimo contar historias. Debe ser porque de pequeño disfrutaba que me contaran cuentos. Tanto en los escenarios de Broadway como en los platós de Hollywood han sucedido cientos de historias que se ofrecían al público en papel de celofàn coloreado. Pues bien, amigas y amigos, esos son los cuentos que han sustituído a los de Andersen o a los de los Hermanos Grimm.

En esta serie quiero rizar el rizo y os voy a contar historias paralelas. Montaré un tinglado en el que os mostraré cómo las historias que se contaron por primera vez en Broadway se transformaron, gracias al invento de Edison o de los hermanos Lumiere, como ustedes gusten , en películas que ampliaron a la enésima potencia el número de espectadores originales.

Bien y sin más preámbulo hoy os presento .....(Redoble de tambores y fantasía de trompetas) BABES IN ARMS.

Probablemente a muchos de vosotros, o tal vez no, os resulta desconocido el nombre de Richard Rodgers. Si os digo que este señor, junto con el letrista Lorentz Hart, son los autores de canciones tan famosas como "The Lady is a Tramp", "My Funny Valentine" o "I Wish I Were in Love Agein", soltareis un Oh! mayúsculo e inmediatamente evocareis a Frank Sinatra o a Chet Baker, que han hecho famosos algunos de los estándares de Richard Rodgers.

Richard Rodgers, nació en el seno de una familia acomodada judìa. Su padre el Dr. William Abrahams Rodgers era un físico de renombre, que gozaba de un gran prestigio social. En la residencia familiar de Arvene, en Queens, se daban frecuentes recepciones en la que se citaba a la flor y nata de la sociedad. En muchas de estas recepciones el pequeño Richard, cual un Mozart contemporáneo, solía tocar el piano cuando sólo contaba seis años. El público aplaudía complacido y convencían al padre de que el niño había nacido para ese arte.
No se trataba de elogios vanos, realmente el chico tenía talento y se dedicó en cuerpo y alma a la música. En plena adolescencia, con 17 años, conoce a su alter ego Lorenz Hart y ambos inician una carrera imparable. La canción con la que debutaron profesionalmente en Broadway fue: "Any Old Place Whith You", para el musical "A Lonely Romeo"


Esta hermosa canción, en versión de Frank Sinatra era el "Opening Title" orquestal del musical "Babes in Arms", que Richard Rodgers y Lorenz Hart, estrenaron en Broadway el 14 de Abril de 1937 en el Shubert Theatre de Broadway, que aun sigue levantando telón en el 225 West 44Th Street (donde servidor de ustedes tuvo el placer de asistir a una representación del divertido musical "Spamalot".)

Ahí tienen ustedes la fachada actual.
El estreno teatral estuvo dirigido por Robert B. Sinclair y la coreografía corrió a cargo de George Balanchine. Las representaciones, que se alternaron en otros escenarios de Broadway, llegaron a las 289, todo un éxito para aquellos años.
Richard Rogers no estuvo de acuerdo en algunos aspectos escénicos, sobre todo en el show de los chicos "Johnny One Note" en la que se sacrificó la espontaneidad en favor de la espectacularidad. El coro salía ataviado con ropas egipcias cuando en realidad deberían de haberse usado ropas espontáneas y bizarras, tales como escobas, paños de cocina o utensilios de uso diario imitando ropajes imaginarios.
Este número sí se respetó de esta forma en la película.
v
Esta bellísima canción da entrada a la película. No he podido encontrar la versión original pero supongo que para todos nosotros es un verdadero placer oírlo en voz, otra vez, de Frank Sinatra.

