Wednesday, September 10, 2008

EL HEROE DE LAS 3:10



Llevaba en mi memoria, cuando fuí al cine el sábado pasado, el memorable western "3:10 to Yuma" dirigido por el irregular Delmer Daves en 1957. Por aquel entonces el género western era pródigo en obras más que notables y grandes directores como Ford, Sturges, o Hawks legaron en sus filmografías ejemplos más que conocidos del género.
El film que cito estaba protagonizado por Glen Ford en el papel de Ben Wade y Van Heflin es el ranchero Dan Evans. Cuando se estrenó en el verano de 1957, la película llamó la atenciòn de la crítica y llenó los cines. Las cualidades más sobresalientes del film eran, su soberbia fotografía en blanco y negro y la maravillosa interpretación de Glen Ford, el villano de la historia. La crítica europea, reticente a este tipo de películas, le concedió el premio al mejor film por por cuenta de la British Academy of Film and Television Art.

Y he aquí, cuando creíamos que el género western había muerto irremisiblemente, surge este "remake" de la mano firme y vigorosa de James Mangold. Inexplicablemente "El Tren de las 3.10", versión Mangold, se ha retrasado un año entero en su estreno español. ¿Acaso los exhibidores temían poca respuesta de los espectadores?. Algo de razón tenían porque a la función que yo asístí, a las ocho de la tarde, el pleno de la sala se reducía a cuatro personas.

En fin, la versión que nos ocupa está protagonizada por Russell Crowe en el papel de villano. Alguien le puede objetar poca variedad de registros en su interpretación. Personalmente creo que resuelve muy bien su Ben Wade. Christian Bale me parece magnífico en la piel del ranchero Dan Evans, humillado y ofendido por las huested del ferrocarril. Un casi desconocido Peter Fonda, muy lejos de su Easy Rider, es el agente a sueldo de Pinkerton. Pero por encima de todos ellos sobresale Ben Foster en el papel del frío e inquietante Charlie Prince. Su mirada aparentemente inocente se torna un volcán de violencia en cuestión de segundos.

La crítica, incluída la española, ha resuelto, al contrario de muchos otros casos, que este remake de "3.10 to Yuma" no tiene que envidiar para nada el original. De hecho, en mi opinión, son dos películas muy distintas a pesar de que ambas usan el mismo tema. Un crítico americano la califica como el mejor western desde "Sin Perdon" de Eastwood.
Coincido con muchos en que Mangold ha sido muy inteligente a la hora de volcar de nuevo en imágenes el salvaje oeste y las pasiones de los habitantes de aquellas praderas. Vemos en todos ellos personas que luchan en un medio hostil. Cada uno de ellos es una fiera que defiende su territorio. Nadie es bueno ni malo, ni siquiera el desequilibrado Prince. Al fin y al cabo él es como una leona que lucha por el macho del que está enamorado, Ben Wade.

No está de mal recordar que el autor original de la historia es un prolífico autor de novelas, muy conocido en EEUU, llamado Elmore Leonard. La mayoría de sus trabajos han sido adaptados para la gran pantalla o para la TV. "Mr Majestyk", intepretada por Charles Bronson; "Que viene Valdés" con Burt Lancaster y un largo etc, pero ha sido precisamente "3:10 to Yuma", una historia corta, la que le ha dado mayor popularidad.

Da cierta tristeza, que películas honestas americanas no merezcan una mejor respuesta del público. Productos megaespectaculares si la más mínima brizna de talento levantan aplausos inmerecidos.

6 comments:

Anchiano said...

Esta película la ví hace un año (versión original subtitulada por cortesía del p2p) y estoy totalmente de acuerdo con tu crítica. No recuerdo la película de 1957, pero esta me pareció realmente buena, un western con todas las de la ley. La vi justo despues de El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford, dos formas diametralmente opuestas de afrontar un género tan genuinamente norteamericano como el western.

En lo que comentas respecto a la poca repercusión de películas como esta, es algo completamente normal, si tenemos en cuenta el estado en que se encuentra el cine comercial actual, que yo no calificaría como pésimo, sino francamente terrorífico, mediocre, pesetero y en último término, la prueba fehaciente de que el gran público tiene escaso criterio y es muy dado a la manipulación y a la borreguez. Y el tratamiento que recibe por parte de internet no ayude absolutamente nada a mejorar la calidad del mismo.

Un abrazo.

Josep said...

Espero verla pronto en "mi" cine, pues creo recordar que está anunciada para dentro de unas semanas.
Después de leer tu comentario, mis ganas de verla se acrecientan, aunque intentaré olvidar la primera versión, excelente, para darle más oportunidad.

Por cierto, Antonio: el llorado Glenn Ford fue, en su tiempo, el pistolero más rápido del western cinematográfico: sin trampa ni cartón, desenfundaba (hablo de memoria) en 0,13 segundos... hay por ahí, en internet, una especie de ranking que encontré no sé donde....

Un abrazo.

Anro said...

Anchiano,"El asesinato de Jesse etc..." me pareció buena, pero demasiado cerebral, y sobre todo demasiado lenta. Mangold ha dirigido "El tren de las 3.10" con el pulso correcto. Ha mantenido el estilo de los grandes maestro del género y con ello ha conseguido igualarse a ellos. Todo un honor.
Un abrazote.

Anro said...

Josep, de verdad no vas a tener problema en dejar la primera versión en su lugar. No te va a condicionar para nada. Este "Tren de las 3.10" se puede colocar en un sitio de honor. Ya me dirás.

Un abrazote.

marcbranches said...

De acuerdo con tu crítica, anro. Debatir sobre el criterio del público a la hora de ir al cine es una pérdida de tiempo; jamás ganaremos esta batalla, así que seamos buenos perdedores. En cuanto a "El asesinato de etc.", yo coincido con Anchiano: es otra manera de acercarse al western, desde un prisma contemporáneo y casi existencialista. A mí me gustó a pesar de su lentitud; algunas de sus escenas son estéticamente prodigiosas, su media hora final, en la que se acelera el ritmo, es impecable, y su BSO (Nick Cave, amigos) es una auténtica maravilla injustamente olvidada en los pasados oscars. Saludos.

P.D.: Josep, ¿tienes un cine? ¿para ti solo, al estilo Howard Hughes? ya decía yo que hacías pinta de altísima burguesía...

DECKARD said...

Lo grande de esta película es que recupera todos los tópicos del western clásico (la persecución de la diligencia, el tiroteo final, el dilema ético entre el bien y el mal, el heroísmo...) sin resultar para nada retro, demostrando que se puede hacer una película moderna y contar una historia emocionante y creíble siendo fiel a las claves del género. La pena es que no haya recibido el apoyo por parte del público que se merece, aunque a toda la gente que conozco y que la ha visto le ha encantado.

La distribución en España ha sido lamentable, pero al menos hay que agradecer que al fin se haya estrenado.

Un saludo!