Tuesday, November 17, 2009

A LA BUSQUEDA DEL PROUST CINEMATOGRAFICO

"A la búsqueda del tiempo perdido" es una de las grandes novelas del siglo XX. Todos los entendidos están de acuerdo que en la historia de la literatura hay un antes y un despues de la monumental obra de Marcel Proust.
Posiblemente de no ser por la enfermedad y la depresión que sufrió el escritor hacia principios de siglo, los lectores de hoy no podríamos degustar este denso y maravilloso escrito, que necesita toda la tranquilidad y el sosiego de espíritu para gozarlo.
Hacia 1906 Marcel Proust se instala en un piso del boulevar Haussmann y adopta un enclaustramiento voluntario solo interrumpido por algunos cortos desplazamientos en los que le sirve de chofer un joven taxista llamado Agostinelli. Marcel, que por entonces cuenta 35 años, comienza a sentir cierta satisfacción en su vida, gracias a Agostinelli, con quien comparte relación sentimental. En noviembre de 1913 se publica "Por el camino de Swann". Meses después debía aparecer "A la sombra de las muchachas en flor", pero estalla la guerra y la publicación se postpone años. En el intermedio ocurre un hecho trágico en la vida del escritor. Agostinelli se marcha a Antibes para enrolarse en la aviación y el 30 de mayo de aquel mismo año moría en un accidente en el mar.
Pasada la guerra el escritor es condecorado con el premio Goncourt, gracias al apoyo y voto de Leon Daudet, que a pesar de su furibundo antisemitismo tenía unas muy buenas relaciones con Proust.
Años más tarde, publica "El mundo de Guermantes" y "Sodoma y Gomorra". Entre escrito y escrito Proust se sumerge en una eterna desgana por la vida. La mayor parte de su tiempo está en cama con resfriados y pulmonías, en el año 1922 sufre un ataque de asma, y en octubre de aquel mismo año sale por última vez a la calle. Dias más tarde, el 18 de noviembre muere destrozado por una neumonía. Tras su muerte se publicaron el resto de los volúmenes de su obra capital: "La prisionera", "La fugitiva" y "El tiempo recobrado".

No se si algún cineasta se había interesado por esta obra antes de que Visconti pensara llevarla a la pantalla a principios de los setenta. Lo cierto fue que Visconti buscaba un tema acorde con sus deseos artísticos. Naturalmente llevar los siete volúmenes a la pantalla hubiese sido una tarea titánica e imposible. Así pues Visconti se centró en "Sodoma y Gomorra". Los guionistas Enrico Medioli y Enzo Siciliano escribieron un primer borrador que Visconti y Suso Cecchi d'Amico completaron poco después. La producción se puso inmediatamente en marcha. El reparto era "de película", Alain Delon sería el propio Marcel, trasunto del autor, Silvana Mangano sería la Duquesa de Guermantes. y Helmut Berger Morel. Para el Barón Charlus se barajaban Laurence Olivier o Marlon Brando, Annie Girardot sería Madame Verdurin, Charlotte Rampling la joven Albertine y Brigitte Bardot interpretaría a Odette.
¿Por qué no se llevó a cabo este ambiciosísimo proyecto que le venía como anillo al dedo a Visconti?.....El maldito dinero, la impaciencia de Visconti y el enfado de la productora que decide traspasarle el proyecto a Joseph Losey. Resultado final. Nada para ninguno y pérdida para los cinéfilos y amantes de la obra de Proust que nunca hubiera podido tener un director mejor que Visconti. Sin desmerecer, obviamente lo que hubiera podido ser en manos de Losey.


¿Pudo ser llevado algún otro volumen de la obra de Proust a la pantalla? Que yo sepa hay tres adaptaciones: "El amor de Swann", "La prisionera" y "El tiempo recobrado".
De todas ellas la única que he podido visionar es "El amor de Swan".

Volker Schlöndorff, el celebrado autor germano de "El joven Törless" se atreve con la adaptación del primer volumen de Proust, "Por el camino de Swann". Toda la crítica se le vino encima, pero el autor de "El honor perdido de Katharina Blum" no erró, ni mucho menos en captar el espíritu proustiano.
"Por el camino de Swann" o "El amor de Swann", título que adoptó la novela en el cine, se centra en la relación de Swann y la "cortesana" Odette de Crécy, quien lo introduce en el mundo groseramente burgués, pero inmensamente rico de los Verdurin, éstos adoptan posturas liberales de gente culta y pretenden, sin disimular su envidia, introducirse en el mundo de la aristocracia, del que proviene Swann.
Los papeles principales están interpretados por Jeremy Irons (Swann)y Ornella Mutti (Odette) . El barón Charlus es Alain Delon.

