Friday, September 12, 2008

LA LIMPIADORA DE LA BIBLIOTECA

LAS CRONICAS DE LOLA

Perdonadme por la foto que encabeza este post, pero es que me he quedado helada al leer la noticia. Resulta que la flamante aspiranta a la Vicepresidencia Republicana de EEUU, Sarah Palin (bien flanqueada en la foto), con un volantazo de sostén, ha entrado a saco en la biblioteca de su pueblo natal, allá en Alaska, y ha resuelto limpiar las estanterías de ciertos libros, que ella ha considerado peligrosos.
¡Oh dios! - suspiré acongojada- ¿Qué libros consideró esta buena señora, esposa y madre, que son los adecuados para los sufridos alaskeños (¿se puede decir así?) de ese bendito pueblo , cuya situación escapa a mi mapa mental?
Y otra pregunta aún más inquietante: ¿qué libros decidió salvar Doña Sarah de la pira paliniana?.Me vienen algunos títulos a pelo: "La Biblia" (of course), traducida por el Reverendo John Godblessed; "Manual del buen republicano" de G.Bush (en realidad escrito por Robert Lock); "Cómo invadir un pais tercermundista y quedar como dios" de Peter Makewar....y algunos más de este peculiar talante, todos ellos escritos en prosa contundente, pero sencillota.
Me he congratulado a mí misma, de que las "miembras" de nuestro cotarro político no tengan esos prontos. Nuestras políticas enriquecen el lenguaje y de paso algunas leen al Zafón, lo cual es perdonable.
En la soledad de mi modesta biblioteca me he sentado a meditar. ¿Qué futuro nos aguarda si en el próximo noviembre la nación number one del mundo mundial decide votar republicanos? Imaginen ustedes que McCain ya está bastante pocho el hombre, así pues doña Palín-Vice es posible que se haga con las riendas del despacho oval con todo lo que ésto conlleva. Al igual se le ocurre pensar que Europa es un nido de terrorismo intelectual y decide planificar otro Día-D.
Todo esto no es ninguna broma. He vuelto mi vista hacia los lomos gastados de mis queridos libros con la misma ternura que una madre mira a sus hijos.
He acariciado las páginas de mi amada "Guerra y Paz", he vuelto a hablar con José Arcadio Buendía y con mi trío preferido de heroinas trágicas: Anna Karenina, La Regenta y Madame Bovary. Viejos amigos y amigas, Chandler, Galdós, Shakespeare......y cientos más que se han hecho solidarios de mi pena.
¡Qué tiempos de hierro están ocurriendo en esta era!¿Bastaría que un político con poder decidiera que leer es un delito, para que otros esbirros complacientes tuvieran preparada la cerilla para encender la hoguera?
Alguien pensará que estoy exagerando el acto de payaso de la republicana Palin. Es posible que sea así, pero cierto filósofo decía: "Lo grotesco de algunas acciones nos oculta la verdadera dimensión a la que éstos apuntan". Solo han pasado 68 años que otro payaso se dedicó a calentarse con páginas de libros.
En fin, no me tomeis demasiado en serio, todo ésto son pensamientos al vuelo en la penumbra de mi pequeña biblioteca.

2 comments:

Josep said...

Fahrenheit 451 (de Bradbury, no de Moore)

1984

:-(

Consejo: date un paseo con tu compañero y tomaos un ron doble en cualquier terraza ahora que la luna luce tan linda, y mañana....

¡Muac! Saludos.

Lola said...

Seguí tu consejo. No solo fue la luna la que lució tan linda.
Un besazo.