Thursday, July 1, 2010

EL AÑO DE LOS BIKINIS Y DEL SHAKESPEARE PATRIOTICO- 3º

La guerra había terminado. La alegría volvía a Europa (menos a España) y una preciosa invasión de la nueva prenda femenina "invadió" París. Se trataba del "escandoloso bikini". A las chicas francesas les pareció de gloria. Aquella prenda veraniega se luciría en la reapertura del famoso festival de Cannes. En Estados Unidos empezaba a calar el terror a la invasión roja. Por algo, en aquel bendito año de 1946 se fundaban los cimientos de lo que despues sería conocida como Central Inteligent Service CIA. Había cierta lógica en aquel temor, porque el "padrecito de todas las Rusias" no se andaba con chiquitas. Los paises del "telón de acero" ya estaban sufriendo en sus propias carnes las veleidades sangrientas de Stalin.

El mundo del espectáculo reestrenaba a todo lujo uno de los más brillantes musicales de Broadway: "Show Boat" de Jerome Kern y Oscar Hammerstein. Para la ocasión el mítico teatro Ziegfeld volvió a a abrir sus puertas. También se encendían aquel año las miles de luces de la fachada del Hotel Flamingo en el Trip de las Vegas. Una pareja de cómicos se daba a conocer por primera vez, eran el show de Jerry Lewis y Dean Martin, éste aun no formaba parte del famoso clan Sinatra, eso sería años más tarde.

Servidor de ustedes comenzaba a percibir el brillo de las mañanas y el trajín de la calle donde vivía, una calle por donde toda la ciudad bullía para ir al mercado central. Cientos de voces y gritos enmarañaban aquella vía desde primeras horas y mi carita , apoyada en los barrotes del balcón, observaba a todas aquellas personas subir y bajar con sus cestos escasos. Era un año de recortes y de hambruna. Un año oscuro, a pesar de que la preciosa dama del Raimbow Tour había recalado en España para traer " la luz argentina" a nuestro pais.
Aquel año comenzó el Juicio en Nuremberg y en los Alamos ocurrió un terrible incidente nuclear que fue silenciado durante décadas. Todo eso ocurría a lo largo de los doce largos meses de aquel año de catástrofes y de esperanzas.
Pero el mundo del cine seguía produciendo ilusiones y obras de arte. Si alguien, a mi lado, hubiera pronunciado los nombres de Shakespeare y Lawrence Oliver de seguro que yo hubiera esbozado una sonrisa bobalicona sin entender una papa. Por supuesto nadie dijo nada parecido, pero años más tarde supe que este genial binomio había sido el responsable de una gran película, que producida en 1944, fue estrenada aquel año 1946. Se trataba de un drama historico escrito por el Divino Bardo titulado "Henry V".
Aquella obra, titulada en la edicion de 1600 "The Chronicle History of King Henry the Fift with His Battell Fought at Agincourt in France" fue la elegida por el gobierno británico para levantar el ánimo de sus tropas en aquellos difíciles años finales de la guerra. No en vano el momento más emotivo de la obra, y por supuesto del film es aquel en que el rey Henry da ánimos a sus tropas con el famoso alegato antes de la batalla de Agincourt:
"And Crispin Crispian shall never go by,
From this day to the ending of the world,
But we in it shall be remembered-
We few, we happy few, we band of brothers;
For he to day that sheds his blood with me
Shall be my brother".

La película comienza como una recreación teatral en el propio Teatro El Globo de Londres. Poco a poco la accion parece recrear las miniaturas medievales de "El Libro de las Horas". Tanto el asedio de Harfleur como la batalla de Agincourt transcurren en escenarios reales pero finalmente volvemos al escenario de El Globe, donde finaliza la obra con el compromiso entre el rey Henry y la princesa Catalina.

Dado que era imposible rodar en los escenarios reales porque estaban en la Francia ocupada Olivier optó por filmar en Enniskerry-Wicklow en Irlanda. No se cicatearon costes, al fin y al cabo era una labor patriótica, y se decidió rodar en glorioso technicolor. El vestuario se escogió con todo detalle y aun al día de hoy asombra por su belleza y brillantez.

Cuando se gestó la producción de este film, Winston Churchill tuvo un cambio de impresiones con Olivier. Era necesario levantar la moral de las tropas británica con un fuerte alegato patriótico. Hay que tener en cuenta que en principio se pensaba proyectar en vísperas de la invasión de los aliados a Normandía. En la versión orginal puede leerse, en la primera secuencia, unas palabras en las que se alienta a las jóvenes de aquella generación a imitar el "espíritu que hicieron grandes a nuestros ancestros". También intencionadamente se omiten las últimas palabras de la obra original en la que se alude al desastroso reinado del sucesor de Enrique V, su hijo Enrique VI.