"Le Temps retrouvé" (desconozco si se proyectó en España o si fue editada en DVD) fue dirigida por Raoul Ruiz en 1999. El director adapta el último de los volúmenes de A la búsqueda.. Posiblemente, siendo una producción francesa, puede tener todos los vicios y todas las virtudes del cine galo. El reparto de esta producción cuenta con un buen plantel entre los que se encuentran Catherine Deneuve como Odette y John Malcovich en el papel de Baron Charlus.
La directora belga Chantal Akerman se atreve con "La prisionera" en el año 2000. No he conseguido ninguna información sobre esta película. Sobre la directora he sabido que utiliza el hiperrealismo en las imágenes que filma y algun que otro dato sobre su filmografía. Prometo hurgar en la vida y obra de esta autora, que a vuela teclado me parece interesante.
De todas formas, servidor de ustedes piensa que la obra de este genio literario es eso, literario ,y su obra es para leerla y no para ser vista. Las últimas lineas de su obra magna dicen así: "Si me diese siquiera el tiempo suficiente para realizar mi obra, lo primero que haría sería describir en ella a los hombres ocupando un lugar sumamente grande (aunque para ello hubieran de parecer seres monstruosos), comparado con el muy restringido que se les asigna en el espacio, un lugar, por el contrario, prolongado sin límite en el Tiempo, puesto que, como gigantes sumergidos en los años, lindan simultáneamente con épocas tan distantes, entre las cuales vinieron a situarse tantos días".

Y eso fue lo que hizo magníficamente Marcel Proust, describir a seres humanos de su entorno y de su tiempo, que en esencia son los mismos, con diferentes ropajes, de los que medran en nuestra sociedad y en nuestra política.

12 comments:

J.A. Pérez said...

Cualquier adaptación de Proust al cine se quedaría sólo en un acercamiento, pero se quedaría muy lejos de la obra por su dificultad a la hora de ser adaptada y porque (no descubro nada nuevo) son dos medios totalmente distintos.

Eso ocurre con cualquier adaptación, aunque en algunas se nota más que en otras.

No he visto ninguna de las que nombras, pero tomo nota.

Un abrazo!!

alicia said...

Estoy totalmente de acuerdo en que era dificilísimo adaptar la obra de Proust; igual ahora habría sido más fácil, en formato de serie de televisión, que es el medio en alza en la actualidad, pero desde luego el director ideal para hacerlo habría sido Visconti, al igual que para La montaña mágica, otro proyecto que no pudo realizar.

mi nombre es alma said...

Que bonito hubiera sido el encuentro con la película perdida de Visconti. Es cierto que hay literatura difícil para llevar a imágenes, pero no creo que ninguna sea imposible, porque hay autores como Visconti que recrean más que letras, sentimientos, y que es Proust, quizás mucho texto, pero sobre todo, un sentido, una dirección, un decir algo. O eso creo.


Un abrazo

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) said...

No he visto los films que citas, Anro (me los apunto) pero leyendo como he leído a Proust, me resulta muy dificil imaginar qué director es capaz de plasmar en imágenes las palabras que salían de su pluma.
Saludos

ANRO said...

Sí yo creo, J.A. que es particularmente difícil adaptar a Proust. Pero juzgando la primera de las pelis que cito ( no se las otras dos) tal vez pudiera caber el intento...no se, no se.
Un abrazote.

ANRO said...

Alicia, no está nada mal el apunte. Tal vez la HBO podría ponerse a la labor. ¿Para cuántos capítulos daría?
Un abrazote.

ANRO said...

Alma, no me cabe ninguna duda de que Visconti hubiera sido el director perfecto para esa adaptación parcial de la obra proustiana.
Alicia lanza la idea de una adaptación televisiva, y no me parecemala idea, pero ¿interesaría a los inversores ese riesgo?....
Un abrazote.

ANRO said...

La primera vez que leí a Proust (y no me duele decir que he repetido) me imaginé todo aquel tocho como una explosión de imágenes con docenas de personajes.
Creo que hoy es más difícil filmar esta obra. Lo único que parece vender es la acción y los efectos especiales. En fin.
Un abrazote.

Josep said...

Me avergüenza decirlo, pero estoy totalmente a ciegas: Marcel Proust es un desconocido para mí, y esas películas que relatas no las he visto; aunque eso sí: me has abierto el apetito y apuntado queda todo, para más adelante.

Un abrazo.

ANRO said...

No te averguences Josep, hay mucha gente que presume de Proust y no ha pasado de Combray.
Dicho esto no tengo más remedio que reprenderte. La lectura de Proust es tan sorprendente que te hipnotiza. Es a la literatura como el impresionismo al arte.
Respecto a las tres pelis que nombro ya digo que solo he visto la primera, las otras dos siento curiosidad por verlas.
Un abrazote.

Andres, un ladrillo menos said...

esa analogia de "marcel proust y el impresionismo" a pesar de parecer al paladar del ingenio como de alguna forma relacionada, es bastante alejada no solo del refinamiento estetico de su obra, como de lo que el mismo marcel dijo.
El identifico su obra con la obra de Jan Veermer de Delft. jajaj que bueno conocerlos a los dos.
yo identifico su obra literaria de la siguiente forma
a la recherche du temps perdu-neoclasicismo frances

ANRO said...

Querido Andrés no me refería a que relacionase a Proust con el impresionismo. Tal vez me expresé mal. Lo que trataba de decir es que la obra magna de Proust fue tan novedosa y rompedora con los moldes literarios, como lo fue (por aquellos años)el movimiento impresionista respecto al arte "académico".
Bienvenido a ésta página, donde espero vengas a menudo.
Un abrazote.