Tuesday, November 3, 2009

EL GRUPO DE BLOOMSBURY

Bloomsbury es una de las zonas más selectas del Centro de Londres. Su desarrollo urbano se remonta al siglo XVII con la familia Russell, manteniendo su estatus selecto a lo largo de las tres últimas centurias. En Bloomsbury está el Brithish Museum, la Academia de Arte Dramático, la British Medical Association y varios Colleges dependientes de la Universidad. Toda una joya cultural.
Esta zona adquirió notoriedad artística en las primeras décadas del siglo XX por un colectivo de amigos, todos ellos artistas de diversa índole que son conocidos como "El Grupo de Bloomsbury". Algunos de los más conocidos miembros de este grupo fueron: Virginia Woolf, John Maynard Keynes, E.M.Foster y Lytton Strachey. Este último, un olvidado escritor, que compuso uno de las mas famosas biografías de la Reina Victoria, estuvo íntimamente ligado a la pintora y miembro tangencial del grupo, Dora Carrington.

Sobre la amistad de estos dos artistas el director y guionista británico Christopher Hampton escribió y dirigió la película "Carrington".
Christopher Hampton es más conocido como guionista que como director. De hecho su carrera tras las cámaras es muy breve ya que se limita a tres películas, una de las cuales es precisamente la que nos ocupa, que también fue su "ópera prima"
Dora Carrington es un personaje peculiar. En realidad ella no era miembro del famoso grupo pero se le asocia a él por dos razones: por sus actitudes bohemias y extravagantes y sobretodo por su relación con el escritor homosexual Lytton Strachey.
Carrington no era especialmente glamourosa ni demasiado intelectual. Tenía una nariz un tanto grande y era mofletuda, pero sus ojos azules despedían un gran encanto y emanaba una gran simpatía que la hacía adorable entre sus amigos.
En noviembre de 1917 comienza su relación con Strachey conviviendo ambos en Tidmarsh Mill House. Esta extraña relación sin sexo y el "mènage á trois" con el marido de Dora, Ralph Patrick ocupa la trama de "Carrington".
Hay una escena particularmente notable en la que Dora y Lytton pasean por el countryside. En un momento dado él la besa, rompiendo en cierta forma la relación asexuada de ambos. Por la noche ella quiere escarmentar a su pareja con una travesura y se acerca al lecho donde duerme Lytton dispuesta a cortarle la barba. Pero él no duerme, abre los ojos y algo sucede entre ambos. Es un momento mágico de amor intenso.

En otra secuencia, Lytton está próximo a morir y desea con todas su fuerzas hacer el amor con Carrington, pero resulta imposible. Es un momento doloroso y patético. Ella en un acto de amor intenso masturba a Strachey.

"Carrington" no es ni mucho menos una gran película. Hampton, apoyado en la partitura musical de Michael Nyman sigue los patrones de Ivory filmando los exquisitos paisajes ingleses y los elaborados interiores de la època. Se nota demasiado que el director está filmando su opera prima y no consigue comunicar del todo la emoción de esta complejas relaciones pasionales.

Naturalmente la película se centra en Dora, interpretada más que correctamente por Emma Thompson. Esta notable pintora renunció a su nombre femenino y se hacía llamar Carrington. Decidió preservar su virginidad, para desesperación del pintor Mark Gertler y cuando se casó con Ralph Patrick, lo hizo para que Strachey pudiera mantener relaciones con su joven marido. Carrington mantuvo tambien relaciones con el hispanista Gerald Brenan.
En 1932 Strachey muere de cáncer y dos meses más tarde Carrington se suicida de un disparo. Ya le había confesado a su marido en otro intento de suicido del que Patrich la salvó, que ella no podía vivir sin su amado Lytton Strachey.

Un bocado exquisito para los amantes de las VO es la excelente interpretación de Jonathan Pryce (Brazil de Terry Gilliam) apoyada por su exquisita dicción inglesa. Todo un maravilloso plantel de actores y actrices dan vida a los componentes del famoso grupo.

El guión, escrito por el propio Hampton es una pieza perfecta, que hubiera dado mucho más de sí en manos de un director más experimentado, pero se agradece la honestidad del realizador. Sobretodo en algunos momentos donde se atisba la emoción por encima del perfeccionismo técnico. Este película no puede verse doblada. Son voces tan exquisitamente británica que no admiten otro idioma sin que èste suene a falso.

13 comments:

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) said...