Metro Goldwyn Mayer se interesó por esta obra casi inmediatamente despues de su estreno. en Broadway. Había dos estrellas a disposición, que emergían como la espuma y entre ambos había una química increíble: Judy Gardland, recien salida de "El Mago de Oz", y Mickey Rooney con una larga carrera a sus espaldas con sólo 19 años.
Naturalmente el guión se hizo muchísimo más ágil. En realidad todo el argumento gira en torno a un grupo de muchachos, hijos de la farándula, que intentan demostrar a sus mayores que ellos son capaces por sí mismos de montar un espectáculo para ser representado en Broadway.
Muchas de las canciones de Rodgers y Hart fueron eliminadas salvo "The Lady is a Tramp" usada como background en una escena y "Where or When". Sin embargo Arthur Freed y Nacio Herb Brown fueron los responsables de una famosísima canción, que posteriormente fue utilizada en la mítica "Cantando bajo la lluvia":"Good Morning".
En la primera versión de la película había una curiosa escena en la que Judy y Mickey como Eleanor y el Presidente Franklin D. Roosevelt, cantan "My Day". Pues bien, esta escena se borró tras la muerte de Roosevelt el 12 de Abril de 1945. Todo el mundo creía perdida esta escena hasta que fue descubierta una copia en un film de 16 mm. Hoy, afortunadamente, puede verse en casi todas las nuevas versiones de formado DVD.

He aquí la escena en cuestión. Toda una delicia.

Reconozco que hoy, las películas musicales, suelen ser un plato muy poco apetecible para el público. Sin embargo en los cuarenta, cincuenta y sesenta los espectadores disfrutaban de esta clase de películas. Sí, me vais a decir que muchas de ellas son chungas y cursis....os lo concedo, pero son una parte muy importante de la escena y la pantalla de aquellos años, que vale la pena revisitar, aunque solo sea para comprobar que muchas de aquellas viejas melodías, como los ejemplos que inserto, siguen calando en el corazón de las gentes del siglo XXI.

En fin amigos, esto es todo por hoy. Seguiremos hablando en próximas entregas, si ustedes me lo permiten.

32 comments:

abril en paris said...

Ciertamente va de musicales ja ja...
Supongo que es algo que 'te pide el cuerpo' repasar lo que fué y sigue siendo el cine musical al que tantas horas felices le debemos..¡ Qué gran parejita formaban Micky Roonie y Judy ¿ quién dijo que eran cursis..?¡ Qué le corten la cabeza ! ja ja..

Un abrazo Antonio, feliz " finde "

Josep said...

Pues esta película, Antonio, me parece que no la he visto.

Del talento de Rodgers tenía conocimiento, que lo sepas, y esa canción de The Lady is a Tramp ya la conocía por haber escuchado mil veces la banda sonora de Pal Joey donde además de Sinatra aparecen dos bellezas de postín, Rita Hayworth y Kim Novack, que tuvieron que soportar que les doblaran sus voces....

Por cierto: Rodgers trabajó también mucho y bien con Hammerstein.... ;-)

Un abrazo.

ANRO said...

Pues llevas razón, Abril, en esta peli no estaban cursis para nada el Mickey y la Judy. Ese número borrado y luego vuelto a poner es un prodigio de expontaneidad y gracia.
Lo mismo digo Abril. Que goces mucho.
Un abrazote.

ANRO said...

Lo menos que esperaba de tí, Josep, es queme dijeras que no has visto esa peli. Es bastante buena y la dirigía Busby Berkeley, lo cual era garantía de un buen musical.
En lo que respecta a Rodgers no tenía la más mínima duda de que lo conocías y efectivamente trabajó con los mejores músicos de entonces, no solo con Hammerstein.
Si me hubieras dicho que desconocías "My Funny Valentine" o "The Lady is a Tramp" me hubieras puesto en estado catatónico.
En su día me ocuparé de "Pal Joey" musical y peli. La voz de Sinatra en esa peli era capaz de eclipsar a esas dos bellezas que nombras. Por eso escogí esa versión en la voz de "La Voz".
Que pases un buen fin de semana y no comas demasiado. ¿Te apetece un arroz con menuditos de pollo y un entrante de jamón de pata negra regado con vinito del Penedés?...pues agarra el avión y vente por aquí, hace un día de sol precioso.
Un abrazote.

Josep said...