El actor que interpreta el personaje de Fluellen, el capitán galés que comanda la armada inglesa, estuvo interpretado por Esmond Knight, un veterano de guerra, que fue seriamente herido en 1941, cuando se encontraba a bordo del HMS Prince of Wales. Este buque fue torpedeado por el Bismarck y Esmond Knight quedó totalmente ciego durante dos años. Después pudo recuperar la vista del ojo derecho.

Se da la curiosa circunstancia de que Laurence Olivier y Enrique V están ambos enterrados en la Abadia de Westminster.

Naturalmente, y como ya he apuntado en los posts anteriores de esta serie, tuvieron que pasar varios años para poder ver esta película. Esto ocurrió en un pueblito de Norfolk, al este de Inglaterra. Me había invitado un amigo de quien he hablado más de una vez en estas páginas, John el largo. Aprovechando que él pasaba una temporada en la finca de sus padres me animó a pasar un fin de semana en su casa. Su familia me recibió cordialmente. Sus padres eran gente muy tradicional, pero tanto John, como sus hermanos Kiliam y Margy, eran gente muy competente y enrrollada. La noche del sábado, la gente joven nos retiramos a una especie de granero que ellos habían habilitado para su ocio personal. Allí tenían instalada una tele. Nos arremolinamos todos y casualmente pasaban esta peli por la BBC 2. La vimos con gran atención...¡bueno, es un decir, porque para que la emoción se elevara de tono liamos algunos porritos!. Sí, he de decir que fue una visión muy enriquecedora la de esta peli de 1946.


22 comments:

David said...

Jo... Iba a decir que no la había visto, pero recuerdo que la vi hace la tira de años...
Lo que pasa es que la versión que hizo Kenneth Branagh la vi en el cine y me gustó muchísimo. De hecho, tengo por ahí el dvd (y la de Olivier no la tengo (por ahora)).
La arenga antes de la batalla me encanta (más la versión de Branagh (emotiva y sentida, no declamada como la de Olivier). La puse en Safari y todo.
Por cierto, me ha encantado el post.
Un abrazote.

abril en paris said...

Es un placer leerte amigo Antonio, Se nota que has vivido y sabes contarlo. No dejo de aprender y es una delicia.
Un beso :-))

MucipA said...

Aunque quede lejano para mí me voy enriqueciendo un montón leyéndote, ANRO.
Hay que ver que las buenas películas siempre tardaban en salir a la luz en aquella época.
Es un honor para mí poder aprender tantas cosas y disfrutar leyendo tus posts (aunque te hayas calificado en la respuesta a mi comentario anterior de jubilata furbolero -por cierto, buen gol el de Villa, que estuve atenta en directo al éxito de España- sabes que no aparentas ese perfil para nada).
Un abrazote

Crowley said...

Pues no la he visto y si lo he hecho, fue hace tanto tiempo que no me acuerdo (por lo que deduzco que no la he visto). Yo he visto la de Brannagh, pero siempre consigues despertar nuestro inter´´es con tus excelentes posts.
Un abrazo

alicia said...

Aunque Olivier era muy grande, Antonio, permíteme que prefiera la versión de Enrique V de Branagh,y que conste que no es por debilidades personales, sino que creo que mezcla perfectamente la manera de ver Shakespeare de Olivier y la de Welles. Y por cierto, me ha encantado lo del "rainbow tour" de Evita, muy apropiado

Josep said...

Mira que ponerse a ver Shakespeare hasta las cejas de maría: los hay gamberros oficiales, oiga, y no tienen remedio: de mayores, se disgustan porque a la canarinha la han mandado a paseo... :-)

A diferencia de mis predecesores, Antonio, canalla (no te perdono lo de la tragedia "colgada"), no entro al trapo de la comparación de versiones, porque me quedo interesadísimo con esos datos que aportas relativos al interés patriótico de la versión de Larry, que desconocía por completo y que, como siempre, hacen que tus entradas sean una fuente de conocimiento.

Siempre me ha sorprendido el tratamiento del color de esa versión y quizás tenga a ver con las ganas de infundir ánimos al espectador de la época.

Un abrazo.

p.d.: Y tómate una tila mañana "antes de..." ;-)

ANRO said...

Estoy de acuerdo, David, con vosotros respecto a la versión de este drama por parte de Branagh. Aquella peli fue un campanazo del jovencísimo y audaz director inglés. Recordarás que le comenzaron a llamar el nuevo Welles.

Esta versión de Olivier es mucho más académica, pero es un verdadero placer escucharla en su VO.
Obviamente era esta versión la que tenía que reseñar porque es la que correspondía al año que comento.

Pues es un verdadero placer saber que agradas a los amigos.
Un abrazote.

ANRO said...

Confieso que he vivido, como decía nuestro amigo Neruda, querida Abril. Pero ¿sabes? actualmente me encuentro en una etapa tan enriquecedora y libre que no me entristece en absoluto pensar que estoy viviendo el último cuarto de mi espacio vital. Obviamente, como canta Serrat en esa canciòn tan hermosa titulada "De vez en cuando la vida" esta frivolona te puede cambiar los bornes y te puede caer un calambrazo de c.
Un abrazote

ANRO said...