Pues esta no la he visto, amigo ANro, y además la desconcía. Tienes toda la razón del mundo en que algunas veces se agradece en un director honestidad antes que dominio y virtuosismo técnico, dependiendo de la película, si merece destacarse lo que se cuenta sobre cómo se cuenta.
Saludos y me la apunto. Un abrazo

1600 Producciones said...

Este film es tan bueno como tu comentario! Toda una sutileza las escenas que narras. Tenía olvidada esta peli. Gracias.

Un abrazo.

FATHER_CAPRIO said...

Me sucede como a Crowley que desconocía la película. Por lo que cuentas parece muy "inglesa" o tal vez sea que las películas donde interviene Emma Thompson parecen identificarse con un cine británico que cuida mucho las formas al tiempo que deja entrever esos sentimientos que a los ingleses parece costarle tanto manifestar.

La oferta es interesante por lo que queda anotada debidamente.

Saludos

mi nombre es alma said...

Y a mi que me gustaba (me gusta) Rufus Sewell y le adjudican el papel de doliente y malevolo celoso (sonrío).

Una película que trata de manera usual unas vidas inusuales, y eso ya tiene mérito.

Saludos

Josep said...

Se me escapó; mejor dicho, ni siquiera llegó a mi pueblo; así que, recordándola ahora gracias a tu sentida reseña, no me queda otra que buscarla, hallarla y disfrutar en gloriosa versión original, porque, como bien dices, ver media actuación de Pryce y la Emma no tiene sentido alguno.

Un abrazo.

ANRO said...

Crowley, la peli pasó un poco desapercibida y como no iba firmada por Ivory la crítica no fue excesivamente benigna con ella. Pero creo que una segunda visión, o primera en tu caso, es un buen ejercicio cinéfilo.
Un abrazote

ANRO said...

Esas escenas están muy bien resueltas, 1600, y reflejan muy bien la naturaleza de las relaciones de los dos protagonistas.
Un abrazote.

ANRO said...

Pues nada, FAther, tienes que verla. Solo ver en su salsa a tantos buenos actores merece la pena.
Un Abrazote.

ANRO said...

Ya veo, Alma, que tú sí has visto la peli. Rufus es un buen actor y un vividor. Sus mejores trabajos los ha realizado para la TV.
Aquí hace un buen trabajo interpretando al pintor Mark Gertler.
Sí que fueron unas vidas inusuales. Un grupo que fue producto de la època y el lugar.
Un abrazote.

ANRO said...

Pues tienes que ponerte a la faena Josep, el tema es muy interesante por los personajes que intervienen en la trama. Al margen se le pueden poner ciertas objecciones, pero creo que es aconsejable ver esta peli.
Un abrazote.

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) said...

Ya, es que la crítica algunas veces hace lo que le sale de allí. Hoy esto me gusta, hoy no. Hy me da por promover esto y mañana... ¡mañana ya veremos!. Estoy en su búsqueda.
Saludos

V said...

Que tal Anro....por aquí de nuevo....tu generosidad para con el genero humano y las artes vuelve a ponerse aquí de manifiesto. Ya dices tu que no es ni mucho menos una gran película, como siempre con buen criterio...yo que tiendo más a la exageración diría que es un ejercicio de pedantería insoportable que roza lo insufrible....vamos no lo salva ni la campiña inglesa ni las interpretaciones de la Thompson...no seas malvado...vaya caramelo nos dejas que unicamente,parece ser, la versión original puede aliviar...lo dicho...menos mal que están ellos dos que si no....
Ahora bien....aunque pueda parecer mentira....uno siempre es capaz de hacerlo aun peor...si te topases con una del amigo Hampton titulada "Imagining Argentina" huye cuanto puedas...Banderas y los desaparecidos de Argentina en una película que en fin...me cuesta poner adjetivos para no manchar tu impoluta casa. Un fuerte abrazo(te)

abril en paris said...

En fin..aunque se me hace "raro" entrar sin llamar cuando no nos recibe el amable anfitrión, aunque estoy segura que en algún lugar sonrie.
¿Asi que tú si recuerdas la pelí, Victor? Pues yo francamente no. Se ve que no me dejó huella.
Emma siempre me parece que está a la altura, la pongan donde la pongan y Jonathan Price tambien..y claro, ya ves que Antonio insiste en lo de los acentos. Pues nada, si la pillo me la pongo en vos. Quizás así se nos haga más digerible.
He leido tanto estos dias sobre el grupo Bloomsbury y sus colaterales (como es el caso de Dora)que me agradó mucho encontrar esta entrada.
Estoy segura que, Antonio, hubieras estado dispuesto a tragarte la serie Life in squares y si tenias que criticarla lo harías con mucho sentido común además de aportar información jugosa.

Siempre en el recuerdo.

Un abrazote