Y dime: ¿vas a tardar mucho en ocuparte de Pal Joey?¿hablamos de semanas, meses o años? :-)

No me tientes, que a estas horas peninsulares ya mi estómago hace palmas...

¡Que aproveche!

Josep said...

Esto lo mando para evitar que la palabrita secreta de marras le toque a otro y, siendo nuevo en el sitio, acabe agarrando un cabreo, porque fíjate que palabra:

cornud

Esto acabará mal, Antonio.... ;-)

abril en paris said...

¿ Teneis un lenguaje secreto tipo espia ? ¿ enigma o algo asi ? Es que soy curiosa y me pierdo..ji ji

Besos a los dos Antonio-Josep

Bruja Truca said...

No he visto la película. Ni siquiera he visto El Mago de Oz...y ahora tengo ganas de verla...

Algunos musicales son muy cursis, eso no puede discutirse, pero que más da. A mi me dio una época por ellos y ahora no me atraen. Eso sí, si ahora viese alguno sería de aquella época que mencionas, no de hoy, no los soporto.
Un abrazo.

David said...

Joder! El primer tema de Frank es precioso, precioso. Qué canción tan bonita. Me la vuelvo a poner.
Debo confesar que aún no he visto Pal Joey (tengo la banda sonora y la he oído muchas veces... he visto hasta algún trozito de cuando Gene Kelly la interpretaba en Broadway...pero es de esas que a ve cuándo pillo y veo).
Babes in arms. La he visto seguro. De crío me encantaban las de Mickey y Judy. Cómo disfrutaba con Mickey Rooney como el joven Edison.. Y no veas lo que me marcó una película en la que moría bajo la lluvia mientras miraba unos zapatos con alza con los que quería haber enamorado a una chica.
Película que era un BIOPIC sobre Rodgers y Hart. Bastante malo, por cierto... Y en el que cargaban los problemas que el personaje de Hart (Rooney) arrastraba en su baja estatura, no en su homosexualidad y otras cosas que supongo que llevaría con una amargura que igual está ausente en la peli.
Johny One Note la he escuchado varias veces en versión Judy y algún otro.
Tengo que ponerme con algunas de Mickey y Judy (podías haber dicho que esta primera estaba dirigida por...espera, que no estoy seguro.. sí. Por Busby Berkeley (el "creador" del musical con esas escaleras y piernas y todas esas cosas con las que luego gente como Donen-Kelly-Minnelli romperían, pero que... Recuerdo que Donen y Kelly fueron dirigidos por él y no lo soportaban (pasado de moda, en su opinión)...pero Stanley comentó con los años que ahora apreciaba más lo que había sido con el paso de los años. La biografía de Busby es también tela por lo que leí en Hollywood Babilonia (casi como el Fosse de All that jazz)...
Y bueno, la escena de Mickey y Judy no me parece tan deliciosa (me lo paso mejor con su I wish I were in love again o la de Good Morning que has mencionado)...pero insisto, la versiónd de Frank (tercera vez que me la pongo) es preciosa.
Un saludito.

Marcos Callau said...

Me ha encantado esta entraa, como ya puedes suponer. Cuántas veces he escuchado a Frank decir, después de una actuación y ante los aplausos del público eso de "Rodgers and Hart". Rodgers formaba parte de los músicos preferidos de Sinatra. La versión que has colocado de "Where or when" es una rareza que no fue publicada cuando se grabó si no cuando se hizo la primera recopilación de canciones inédias de Sinatra.Yo, amigo, soy un admirador de los musicales y suelo ver con bastante frecuencia películas de este género. La úlia fue "Cita en San Luis". Maravillosa entrada Antonio, en la que me has descubierto muhas cosas que desconocí. Un abrazo.

Crowley said...

Amigo Anro, se nota que se acerca el fin de semana cuando nos traes estos posts, por lo musicales y festivos que resultan, como esta de esos jóvenes que quieren demostrar a sus mayores su talento.
Yo sigo sin ver las pelis que protagonizan tus textos, y sigo apuntándolas a la lista de pendientes, a pesar de ser el musical un tema que no me interesa en exceso, pero que tendré en consideración por tu recomendación.
Eso sí, las canciones magistrales.
Un abrazote y buen finde.