Para pesar de la Lola,querida Mucipa, mucho me temo que ando metido en eventos furboleros....Hay mucho de arte en este deporte, que muchos ensucian con unos comportamientos cafres y primitivos.

Me alegro una barbaridad compartir con vosotros memorias y emociones. Sabemos que el mundo virtual es en general un mundo frío y distante, pero creo que estas lineas que compartimos son corrientes de nuestra alma que calan en cada uno de nostros.

Un abrazote.

ANRO said...

Como le decía al amigo David, Alicia, a mi también me gusta más la version de Branagh, pero aqui no tenía más remedio que comentar la de Olivier.

Lo del Rainbow Tour fue una pasada y me alegro de que te haya gustado. Es un privilegio contar contigo en este blog que pronto cumplirá años.

Un abrazote.

ANRO said...

Mandaban los tiempos querido Josep, y a fe mía que pasamos momentos bastante memorables con aquella yerbita tan maja.

Esta peli es completamente diferente a la de Branagh a pesar de que se base en el mismo texto. Aunque mis preferencias también van por la más moderna no cabe la menor duda de que la de Olivier fue un acontecimiento de la época.

Seguiré tu consejo con la tilita, amigo, pero no se si será suficiente.

Ah, la tragedia llegará!

Un abrazote

ANRO said...

Amigo Crowley es conveniente verla por su significación en la historia del cine. Era una de las primeras ocasiones en que Shakespeare se adaptaba con todo lujo a la gran pantalla.
Te agradezco en lo que valen tus elogios. Ya he dicho en más de una ocasión que son un acicate para seguir con mayor interés en la brecha.
Un abrazote y buen fin de semana.

FATHER_CAPRIO said...

Hago mía las recomendaciones hechas a Crowley. No tengo claro si he visto la película. Pienso que no. Así que a hacer los deberes. Por descontado Olivier son "palabras mayores".

Saludos

Marcos Callau said...

Hola AN-RO, ya he vuelto de vacaciones. Me encanta "Show boat" y su banda sonora. De la canción "Ol' man river" el amigo Sinatra realiza una versión soberbia que se puede disfrutar en youtube.

mi nombre es alma said...

Puedo asegurarte que pareciera que estabamos allí transportados y eso que no hemos fumado.

Bruja Truca said...

No la he visto. Pero he disfrutado leyendo la entrada, como siempre. Y también he leido a Bibi! que no me había dado tiempo.
Un abrazote.

Manuel Márquez said...

Aquí otro, compa Antonio, que no la ha visto, y bien que ha de lamentarlo; clásicos de este nivel, mal que nos pese, no abundan, ni muchísimo menos. Eso sí, habrá de ser después del 11 de julio, es decir, después de que la selección se lleve esa copa dorada que rifan en Sudáfrica -con permiso de los alemanes, que dan miedo, pero del de verdad, no del de los clásicos de la Universal...-.

Un abrazo muy fuerte y buena semana.

ANRO said...

Pues hay que ponerse a la labor Father. Es una peli a degustar, te lo puedo garantizar y aunque pueda parecer que el tiempo ha pasado por ella siempre está la maravillosa voz de Olivier dando alma al texto del divino Bardo.
Un abrazote.

ANRO said...

¡Qué poquito tiempo has tenido, Marcos, para ver París!..pensé que te quedarías un mes por lo menos...en fin supongo que así te quedarán ganas para volver de nuevo.

Show Boat es un musical precioso. Yo tengo una grabación mítica, íntegra por supuesto, de Levin. "Old Man River" es una canción genial que muchísimos han intepretado con desigual fortuna. La del amigo Sinatra llevas razón en calificar de muy buena.

Me alegro de tu vuelta y aquí estaremos para lo que se ofrezca.
Un abrazote.

ANRO said...

Ja, ja, ja, querida Alma, muy agudo tu comentario.

Un abrazote.

ANRO said...

Pues nada, Bruja, a ponerse a la labor y escuchar los maravillosos monólogos del Bardo en boca del Olivier.
Seguiremos hablando de Bibi y naturalmente de los años y sus pelis, y entrevistas con personajes ilustres y ...en fin todo lo que de de sí este tipejo que escribe.
Un abrazote.

ANRO said...

Manolo, yo no se si el miércoles sobreviviré a la emoción. En mi fuero interno tengo una fe infinita en San Peloto, y en "San Judas Tadeo, de los imposibles patrono"...pero la alegría del sábado no me la quita nadie. Ese gol silencio a todos los bocazas e hizo grandes a nuestros chicos.

Si ganamos el miércoles ya me acordaré de tí y me tomaré un ron 12 años viejo que tengo reservado para la ocasión.
Un abrazote.