ANRO said...

Pues mira, Josep, tal vez ni demasiado tarde ni demasiado pronto.¿contesta eso a tu irónica pregunta?

Esa era la cuestión de que el estómago te hiciera gorgoritos.

No me jodas que salió esa palabreja!ja, ja, ja, te aseguro que yo no tengo ni arte ni parte en tal desaguisado.
Un abrazote.

ANRO said...

Perdona querida Abril. En absoluto hay ningún lenguaje secreto entre este tipejo que escribe y el que deja el comentario. Es que este hombre del loro es un pelín perfeccionista y encima se fija en todo. La risa viene de que la palabra secreta que le salió para colgar el comentario era CORNUD...ja, ja,
Lo de las palmas en el estómago venía a cuenta de una invitación que le había cursado para comer. Naturalmente le describía el suculento menú.
Ha sido un placer satisfacer tu curiosidad.
Un abrazote.

ANRO said...

No dejo de reconocer, amiga Truca, que muchos musicales son un trago tremendo de soportar. En ocasiones son soporíferos y naturalmente los modernos....¡la mayoría horribles!.
El musical, en su mayoría, suele ser un buen espectáculo y naturalmente es preferible verlo en VO y ubicarlo en el tiempo. Hay que dejar a un lado los prejuicios y dejarse ir sin más.
El mago de Oz hay que verlo, de verdad, y éste que comento también.
Un abrazote.

David said...

"Lo menos que esperaba de tí, Josep, es queme dijeras que no has visto esa peli. Es bastante buena y la dirigía Busby Berkeley, lo cual era garantía de un buen musical."
Si hubiera leído este comentario no me habría tenido que ir a comprobar si era de Busby... Pero leí el de Josep y luego tu otra respuesta...

Esto tenías que haberlo mencionado en el post, Anro. Aquí pasa desapercibido.

Josep said...

Lo que pasa, Antonio, es que esa presa la tengo en el punto de mira hace un tiempo y no quisiera que apareciera muerta por dos tiros, ¿túmentiendespiedrafita?

Así que tira tú primero, que yo no tengo prisa: sólo espero que la pólvora no se me moje... ;-)


Un abrazo.

David said...

Voy a ver si consigo colocar un guión. Un remake de La extraña pareja. Estaría ambientado en la red y los protagonistas seríais vosotros, por supuesto (ja,ja)

ANRO said...

Precioso es poco, David, es absolutamente sublime en la voz de Sinatra.
Pal Joey no es una gran peli, pero están en ella ese trío espectacular compuesto por Sinatra, la Kovac y la Rita...y para más placer una banda sonora que ya sabes como pinta.
Esas pelis de la Judy y el Mickey eran vehículos comerciales para esos cotizadísimos jóvenes en ascenso, pero tienen bastante encanto y puede ser una buena experiencia revisitarlas.

Berkeley fue un exitoso director de musicales en Broadway y posteriormente inventor de esos kaleidoscópicos bailes de las pelis de los 30.

Hombre, la escena que incluyo, borrada en principio para no herir la memoria del inventor del New Deal, está muy bien. Los chicos tienen un desparpajo genial.

Venga. Un abrazote.

ANRO said...

Sabía amigo Marcos que esos fragmentos de música te iban a gustar y si he de serte sincero pensé en tí tal que los puse así que me alegro por partida doble.
Cita en St. Louis es una buena peli de Minnelli, que ya comentaré en su día.
Un abrazote.

ANRO said...

Amigo Crowley yo se que tu fuerte no son los musicales. De hecho es una recomendación muy arriesgada. Yo quiero simplemente dar a conocer ciertos aspectos históricos del cine y tratar todo lo que tenga algo de simpatía o curiosidad para todos los amigos.
Yo espero un buen fin de semana. De hecho cuando te contesto acabo de venir de la playa, donde despues de un buen baño he comido unos excelentes pulpitos y unas gambitas en el chiringuito, que me han sabido a gloria.
Un abrazote.

ANRO said...

Vale por la reprimenda, David, lo siento, creo que fue un lapsus.
Venga otro abrazote.

ANRO said...

No, Josep, por favor. Al igual pueden pasar semanas sin que toque ese tema. Hazlo tranquilamente que te aseguro que ambos daremos un enfoque distinto para gusto (o disgusto) de nuestros lectores.
Un abrazote.(Nada de competición, amigo)

Marcos Callau said...

Ya he puesto un enlace a tu blog en francescoalbertosinatra.blogspot.com La entrada lo merece. Un abrazo.

Jack said...

Me gustan los musicales, aún los antiguos. Aquella pobre gente no tenía otra oportunidad de oir y ver a los cantantes si no era en el cine. Además les sacaban de esa vida en genral anodina que llevaban. La escena rescatada es un buen ejemplo de para que servían los musicales.

mi nombre es alma said...

Aquí me quedo un ratito y mientras te escribo este comentario escucho a Frank y eso por si solo, ya vale una tarde de domingo.

A mi todo lo que sea cantar y bailar me encanta, y hay tan poco de eso ahora...

ANRO said...

Muchísimas gracias amigo Marcos. Esta tarde ví la entrada pero ahora vuelvo a ella con más tranquilidad.
Un abrazote.

ANRO said...

Mucha gente, amigo Jack, echa en cara a los musicales su falta de rigor con la acción. Yo creo que hoy la gente no está por la labor de ver un musical. Y los productores no ven la cosa rentable. Sin embargo ahí están los ejemplos de "El barbero de Fleet Street" o "Chicago" para decir lo contrario.
Un abrazote.

ANRO said...

Es una gozada pasar un ratito con Frank. Su voz sigue siendo un verdadero poema, amiga Alma. Esas dos versiones que pinché están de gloria.
Es que cantar y bailar es algo fenomenal y da vida con mayúscula.
Un abrazote.

MucipA said...

Pues yo tampoco soy mucho de musicales. He visto muy pocos y el que más me gustó fue Chicago. Pero reconozco que la canción de Where or When cantada por Sinatra para el Opening Title de Babes in arms me parece fascinante.

Menos mal que ya he cenado, porque he leído los comentarios y entre el "arroz con menuditos de pollo y un entrante de jamón de pata negra regado con vinito del Penedés" y "los excelentes pulpitos y las gambitas en el chiringuito" ya se me está haciendo la boca agua...

Abrazotes!

Manuel Márquez Chapresto said...

Aquí otro, compa Antonio, que al igual que Crowley y Mucipa, no es muy de musicales, ya lo sabes (lo he comentado en más de una ocasión), y que no ha visto éste. Pero no te pienses que por ello disfruto menos de tus textos, qué va; me siguen resultando igual de nutritivos e interesantes. Eso sí, tengo que darle la razón al compa Josep en cuanto a lo poco que te prodigas; y sí, ya me consta que ésta es la queja del tuerto al ciego, que yo tampoco ando muy prolífico, pero, bueno, se trata de quejarse, supongo...

Un fuerte abrazo, buen día y hasta pronto.

ANRO said...

Amiga Mucipa, creo que hay muy buenos musicales, pero reconozco que la gran mayoría han quedado obsoletos. Hoy se han tratado de reinventar con desigual fortuna y sí"Chicago" no estuvo nada mal.
Ja, ja, ja es que yo suelo ser un enamorado de la cocina, de hecho fui cocinero y sigo siéndolo en privado. Cualquier día invito a los amigos a mi casa-restaurante.
Un abrazote.

ANRO said...

Lo que ocurre, amigo Manolo, es que ahora tengo mucho menos tiempo libre que hace unos meses. Se me han acumulado una serie de tareas que tenía dormidas que cuando llega la noche me sorprende la rapidez con la que ha transcurrido el día....Espero retomar el ritmo pronto.
Un abrazote